jueves, 14 de mayo de 2020

La re-involución de los cayetanos




Advierte un informe de la Guardia Civil, que personas incivilizadas están preparando sabotajes para que España se continúe la propagación del virus. Y es verdad, desde hace unos días en los barrios ricos de Madrid, han salido a la calle "los señoritos", los cayetanos.

Según los científicos, la inmunidad del rebaño no está garantizada en España, apenas un 5%. razón por la cual, el 95% de los españoles, ya seamos normales o cayetanos, corremos el riesgo de contraerlo.

Ya sabemos, según Ortega Smith, que la sangre de los cayetanos es más fuerte que los virus chinos. Tal vez por ello, armados de palos de golf, cucharones de plata y banderas rojigualdas, de san Andrés o directamente con el aguilucho, se han saltado las vallas del redil, y con pastor, armado mando a distancia, han llenado calles del barrio Salamanca y de Aravaca de la capital de España, no todos con bozal. 

Como buenos patriotas, al estilo de Trump o Bolsonaro, pretenden inmunizar al rebaño, sin esperar vacuna, todo con tal de hacer caer a este "maldito gobierno socialcomunista", que pretende que parte de los impuestos de los trabajadores, se destinen a fines sociales. Eso, los cayetanos no se lo pueden permitir.

Esa minoría borreguil, no pude ni debe, saltarse las normas, por muy de clase alta que sean, por mucho que se consideren "españoles de bien", las autoridades deben actuar, y aplicar la ley, no se puede diseñar un protocolo de actuación únicamente contra el "populacho", como ya se está haciendo para la desescalada, los cayetanos, se pueden creer inmunes contra el virus y su corona, pero no deben ser inmunes para la acción de la justicia. La vida de todos, de todo el rebaño, es la que está en juego, no solo la de los borregos.

Del mismo modo que la  aviación fascista respetó estos barrios,  la policía no actúa contra los cayetanos, solo contra las justas reivindicaciones sociales del "populacho".  

Paco Arenas

domingo, 10 de mayo de 2020

¿Economía o salud? ¿Y si el precio a pagar fuese la muerte de los familiares de quienes les importa más la economía de los grandes empresarios que la salud ?



¿Economía o salud? ¿Si el precio a pagar fuese la muerte de los familiares de quienes les importa más la economía de los grandes empresarios que la salud?

Os pido a todos quienes apoyáis el pase precipitado y contra los criterios médicos o científicos a la Fase 1, os lo penséis un poco y no os dejéis llevar por políticos a sueldo.

 Sí, claro que apetece salir a la calle, a trabajar, a vivir volver a la normalidad absoluta, ¿por qué no? tal y conforme pretende Trump o Bolsonaro, sin importar la vida de quienes se queden en el camino.

"La mayor parte de la población quedaría inmunizada".

Argumentan, y puede que lleven razón. Al igual que en la antigua Esparta, o pretendía Adolf Hitler, morirían los más débiles. Especialmente de entre los más pobres, porque si algo está comprobado es que son los más pobres quienes más expuestos están, quienes viven en colmenas, en infraviviendas, en pisos de cincuenta metros cuadrados, quienes salen a trabajar a los supermercados, a recoger la basura.

 Sí podría ser que le tocase a Bertín, tan "patriota" él, o quienes, como él, viven en cortijos o palacios reales a cuerpo de rey,  con espacios de miles de metros cuadrados "como los demás niños españoles", tomandonos el pelo a todos los españoles. 

Sin embargo, la mayor parte de los fallecidos son ancianos de residencias en manos de fondos buitre, y personas que viajaron hacinadas en el Metro, que, según un estudio de los EE.UU. tanto en Nueva York, como en Madrid, la mayor fuente de contagios estuvo en el Metro y en los transportes públicos.

