viernes, 31 de marzo de 2017

Cassandra es la víctima, aunque no sea "inocente".


Como siempre he dicho, sobre todo a mis hijos, a lo que más miedo tengo es a tener miedo; por tanto, voy a decir lo que pienso sobre Casandra y quienes la han condenado.
Los chistes de Cassandra no me hacen gracia, los considero de mal gusto, sin gracia, ni siquiera ingeniosos. Al fin y al cabo son muy similares a los que en su día contaron muchos humoristas hace treinta y cuatro años. Claro, que entonces, a pesar de estar reciente la muerte del dictador, había mucha más democracia que ahora. Además, jamás haría chistes sobre la muerte de nadie, ni siquiera de un personaje como Carrero Blanco.

Cassandra, es la víctima. Sí, Casandra ha contado sus malos chistes, a mi parecer, (a otros pueden parecerles geniales), creyendo la gran mentira que en España habñia democracia.

Cassandra por tanto, es culpable de creer que vivía en un país democrático, cuando en realidad es un país cleptocrático, apéndice directo del anterior Régimen genocida y terrorista del general Franco, siendo sus hijos ideológicos quienes gobiernan, mandan y mueven los hilos del poder político y económico.
Casandra ha cometido ese error, por tanto no es inocente, el actual Régimen es una burda imitación de lo que debe ser una democracia. NO debemos recurrir a los organismos de justicia española, contaminados por el fascismo residual, y presuntamente por la mafia política y económica, debemos acudir, como hacen las víctimas de los regímenes totalitarios a las Cortes de Justicia Internacional. Al Tribunal de la Haya.
Porque es mucho mayor crimen la condena a Cassandra, que sus malos chistes.
Por cierto, dentro de unas horas será el aniversario de la Victoria de General Franco, el mayor terrorista de la historia de España, 146.000 de sus victimas todavía esperan en las cunetas. Su Régimen, en forma de monarquía "parlamentaria", continua vivo y coleando, y la fundación que lleva su nombre y hace apología del terrorismo, es legal y recibe subvenciones del este gobierno presuntamente "democrático".
Por último...¿Por qué los fascistas gobernantes tienen tanto miedo a la libertad de expresión? 
¿Por qué temen que se cuenten chistes sobre Carrero Blanco?

Aquí tocaría el chiste malo, que tengo en la cabeza, posiblemente menos inocente que los de Cassandra; pero, como yo no me creo que España sea un país democrático; aunque os lo pongo fácil no lo cuento. La imagen de la mítica Cassandra os puede ayudar, a veces también puedo ser tan retorcido como los dementes censores del Régimen.
Salud para todos y Democracia para España, lo cual es lo mismo que Salud y República.

lunes, 20 de marzo de 2017

La República... ¿ahora no toca?



Abrir la ventana y ver entrar la primavera, contemplar el cielo azul, sin negras nubes, y a pesar de todo ver la lluvia de la libertad caer. Comprobar como los pensamientos oxidados del pasado cobran un brillo distinto en las miradas de los niños. Palpar el latido de una tierra preñada de esperanza, con el temblor en los labios pronunciando el dulce nombre de la libertad.

Dicen algunos profetas de la izquierda que la República ahora no toca, distorsionan la realidad, incapaces de ver podredumbre de un Régimen que lleva la corrupción en su esencia primigenia.

La desesperación se palpa en el ambiente, la sangre que chorrea a borbotones invisible para ciudadanos que un día se olvidaron de serlo, que renunciaron a todo, al frío ajeno, al techo expropiado por mentes criminales.

Dicen esos profetas de las izquierdas, siervos tan miserables como los amos a quienes sirven y critican, que ahora no toca, que no abras las ventanas de par en par, que no dejes entrar la esperanza, porque las viejas ideas, los viejos sueños, son humo de unas llamas apagadas imposible de avivar con la madera mojada.

No les creas, fíjate en sus traseros anclados, más que sentados a las viejas sillas de sus amos, ni siete elefantes les arrancarían de sus asientos, que no te engañen. Las flores del otoño están marchitas; pero, cada primavera, florecen otras con nuevo aroma.

