Sobre mí


Nací con las últimas nieves del otoño, o tal vez las primeras del invierno, en un pueblo conquense del norte de la Mancha, Pinarejo. Siendo el último de los ocho hijos que tuvieron mis padres, podría decirse que una equivocación de la naturaleza, llevaban más de diez años sin tener hijos a pesar de no utilizar ningún método anticonceptivo.

 Aunque mis apellidos son Martínez López, siempre fui, de un modo u otro, Paco Arenas o Paco de la Ciriaca, ya fuese el “guarín” de Fermín Arenas, o el pequeño de la Ciriaca. 


Comencé a ir a la escuela a los seis años y antes de cumplir los ocho años me quedé sin padre y me arrancaron de mi tierra para llevarme a la isla de Ibiza. Contra todo pronóstico, no había plaza escolar, por lo cual durante un año estuve sin ir a la escuela, hasta que mi madre ideó la forma de sobornar al director de la misma, regalándole un queso manchego, que bien a gusto no hubiésemos comido nosotros, así entre en una clase de casi cincuenta alumnos. 

Soñaba con ser maestro, pero con once años compatibilizaba la escuela con trabajos diversos, repartidor de propaganda, pistas de Scaletrix, fábrica de camisetas, pintor de camisetas…y con trece la dura realidad se impuso, concluida la EGB, como tantos otros pasé a ser carne de hotel en el verano y de obra en el invierno a razón de doce o catorce horas diaria a cambio de un sueldo de miseria. A pesar de ello, a los 57 años pisé la Universidad por primera vez, pero no como alumno, sino para hablar, de la mano de la investigadora Nieves Michavila y al lado del Vicerrector dela Facultad de Historia de Valencia.

No poder estudiar, y los motivos, hicieron de mí un rebelde con causas sobradas para serlo. Aprender fue una obsesión a la vez que un acto de rebeldía contra la dictadura, lo cual me ayudó a sobrellevar y justificar mi timidez, también a salir de ella. Mi casa se fue llenando de libros. A los diecisiete, mi madre decidió alejarme de la isla, me trajo a Valencia, y comencé a alternar, junto con el trabajo en la obra a destajo, la lectura, la escritura y otras actividades que no siempre terminaban bien y no pocas veces echando carreras delante de los grises, por suerte yo corría mucho, el miedo me daba alas y nunca me pillaron. 


Con veintiséis años tenía claro que iba a ser escritor, al menos eso creía yo.  Un poeta consolidado se ofreció a ayudarme a cambio de que me fuese a Madrid y abandónese mi activismo, le dije que no. Participé en el Premio Nadal, y para mi sorpresa recibí dos cartas, la primera diciéndome que mi novela había sido seleccionada, y la segunda que pasaba a la siguiente fase, fue con mi novela «Réquiem por una noche de amor». Me hice tantas ilusiones, que, cuando después de fallado el premio, les mandé una carta convencido de que me publicarían la novela y quince días después me devolvieron los manuscritos sin una sola palabra, ese día decidí que jamás volvería a escribir y mucho menos a participar en ningún concurso literario. Cumplí mi palabra durante 26 años, a cambio multipliqué mi afición por la lectura. 

Tras la huelga general de 2012 contra la Reforma Laboral, fui premiado por la empresa en la que trabajaba con un finiquito en directo. Abrí mi primer blog, y pronto comencé a publicar en diversos medios digitales. 


Bibliografía:


Una cosa lleva a la otra, me planteé, además de utilizar el teclado como arma, rescatar mis viejos escritos y poemas, sin ningún tipo de pretensión, convencido que la imaginación de aquel joven que se quedó con las raíces enterradas en su pequeño pueblo castellano de la Mancha se había esfumado; pero no.  Un buen día, decidí participar en un premio literario, quedé el segundo. 

Premios:

2º Premio de Relatos contra la Violencia Machista Ajuntament de Terrassa 2014- «Aurora cierra los ojos», publicado por Ediciones Hades.

2 º Premio B.R. Univertistat Popular de Burjassot «Vicentica» (Burjassot- Valencia 2016). Novela que regalo en PDF a los miembros del grupo de Facebook Lectores de Magdalenas sin azúcar. 


Novelas:



 «Los manuscritos de Teresa Panza» (2015 / Ediciones Hades) escrita imitando el estilo del siglo XVII, posiblemente sea la única novela redactada en el siglo XXI que ha entrado en la lista de los más vendidos de Ficción Clásica. Actualmente por la 5ª edición. 

Sinopsis:Un niño, por casualidad, encuentra en una cueva de un lugar de la Mancha un baúl, en cuyo interior se encuentra una virgen, una bacía, similar a la utilizada por don Quijote de la Mancha como yelmo, y, lo más importante: unos manuscritos, los cuales, tras ser analizados en la Universidad, se llega a la conclusión de han sido redactados por Teresa Panza, hija del fiel escudero de don Quijote, coetánea de Miguel de Cervantes. La hija de Sancho nos demuestra que don Quijote y Sancho fueron personas de carne y hueso. A través de su redacción, en primera persona, nos dice que aprendió a leer y a escribir de la mano de Miguel de Cervantes; pero, no solo eso, también a pensar, no como mujer, sino como persona, un nivel superior a hombre y mujer.