Sin duda esa "desescalada" (fea palabra) estaría entre personas que tienen que levantarse todas las mañanas para ir a trabajar, y viajaban hacinadas en los transportes públicos, no estaría entre políticos, ni entre los grandes empresarios, aunque sin duda morirían muchos taberneros, esos a los que menciona Aguado. Taberneros que aguantan hasta más allá de la jubilación, camareros, que, si no han sido sustituidos por jóvenes con sueldos basura, aguantan al pie del cañón, cocineros, dependientes, trabajadores en general, difícilmente los grandes empresarios, esos con los que se reúne Ayuso para que lo que realmente importe sean los beneficios.

Yo propondría a todos, pero especialmente a Aguado y a Casado, que viesen este vídeo, no invitaría a verlo ni a Ayuso, ni a Abascal, la una porque la cabeza no le da para más de sí, y al otro, porque del odio y la confrontación han hecho un negocio.

De Inés Arrimadas, nada que decir, anoche habló como una autentica líder de la derecha, esperemos que a partir de ahora sea la norma, y no la excepción, porque no olvidemos que rivera, Aguado y el impresentable de Toni Cantó, siguen en Ciudadanos.

España necesita fuerzas políticas civilizadas y patrióticas, con independencia de su ideología. Los chinos en 1937, cuando Japón invadió China, estaban en plena guerra civil, y se unieron contra el invasor. En España estamos en "guerra" (no me gusta la palabra) contra el Virus y su Corona, y en lugar de unir fuerzas, nos liamos a estacazos contra quienes luchan contra bicho, y entre nosotros.



martes, 5 de mayo de 2020

Carta abierta a sus Señorías, a esos que el miércoles van a poner palos en las ruedas




Señorías, dennos razones para sentir con orgullo esta tierra que amamos, pisamos y ustedes arrastran por la ciénaga. Tierra en la cual, por culpa de sus ambiciones, se ahogarán, una vez más millones de españoles, cada uno en su diversidad y forma de sentir España. Bastante desgracia tenemos de tenerlos a ustedes como representantes electos. Votados por culpa de nuestra estupidez y falta de memoria colectiva ante sus desmanes y saqueos. 

Bastante tenemos los españoles, por si lo anterior, no fuera suficiente, el tener que sufrir al virus que llegó y a las coronas que nos impusieron y padecemos desde hace mucho tiempo.

España, esa patria dividida en dos o en veinte, esa España que heló el corazón al poeta, sigue helando las risas de los españoles. Esa España, señorías, avergüenza…

Esa España, donde la esperanza se quiebra en medio del océano, sin respetar la memoria de los fallecidos. Esa España, señorías, avergüenza…


Esa España, donde no importa nada, y todo sirve, con tal de conseguir objetivos, ya sean económicos o políticos. Esa España, señorías, avergüenza…


Esa España, donde las víctimas son la excusa, importando más los fallecidos, que duelen, claro que duelen, que los que pueden llegar a fallecer, que también dolerán, y ustedes tendrán mucha culpa sobre los muertos que se produzcan, y que pudieron ser evitados, y ustedes pusieron palos en las ruedas. Esa España, señorías, avergüenza…


Esa España en la que sus representantes votados, rinden pleitesía a ladrones y mafiosos, y veneran a evasores. Esa España, señorías, avergüenza…


Ellos, esa España que luchó por un mundo mejor, esa España se han marchado, se están marchando, se marcharán, solos. Esa España duele. Duele no poder darles siquiera el último adiós, a pesar de sentir el pecho inflamado por la angustia, de no tener palabras en los labios para expresar ese sufrimiento, cuando las lágrimas son como sosa caustica en nuestras mejillas. Esa España duele, la otra, la de cuanto peor mejor, avergüenza.

Hay otra España que hace que sientas correr la sangre por las venas, esos que han arriesgado sus vidas, que se han entregado en cuerpo y alma a la lucha contra el bicho, esos sanitarios, esos empleados de tienda, agricultores, basureros, repartidores, y todas esas esenciales, También la disciplina de esa España de los balcones, confinada entre las cuatro paredes de su casa. Esa España enamora.