Seguramente crees que este viejo campesino ha perdido la cabeza, contaminado por el hedor pestilente y negro del asfalto, que sus dedos van más ligeros que sus pensamientos y, sus gafas de vista cansada están cubiertas por los mosquitos que se estrellan contra sus cristales buscando una salida imposible.

Tal vez, sí, tal vez este viejo campesino vea todavía ascuas donde solo quedan cenizas apagadas, y juegue a ser profeta de una República tan soñada como imposible, para eso están los poetas, para soñar imposibles; pero te equivocas, este viejo soñador, no es un poeta, es un luchador y quiere y sabe, que es posible alcanzar los más bellos sueños sin renunciar a los más profundos ideales de justicia y libertad. Porque como dijo Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para avanzar.”


Pues avancemos, derribemos muros de corrupción, palacios de vergüenza, démosle la dignidad a las instituciones, ahora putrefactas, caminemos hacía la utopía, porque tenemos derecho al delirio; pero también, a luchar por nuestros derechos, por nuestros sueños. A traer la primavera a este país maltratado, por patriotismo; asimismo, por la imperiosa necesidad de ser felices.

domingo, 12 de marzo de 2017

Gracias a la mafia, España a la cabeza del futuro (con un poco de ironía).



Me dice un buen amigo, profesor de historia jubilado, que según estudios científicos, el mundo será muy diferente dentro de cien años: 

Tendremos los ojos más grandes para un mundo visual y los dedos más largos para un mundo táctil , y por el contrario la memoria mucho más corta, ya que con un solo click tendremos toda la información al instante.
Sin embargo, en España ya está pasando, basta con fijarse en los largos dedos de la infanta y del cuñadísimo, antes yernísimo, ojos muy desarrollados  para apropiarse de lo ajeno, dedos muy largos para llevárselo a sus bolsillos o a Suiza, y memoria muy corta para acordarse de sus fechorías. Peculiaridades que también puede aplicarse a todos los gobernantes corruptos. Por desgracia el tercer apartado a todos los españoles que se olvidan a la hora de ir a votar que les han robado el pasado inmediato, les están robando el presente, y les están robando el futuro a sus hijos. en el caso de los votantes de corruptos, la amnesia no se soluciona con un click de ratón.

Al mismo tiempo me habla de la mala intención que hay al decir que las universidades españolas son "malas" por no estar entre las 100 mejores clasificadas del mundo.  Sin embargo, me dice que no serán tan malas cuando más de medio millón de jóvenes universitarios españoles obligados al exilio por los delincuentes de traje y corbata, en muchos casos se los rifan en Alemania, Inglaterra, Francia o EE.UU.

Así, que España a la vanguardia del mundo mundial, en cuanto a mafiosos en las instituciones, y por supuesto en amnesia de los mismos y, lo que es peor, colectiva del pueblo español, que a la hora de meterla se olvida de quienes les están jodiendo, y es que claro, la jodienda no tiene enmienda y los sinvergüenzas lo saben. 


Paco Arenas

sábado, 11 de marzo de 2017

¿Quién teme a la República?

    

La sociedad española en general tiene claro que al actual Estado no tiene viabilidad alguna, ni en su funcionamiento tan caótico como catastrófico,  ni por supuesto su actual sistema de gobierno socialmente criminal y con unos grados de corrupción desconocidos en los anales del poder político y económico.  En muchos casos superando al franquismo tanto en cuanto corrupción como al desprecio hacía las capas sociales más vulnerables, todo ello agravado por el cinismo y la prevaricación en todas sus formas habidas y por haber, especialmente a la hora de aplicar la “justicia”, protegiendo a determinados delincuentes de manera bochornosa.

Mentiras absurdas y sin sentido – Lo relativo al DNI nº14, o las cuentas en Suiza, que curiosamente salen “cuenta con paga”.  Amenazas a jueces, fiscales, a organismos del Estado, ordenes prevaricadoras para que Hacienda no investigue a determinados ciudadanos presuntamente corruptos, manipulación de datos y creación de falsas realidades tan increíbles que se notan a la legua que mienten como bellacos.  Fiscales que hacen de abogados defensores…
Insulto a los ciudadanos que estamos hartos de la corrupción y que exigimos transparencia y democracia y sobre todo que dejen de mentirnos y tratándonos como imbéciles,  y que llaman  maleducados, cuando ellos no solo demuestran poca educación sino que viviendo cual parásitos a costa de quienes sufrimos sus recortes no reparan en gastos, lujos y mentiras, demostrando  con su altanería y su desprecio a nosotros, a nosotros  que somos quienes les mantenemos a cuerpo de rey. Son ellos quienes demuestran no solo no tener educación sino tampoco ética ni vergüenza.