 «Caricias Rotas» (2016 / CreateSpace) es una novela de compromiso contra la violencia de género, para la cual me documenté para intentar, además de entretener, ser útil, lo cual según me han corroborado muchas personas, psicólogos incluidos, he logrado, con Caricias rotas llegue a estar en el Top 100 de Amazon en el mes de febrero de 2017, en España, México y literatura en español de EE.UU. Actualmente por la segunda edición, prologada por mi gran amigo, el psicólogo y escritor Antonio Andújar Castro. 

SipnosisAurora sabe que debe tomar una decisión: continuar atada a su pasado o divorciarse definitivamente de él. El día de la boda de su hija, reúne el valor necesario para dar un nuevo rumbo a su vida, para romper amarras con su pasado. Tiene derecho a ser feliz, a amarse a ella misma sobre todas las cosas. No debe cerrar las puertas al amor, por mucho temor que sienta. El pasado ya no es una amenaza, el presente debe vivirlo sin miedo ni preocuparse de lo que pueda pensar la gente, solo así logrará su objetivo, ser feliz.








«Magdalenas sin azúcar» Letrame-Editorial
es mi tercera, con ella he participado en dos concursos, en el Primavera y en el Ateneo de Sevilla, quedando en este último en algo que llaman la repesca con posibilidades de ser publicada. Finalmente, tras esperar un tiempo prudencial opté por publicarla con Letrame-Editorial. A día de hoy en proceso de traducción al francés y con la primera edición a punto de terminarse, después de haber estado en los primeros puestos de Ficción histórica de España y EE.UU, aunque debería decir de Puerto Rico, donde esta teniendo muy buena acogida, principalmente en Juncos.


Sipnosis:  extracto del prólogo de Jaime Flores, (catedrático de Lengua y Literatura Española - Universidad de Puerto Rico-Río Piedras): 
Cuando llegó la novela a mis manos lo primero que me llamó la atención fue el título: Magdalenas sin azúcar. Pronto me percaté de la inmensa metáfora que esconde y que afecta a casi todos los personajes de la trama a lo largo de casi un siglo.

Las personas que aparecen tan solo buscan vivir en paz, sin mentiras ni secretos que ocultar. Sin embargo, la realidad cotidiana y sobre todo las circunstancias que la envuelven, más que su propia voluntad, determinan sus vidas, provocando que tengan secretos y mientan, incluso a las personas que más aman. Los personajes evolucionan psicológicamente a lo largo de la novela de manera sorprendente, están vivos.


La narrativa es ágil y sobre todo visual, el autor busca la complicidad del lector, transformándolo en un espectador capaz de ver ante sus ojos lo que sucede, no solo en el entorno, sino también en el interior de cada uno de los personajes, haciéndole capaz de sentir los miedos e inseguridades de los mismos, sufriendo o emocionándose con ellos, como ellos.


La estructura de la novela nos mantiene en tensión, ideada para no desvelar antes de tiempo los misterios que ocultan episodios clave de la misma. Resulta extraño hoy en día una novela con preámbulo y epílogo. En esta novela ambos juegan un papel muy importante, sobre todo el epílo-go, que da fuerza a toda la estructura de la trama.


Magdalenas sin azúcar es una metáfora sobre la libertad y el amor en todas sus formas, condensándose dicha metáfora tanto en el título como en la pregunta con la que se inicia y culmina la historia:


«¿Quién llevará flores a los muertos de Juncos si están bajo las aguas del pantano?»


Jaime Flores Flores
Catedrático de lengua y literatura española Universidad de Puerto Rico-Río Piedras.



Proyectos de futuro

En la actualidad tengo terminada mi cuarta novela y estoy intentando reescribir la novela con la que participé en el Premio Nadal de 1986. Además preparo tres libros de relatos y un tercer libro de poesía, al abarcar tanto, aprieto poco. 


Mis adaptaciones: 



 Para escribir «Los manuscritos de Teresa Panza» decidí coger el estilo del siglo XVI, por lo cual llevé a cabo la adaptación de capítulos del Quijote, de «La Celestina» y «El Lazarillo», finalmente publiqué ambas adaptaciones de «Lectura fácil» en Amazon, estando desde el primer momento entre los libros más vendidos de Ficción Clásica y en guías de repaso, supongo que por el trabajo de investigación que hay detrás. 

No me consideró poeta, a pesar de que en mi juventud recibí algún premio sin trascendencia para mí, pero también escribo y disfruto con la poesía, tengo dos recopilatorios publicados: 

“Las abarcas del campesino analfabeto que soñó ser poeta” (apenas se han vendido una treintena de ejemplares)

“Pisando barro, soñando palabras” (más de 10.000 descargas gratuitas)

Aficiones:


Lectura y escritura (por supuesto)
La historia, tanto como lector como como investigador.
La pintura, soy capaz de entrar en un museo de pintura y olvidarme hasta de comer.
Viajar, por desgracia, para eso es preciso el dinero que no tengo.
El teatro y el cine en el cine.

Filosofía de vida:


Intentar aprender de la vida y de cada error sin renunciar ni a mis principios ni a mi compromiso con las personas de a pie, nunca con los patriotas de trapo. 

Y si quieres saber más, aquí tienes el vídeo de la magnifica entrevista que me realizó la periodista y escritora Elga Reátegui

Paco Martínez/Paco Arenas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...