Ahora de lo que se trata no es de poner banderas a media asta, ni crespones negros, ni celebrar que España agoniza envuelta en la tempura de un bocadillo de calamares. Ahora lo realmente importante, es que esa España que avergüenza cada miércoles echando a la cara los muertos, en lugar de buscar soluciones, se pongan a trabajar codo con codo con el Gobierno. ¡NEGOCIEN! Luego, después, cuando el último fallecido sea enterrado, y el último parado tenga un trabajo, entonces expresen sus razones y que sea el Pueblo quien decida, sobre ustedes, otros tipos de parásitos que de las tetas de la vaca maman.

De nada sirven banderas, corbatas crespones negros, para consolar a quienes se quedan, cuando algunos calculan con aterradora frialdad, sin delicadeza alguna, la rentabilidad de la herida, multiplicando el número de fallecidos, por el número de votos que puedan llegar a conseguir.
Demuestren que ya que la Corona, no está a la altura, ustedes que son representantes electos, sí están a la altura del Pueblo, de España, hagan que al pronunciar la palabra España, con independencia de nuestra ideología o nuestra bandera, nos sintamos orgullosos, y no tengamos que decir el nombre de nuestra patria con vergonzante resignación, porque quienes deberían representar al pueblo son unos miserables.

Sean patriotas, pero de verdad, ser patriota no es donar material sanitario como si fuese una limosna, después de haberse llevado la producción a donde por unas rupias trabajan como esclavos, tampoco lo es pagar los impuestos en Holanda.

Ser patriota, no es poner una bandera en el balcón, un crespón negro, y luego robar lo público o llevarse el dinero robado a Suiza o Panamá, no eso no es ser patriotas, sino traidores a la patria.

Siéntense, negocien, y si no llegan a un acuerdo, no se levanten ni para cargar, que ya la cagan bastante por importarles más los intereses de quiénes los tienen a sueldo que de esa España que los ha votado y tan indignamente representan.

España merece políticos honrados, valientes y patriotas, dispuestos a arrimar el hombro. No vale criticar para derribar al gobierno sin buscar ni aportar soluciones.

P.D. Con todo mi respeto a los políticos honrados, que los hay, aunque parezca mentira, también en España.


Paco Arenas

Firma :ERTE a políticos, eliminación pagas vitalicias y devolución del dinero del rey emérito http://chng.it/sfJ72Z5fdM


martes, 14 de abril de 2020

Juan Ramón Jiménez a la bandera de España


Poema de Juan Ramón Jiménez a la bandera de España Hoy, en un día tan especial y patriótico, me he levantado patriota, de los de verdad, así que os dejo un bonito poema a la bandera de España del gran poeta español, autor de Platero y yo, exiliado en Puerto Rico, y Premio Nobel de las Letras 1956
Juan Ramón Jiménez siempre estuvo comprometido con la democracia y la República, que recibió con gran entusiasmo, hasta el punto de dedicar su primer poema político a la bandera de España, a la bandera de la República, haciendo suyos el lema de la misma: Libertad, Igualdad y Fraternidad.
Bandera española
Hermosa flor,
la ardiente primavera
nos ha tornado la bandera
de la esperanza entera:
¡Trabajo, alegría y amor!
¡Viva
la libertad verdadera!
¡Viva
la igualdad verdadera!
¡Viva
la fraternidad verdadera!
Sobre el tedio, la sombra y el rencor,
¡al cielo de la paz la bandera,
a la tierra de todos la bandera,
al mar hermano la bandera
de nuestra vida entera!
¡Trabajo, alegría y amor!
Hoy me he levantado patriota, de los de verdad, así que os dejo un bonito poema a la bandera de España