Está claro que  los ciudadanos en su conjunto estamos más que hartos de tanto abuso, mentira y falta de ética no del gobierno ni de absolutamente ninguna institución, son muy pocos los ciudadanos, en conversaciones a pie de calle,  quienes no critican la actual situación y a sus culpables, coincidiendo la inmensa mayoría, al menos entre los círculos que yo me muevo, que son bastante amplios.

Sin embargo, a pesar del convencimiento de que este sistema está podrido y nos lleva inexorablemente  al abismo, como pueblo y como nación —un barco en medio del océano con un inmenso boquete en su casco —me encuentro con dos posturas cuanto menos llamativas, que por mucho que intento comprender no lo consigo.

El primer  grupo se encuentran personas sin ideología de izquierdas, aunque algunos se consideran como tales, son personas que siempre o casi siempre han votado al PP  o PSOE, personas desclasadas, que se sienten escandalizados por la actual situación,  y por tanto piensan que es imprescindible una regeneración total, creando un Estado moderno y funcional, piensan que es necesaria una República.  A pesar de haberse definirse  como apolíticos se sienten identificados con la actual bandera monárquica, que llaman de “España” o “española” y la cual han colocado en balcones o han salido a la calle a celebrar la victorias de la “Roja”, cuando las hubo, no estando dispuestos a renunciar a la misma por nada del mundo, como si en ello les fuese existencia “Estoy en contra de lo que estoy pasando pero ante todo soy español y me siento orgullosos de serlo”.- Me decía no hace mucho un amigo. Como si quienes enarbolamos la bandera constitucional de la República no fuésemos españoles.  A estos amigos, a los cuales medio en broma, medio en serio les llamo “patriotas de trapo”,
 
Hay un segundo grupo, de aquellos que se dicen de izquierdas, que ponen verde al Gobierno, a Felipe de Borbón, a Leticia Ortiz, a Urdangarín a la desimputada del DNI nº14 y sobre todo al cazador de Botsuana,  que dicen de los mismos cosas que ni tan siquiera yo me atrevería a poner aquí y que si fuesen reproducidas aquí tendría muchos más problemas con la “justicia” y la censura que impone la virgen violada del 78, que todos los delincuentes, estafadores corruptos, canallas que nos han robado, saqueado y nos roban y saquean España con total impunidad.   Sin embargo justifican ciertas actitudes del PSOE (casi completamente monárquico, ¿89%?, consideran que no hay que forzar las cosas, que todo lleva un proceso y que tal vez España no está preparada para dar un paso tan importante como la instauración de la República, como si tuviesen miedo, un temor enfermizo que sabiendo que están con un tumor maligno que debe ser extirpado prefieren continuar su agonía antes que arriesgarse a una operación que les podría salvar la vida. En cuanto a los partidos “republicanos”, sí, es preciso entrecomillarlos. Ni Izquierda Unida, y mucho menos Podemos, se atreven a hablar con claridad de la República, cuando deberían apostar con claridad por la misma, como  única forma de salir del latrocinio institucionalizado del actual Régimen, más cuando el 99,9% de los militantes y votantes tienen o tenemos claro que la República es más que necesaria.

La palabra “República” despierta muchos temores, incluso entre personas que nada tienen que temer,  ignoro si es por ignorancia, abducción, cobardía o por ser sencillamente unos reaccionarios.  La lógica no funciona en este caso, la mentira más torpe puede ser el clavo ardiendo que necesite mucha gente para continuar apoyando este régimen podrido que está destruyendo España, y lo que es peor a sus gentes.
La República no es algo a lo cual se le deba temer, simplemente es una forma de Estado en la cual todos sus miembros son elegidos de manera democrática, sin  que ninguno de ellos pueda escapar a la acción de la Justicia, donde no hay DNI nº14, ni nº 10, donde no hay vasallos sino ciudadanos, donde todos están obligados a responder ante la ley y a tributar a Hacienda, en el caso de la República Española,  si algún día la hay, las frases mentirosas de: “Todos los españoles somos iguales ante la ley” o “Hacienda somos todos” serían una realidad. Solo los parásitos y los corruptos deben temer a la República, los ciudadanos nunca.