Conductas poco ejemplares en la Cuarentena

Felipe de Borbón con Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio

Conductas poco ejemplares en la Cuarentena y la inutilidad absoluta de una institución parasitaria como es la Corona.
Aprovechando que las reinas de la prensa del corazón se han reciclado convirtiéndose en reinas de vísceras y bulos, sembradoras de mentiras, inventoras de noticias falsas, hoy voy a hacer yo su trabajo, que bien podría ser el argumento de una novela negra o de política ficción, ni uno ni otro es mi género.
Un rey "jubilado", es un decir, porque los reyes no se jubilan, para eso es necesario trabajar, y el sujeto ha vivido a cuerpo de rey toda su vida, puesto por un sanguinario dictador y mantenido por una caterva de políticos corruptos. Dicho personaje, en sus propias palabras de "conducta poco ejemplar"que se lleva cientos de millones a paraísos fiscales, y regala a sus amantes millones a cambio de su silencio, a la última, que se sepa 65 millones de euros. Desde hace más de un año, lo saben las autoridades españolas y la prensa española, incluidas las devoradoras de vísceras, también su hijo el rey, posiblemente este desde siempre. Y todos callan.
VAMOS AL ASUNTO
1)
Al estallar el escándalo fuera de España, por las amenazas de las cloacas del estado a su antigua amante, que termina llegando a los tribunales británicos, en España está blindado ante la ley. Entonces, el rey actual, aprovechando la Cuarentena y que nadie podía salir de su casa dice (con la boca pequeña) que renuncia a la herencia de su padre, en nombre suyo y en nombre de su hija mayor. ¡Manda huevos! Cuando eso legalmente es imposible ya que el heredero de Franco, continua vivo. Además, si renuncia en nombre de suya y su hija mayor, la herencia irá a su hija menor, a sus hermanas y sus sobrinos, algunos de ellos vinculados o simpatizantes de partidos nazis, y otros reconocidos delincuentes y evasores fiscales. Lo lógico, digo yo, si quisiera servir a España el rey actual, de verdad, y le avergonzase la conducta de su padre, sería que le obligase a traer esos cientos de millones de euros y se dedicaran a la reconstrucción de España.
Sobre este tema no digo nada más, para no ser víctima de la Ley mordaza, todavía vigente.
2)
Una de las hermanas del rey actual, que está en Suiza, y que (a pesar de sus antecedente penales lavados por la fiscalía y la judicatura española, la agencia tributaria y los babeantes políticos del Régimen, y todavía más babaeantes periodistas al servicio de sus amos), tiene diez escoltas, policías españoles pagados por todos los españoles, que nos cuestan la friolera de más de medio millón de euros anuales, entre hoteles, viajes y dietas, par cuidar de la hermana del rey, que caprichosamente está en Suiza. Pues bien, en tiempos de cuarentena, los obliga a permanecer de criados para ella, los utiliza para mandarlos a buscar pizzas o aspirinas a las tres de la mañana, o para hacer la compra...
3)
Otra, aprovecha la cuarentena, y sus 15 escoltas para seguir viviendo a cuerpo de rey y pasarse las leyes por el arco del triunfo.Está yendo de caza, en época de veda. Con sus 15 escoltas que pagamos todos, y que en estos tiempos no necesita, en otros tampoco, los cuales podrían estar sirviendo a España, en lugar de a alguien sin oficio ni beneficio para ç España.
4)
La hija de la última susodicha, por ahí anda con su novio por carreteras desiertas...
5)
Del emérito, nadie sabe nada, pero sigue cobrando y viviendo a cuerpo de rey, así que...
Sobre lo dicho, en el primer comentario, tendréis la noticia, también podréis encontrar bastantes noticias al respecto en la prensa británica, en la española, solo en algunos medios digitales. Los medios oficiales de toda la vida están al servicio de sus amos, los grandes bancos y mafias del Estado, por supuesto también al servicio.
Paco Arenas 14 de abril de 2020

Hilos de esperanzas rotas (extracto)




Siempre nos quedaran hilos de esperanza para unirlos y hacer coser nuestra bandera…

María se acerca a la puerta que sube a la cámara y ata la cuerda del picaporte al cáncamo de la pared. Se abraza fuertemente a Felipe.

—Nos vamos, nos vamos, nos vamos a la República Argentina, a México, a donde sea, pero nos vamos —le dice sin dejar de besarlo.

Él se abraza a ella, las lágrimas resbalan por sus mejillas, la besa como aquella primera vez junto al viejo molino de viento, fundiendo sus labios, sus cuerpos en un abrazo intenso. Cuando el beso termina, se separan y se miran fijamente a los ojos, los dos están llorando.

—Nos echan —dice él—, nos echan, han ganado, ahora sí estamos vencidos de verdad...
—Te equivocas —contesta ella como un susurro—, nos vencieron, pero no nos rendimos, siempre nos quedaran hilos de esperanza para unirlos y hacer coser nuestra bandera…

—Hablas como tu padre…

—Son palabras de mi padre, decía que los pobres podíamos ser vencidos, pero nunca debíamos perder la esperanza, nunca deberíamos decir ni pensar que estábamos derrotados, que mientras haya un hilo que se pueda unir a otro… Aunque nuestra bandera esté pisoteada por las botas del enemigo, siempre debemos tener la esperanza de comenzar a tejer una nueva bandera de la libertad y emprender de nuevo el camino de la lucha…

—Buen hombre —musita él.

—Buen hombre —repite ella.

Lo vuelve a besar y abrazados se buscan y se pierden en la penumbra del cuarto, sobreviven a la oscuridad mientras un trueno anuncia que se avecina una nueva tormenta. En la cámara se escuchan las risas de sus hijas jugando, ajenas a la tragedia. Felipe se duerme viendo los copos caer sobre la repisa de la ventana. María permanece despierta abrazada a él, piensa en tierras lejanas donde comenzar una nueva vida. Tiene miedo, sabe que no será fácil comenzar a vivir en una tierra extraña, por mucho que de igual forma, se hable la lengua de Castilla. Será difícil dejar atrás su patria, aunque en el nombre de ese país esté la palabra que les gusta unir al de España: república.

—República Argentina —musita.

Entonces escucha la voz de su hija mayor gritar:

—¡Padre, madre… ¡Padre, madreeeeee!

Se desprende del brazo de su hombre, que reposa sobre su pecho, se coloca la toquilla por encima de las enaguas y acude a abrir a las chiquillas, que asustadas se han cansado de jugar y reír, encontrándose con la puerta cerrada. Sobre los hombros de la mayor hay una bandera de tres colores. María palidece al verla, intenta disimular.

—Madre, mire usted qué toquilla tan rara, no tiene flecos —dice la chiquilla como si hubiese encontrado un tesoro.

—Sí, un poco rara, pero bonita —No puede evitar reír.

María prepara la cena a las niñas, para después acostarlas, quedarse a solas con sus recuerdos.
Cuando todos duermen aprieta contra su pecho la bandera, permanece a ella abrazada un buen rato mientras las lágrimas corren libremente por sus mejillas. Pronuncia el nombre de su padre, de su madre, de todos y cada uno de sus hermanos, coge las tijeras para dividir la tela por colores. No pretende cortarla, sino descoserla. La bombilla apenas alumbra, pero María no suele encender las velas. Sin embargo, coge el candelabro que hay sobre la cornisa de la chimenea y enciende las tres velas. Echa sarmientos y troncos al fuego, la estancia se ilumina, nota cómo la flama le quema la cara y debe retirarse de la chimenea. Comienza a descoser las franjas de la bandera humedeciéndola con sus lágrimas, que se secan rápidamente por el calor de las llamas. Se le pasa por la cabeza quemarla, sin embargo, pacientemente, va deshilvanando los hilos, uno a uno, sin prisas, piensa en qué color echará primero al fuego: primero el rojo, después el morado o tal vez el amarillo. 

«¿Cómo voy a echar el amarillo con el escudo bordado por mi hermana? Sería como echar la bandera entera», piensa mientras se estremece. No es solo una bandera, es su memoria, sus padres, sus hermanos. Se muestra indecisa con el amarillo. «Debo hacerlo, la pueden encontrar», hace el gesto de echar la bandera completa al fuego sin terminar de descoserla. 

Ante sus ojos llega aquella tarde de lunes del mes de abril, en Valencia, cuando su padre se presentó con los tres trozos de tela que había comprado en los almacenes España de la calle del Mar.

—Concha, manos a la obra, que me han vendido el último trozo de tela morada que les quedaba, todos se han vuelto locos…

En sus recuerdos puede ver a su madre moviendo la cabeza al tiempo que quita la capucha al cabezal de la máquina de coser y en poco más de media hora está la bandera cosida.