Resulta triste que sean muchos los españoles todavía hoy tienen dudas sobre cuál debe ser la decisión que deberían tomar ante la actual situación.  No son tiempos de temores sino de decisiones. No son tiempos de esperar a ver qué pasa sino de hacer camino hacía la República.

Paco Arenas (autor de "Los manuscritos de Teresa Panza" y "Caricias rotas")

viernes, 10 de febrero de 2017

No voy a hablar de Podemos, voy a hablar de la Izquierda


No, no lo voy a hacer, no voy a hablar de Podemos; pero tengo claro que no soy trasversal, que tengo la sangre roja, el corazón a la izquierda y las ideas claras sobre el tipo de España que quiero y deseo, y no es la actual cletocracia[1] española.
No, no voy a hablar de Podemos, tampoco de Izquierda Unida, ni del PSOE y mucho menos de su gestora. Voy a hablar de la Izquierda y sus principios.
La Izquierda no debe buscar fórmulas nuevas, ni reinventarse, es estúpido pensar eso (la derecha española está anquilosada en el pasado y ahí está; incluso, algunos hasta reivindican la anacrónica constitución de Cádiz de 1812, avanzada en su tiempo).
No es problema de lo nuevo y lo viejo, sino de recuperar los valores y la esencia de la Izquierda, abandonados en el olvido, en el intento de reinventarse con fórmulas nuevas y "transversales".
¿Por qué la Izquierda (en su conjunto) no prueba a reivindicar su esencia, la libertad, la igualdad, la fraternidad, la República?
¿Por qué se tiene tanto miedo a hablar de una democracia real y participativa, de la República?
Es preciso recuperar la ilusión, pero la ilusión no se recupera desde la traversalidad, sino desde los principios de la Izquierda, sin egos, ni personalismos, tampoco guardando pleitesía, a ningún rey impuesto, sino a los ideales sólidos, esos que tenemos en nuestra esencia biológica, en esencia que el 16 de febrero de 1936 llevo a la victoria sin paliativos al Frente Popular.
No, no voy a hablar de Podemos, yo hablo de la Izquierda y su esencia, del valor de las palabras en concordancia con las acciones, por eso no voy a hablar de Podemos.
Salud para todos y República para España.





[1] Gobierno basados el robo y el saqueo al pueblo.