Al día siguiente toda la familia y miles y miles de valencianos, estaba en la Plaza de Emilio Castelar celebrando que el rey se había marchado. Se seca las lágrimas con la bandera al recordar cómo años más tarde su hermana Concha decide bordar el escudo. No, no será capaz de quemar aquella bandera de España, ninguno de sus tres colores, no fue capaz cuando entraron los nacionales en Juncos, menos ahora que queda tan lejos la guerra. Termina de descoserla. Ya pensará el modo de guardarla en un sitio seguro. Además, ella sabe que todavía hay algo más peligroso en su poder que aquella bandera. 

«No la debía haber descosido, lo mismo me da que me maten por una cosa o por dos, yo me echaré toda la culpa, nadie más la tiene», piensa ahora.   Al rato piensa todo lo contrario. Cree que ha perdido el juicio, pero es tanto el dolor que lleva en su corazón que no comprende cómo es capaz de sonreír a pesar de todo. Al final termina guardando los tres trozos debajo del colchón de la cuna de su hija Concha. Al día siguiente buscará un lugar seguro, en el mismo en el que tiene la máquina de escribir.

 —Concha la cosió, Concha la bordó y Dios quiera que Concha algún día la vuelva a coser —musita y sonríe imaginándose a la pequeña Concha, hecha una mujer, cosiendo la bandera—. Siempre quedarán hilos de esperanza para unirlos y hacer una bandera nueva y el día que lo hagas, te acordarás de tu abuela, de tu tía y de tu madre —le dice a la chiquilla dormida, como si pudiera escucharla, y de haberla escuchado como si pudiera entenderla.

©Paco Arenas
©Hilos de esperanzas rotas – Magdalenas sinazúcar (extracto)

Puedes adquirirlo a través del autor o en Amazon.es





viernes, 3 de abril de 2020

ERTE a políticos, eliminación pagas vitalicias y devolución del dinero de corruptos y del rey emérito en paraísos fiscales para la sanidad y las clases populares

Con el Corona Virus y el Virus de la Corona, Las clases populares seremos, como siempre las más perjudicadas. Nos han mentido, están bloqueando toda iniciativa para que se sepa todos los chanchullos del rey emérito. LO más grave, está por llegar, por el día después, por ello pido que leáis, firméis y difundáis. 
Enlace para firmar:
http://chng.it/hR9pjQrCBV

La situación de empresas, autónomos, trabajadores, y familias en general, puede llegar a ser dramática, ya lo es. Especialmente las capas más vulnerables de la sociedad. No es momento de echar culpas, sino de salir de la situación lo antes posible y con posibilidades de futuro como nación el día después del confinamiento, para lo cual son imprescindibles una serie de medidas  que den musculo a sociedad, que tal vez puedan ser simbólicas, pero que darían liquidez económica y sobre todo emocional a España como nación:
1) ERTE o ERE a todos los diputados nacionales y autonómicos, que no sean imprescindibles para el Estado de Alarma, es decir, la mayoría. Y reducción salarial de ministros y diputados activos y Casa Real.
2) Eliminación de sueldos vitalicios, incluido el del rey emérito, así como estudiar la eliminación del Senado.
3) Condonación por parte de las distribuidoras eléctricas de la posible deuda de autónomos, empresas y familias vulnerables.  
4) Reintegro a las arcas públicas de todo el dinero que el rey emérito tiene en paraísos fiscales, y aportarlo a la Sanidad Pública, para revertir los recortes llevados a cabo durante 8 años por diversos gobiernos, tanto nacional como autonómicos, especialmente en Madrid y Cataluña, con las consecuencias que estamos sufriendo.     
5) Obligar a todos los corruptos, a devolver el dinero, y asignar ese dinero a fortalecer el sistema sanitario Público.  Y que los corruptos sean todos juzgados por tribunales ordinarios, eliminando aforamientos y blindajes ante la ley, absolutamente todos, incluidos diputados y miembros de la Casa Real.
Enlace para firmar:

http://chng.it/hR9pjQrCBV
Paco Martínez/Paco Arenas
¡¡¡RESISTIREMOS!!!

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...