viernes, 20 de enero de 2017

CARTA ABIERTA DESDE EL CORAZÓN DE LA IZQUIERDA A LA DECAPITADA CABEZA DE LA MISMA



Desde un tiempo a esta parte estamos asistiendo a un lamentable espectáculo ofrecido a golpe de tuits, plantes y desplantes, golpes de mano y “golpes de Estado”.  Juegos de tronos en pasillos enmoquetados mientras mucha gente muere “asesinada” de frío, desesperación e incluso hambre.
No es preciso decir que es una situación nueva, y que la culpa la tienen unos profesores que pretendieron tomar el cielo por asalto y estrellaron con el muro de la realidad y entonces comenzaron a echarse la culpa unos a otros y a quitar o sentarse en la silla del otro. La raíz del problema es mucho más profunda, lo que ocurre ahora es tan solo consecuencia de la desaparición de la izquierda en eso que se llamó la “transición a la democracia”.  Más de uno se echará las manos a la cabeza.
¿Quién coño es este que se atreve a cuestionar la ejemplar transición española encabezada por el ejemplar y honorable rey y plasmado en la modélica sacrosanta virgen violada constitución del 78?
No soy nadie, ni aspiro a otra cosa que a escribir y si es posible vender el máximo de libros posible, no precisamente de política. Por tanto, como ciudadano que aspira a ser eso, ciudadano, estoy legitimado, como todos quienes aspiramos a serlo, a opinar.
Si la Izquierda, como tal, está desaparecida desde hace muchos, muchos años, desde aquel histórico Jueves Santo de 1977, que alguien decidió renunciar a la República como forma democrática de Estado. Renunciar a la República es renunciar a la democracia. En democracia se debe poder elegir desde el más humilde concejal hasta el jefe del Estado, y que ambos puedan ser revocados en cualquier momento por el pueblo, sin necesidad de tener que pagarle la viagra o las prostitutas al mandatario de turno. Se equivocan quienes piensan que la democracia consiste en votar cada cuatro años y permanecer impasibles viendo cómo te roban y encima se ríen en tu cara.
 En Democracia, la libertad de expresión debe estar garantizada, no es democracia condenar a una persona a dos años de cárcel por hacer un chiste sobre una persona que murió hace cuarenta y tantos años y premiar a personas responsables de asesinato ocurridos antes, durante y después, o muertes por negligencia o avaricia al querer embolsarse unos miles de euros para el partido o para sus cuentas en Suiza.   Democracia no es permitir que organizaciones mafiosas se puedan presentar a las elecciones, por mucho que en este carnaval se vistan de partidos políticos presuntamente democráticos.
Sí, desde aquel Jueves Santo, la Izquierda está desaparecida, ni el PSOE, ni el PCE, en su momento, tampoco IU, y tampoco Podemos, han sabido representar a la Izquierda, aunque algunos lo han intentado.
¿Cómo se atreve este imbécil?
No digo ninguna mentira, y la mayoría de quienes leáis esto lo sabéis. La Izquierda ha jugado con las cartas marcadas de lo tahúres del Régimen, ha tenido palabras muy dignas y necesarias como tabú. Sus dirigentes, salvo honrosas excepciones, han jugado a ser “presidentes de falla de barrio”, organizaciones dispersas separadas por pequeños matices que les impide crecer, en lugar de buscar la unión sobre intereses comunes, mientras que las grandes fallas se unen para ganar el premio del poder y la gloria.
Son tiempos de tomar decisiones importantes, de empezar a andar. Ya hemos perdido bastante tiempo con tonterías. Es tiempo de sentarse sosegadamente, con independencia de cuales sean nuestras aspiraciones máximas. Es preciso un programa de mínimos de todas las fuerzas de izquierdas, todo antes de que la mafia y la intolerancia siga gobernando. La democracia no es que gobierne la lista más votada, sino la búsqueda del entendimiento, "sistema parlamentario". Hagamos eso, hablar entre todos quienes creemos que otra España más democrática, justa y libre es posible.
Los cinco millones de desempleados, los cuatro millones que no cobramos ningún tipo de prestación, que no queremos ayudas, sino trabajo. No solo para nosotros, los mayores de 50 años, que estamos con las esperanzas perdidas de encontrar un trabajo. Sino por nuestros hijos, más de un millón exiliados, más del 50% sin trabajo, y del otro 50% con trabajos basura en un alto porcentaje, contratos por semanas, días y hasta por horas, con sus sueños rotos...
No, no podemos permitirnos que organización mafiosa gobierne, que se presenta a las elecciones, y además las gana, vuelva a gobernar, por dignidad por patriotismo es preciso un acuerdo de mínimos, sin líneas rojas, sin imposiciones, puniendo sobre la mesa lo que nos une, que es mucho, no por las sillas, no por las siglas, si por España y sobre todo por los españoles. Teniendo claro que si la República no está en los programas y en las aspiraciones, tampoco estará la Izquierda, ni por supuesto la Democracia
¿Cuáles deben ser esos acuerdos de mínimos?
1º) Un programa de mínimos, en el cual esté la República como máxima aspiración democrática.
 2º) Acuerdos para derribar democráticamente al actual gobierno, mediante moción de censura.
3º) Convocatoria de elecciones con una lista única de las fuerzas de Izquierda, con un candidato consensuado de prestigio, los hay.
4º) Compromiso de instaurar la República y democratizar el país con los principios republicanos de Libertad, Igualdad, Fraternidad y Justicia social.
5º) Redacción de una Constitución realmente democrática, donde no exista ni un solo aforado ni blindado.
En la cual los derechos y deberes sean claros. En la actual los derechos son recomendaciones a capricho del gobernante de turno (derecho a trabajar, derecho a una vivienda digna, derecho a una educación pública y de calidad…) Mientras que los deberes son de obligado cumplimiento, siempre barriendo para beneficio de las élites parasitarias y la mafia.
Así que vamos a dejarnos de tonterías y por patriotismo reconquistemos la soberanía nacional desde la esencia de la Izquierda. Recordar a Machado, esa es mi patria, esa mi bandera, el pueblo y al pueblo me debo, como nos debemos todos aquellos que sentimos el patriotismo machadiano.

"Somos los hijos de una tierra pobre e ignorante, de una tierra donde todo está por hacer. He aquí lo que sabemos.
Sabemos que la patria no es una finca heredada de nuestros abuelos; buena no más para ser defendida a la hora de la invasión extranjera. Sabemos que la patria es algo que se hace constantemente y se conserva sólo para la cultura y el trabajo. El pueblo que la descuida o abandona, la pierde, aunque sepa morir. Sabemos que no es patria el suelo que se pisa, sino el suelo que se labra; que no basta vivir sobre él, sino para él; que allí donde no existe huella del esfuerzo humano no hay patria, ni siquiera región, sino una tierra estéril, que tanto puede ser nuestra como de los buitres o de las águilas que sobre ella se ciernen. No sois patriotas pensando que algún día sabréis morir para defender esos pelados cascotes; lo seréis acudiendo con el árbol o con la semilla, con la reja del arado o con el pico del minero."
(Antonio Machado)

Tomemos ejemplo de las gentes que en 1931 unieron voluntades  para conseguir la soberanía nacional.
Si no recuperamos la esencia de la Izquierda entre las que está la República, y seguimos jugando de corruptos tronos este país que tanto queremos se ira al garete.

Paco Arenas (Escritor, desempleado que no parado, autor de Los manuscritos de Teresa Panza, y de Caricias rotas)

miércoles, 14 de diciembre de 2016

¿Dónde está la Izquierda? Preguntas de una víctima de Rajoy


Preguntas de una víctima de Rajoy que contempla el circo viendo como las fieras devoran al pueblo junto a sumisos compañeros perdidos y atrapados en las redes sociales.

¿A dónde va la Izquierda ? o Tal vez deberíamos preguntarnos ¿Dónde está la Izquierda?
Desde luego no está en la gestora golpista del PSOE. ¿Pero dónde está?
¿Quién defiende los principios de la Izquierda?
La Izquierda, esa que escribimos en singular y mayúscula anda desaparecida de nuestro país muchos años, tal vez desde poco después del 16 de febrero de 1936. Después vinieron las izquierdas unidas o divididas. En la actualidad, y en los últimos cuarenta años, los principios de la Izquierda andas desaparecidos en un maremagnum de siglas y de proyectos que pretenden ser "innovadores" y "transversales" y se quedan en proyectos personalistas de "tuiteros" jugando al debate abierto sobre proyectos muy personales que no contemplan los principios básicos de la Izquierda:
Justicia social, Libertad, Igualdad, Fraternidad, Reparación, entre otras muchas premisas de todo partido de izquierdas.
Por no contemplar, ni siquiera, contemplan la posibilidad de una premisa en todo partido o estado democrático, que realmente lo sea, la REPÚBLICA. No cuestionan la monarquía, o lo hacen con la boca pequeña.
No hay líderes en la Izquierda capaces de recobrar el espíritu del 16 de febrero de 1936, tampoco políticos lo suficientemente demócratas como para recuperar el espíritu del 14 de abril.
Estamos gobernados por ineptos tiranos corruptos, a los cuales deberíamos plantar cara antes de que nos devoren...¿pero dónde coño está la Izquierda? Y no me refiero solo a los líderes y políticos, sino a los ciudadanos que hemos hecho dejación de nuestros deberes como ciudadanos, como personas de izquierdas y deberíamos sentir vergüenza de permitir que nuestro país este gobernado por ladrones radicales de extrema derecha y no ser capaces de crear una candidatura para restablecer en España la democracia y sustituirla por la actual cleptocracia, heredera directa de la dictadura.
No voy a poner siglas, no quiero. No por ello peco de ambigüedad, creo que soy claro... ¿no?

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...