domingo, 16 de febrero de 2020

El peligro del fascismo, presente ayer como hoy


Entonces, como ahora, las izquierdas vencieron a las derechas.

Entonces, como ahora, las derechas no asimilaron la derrota democrática en las urnas.

Entonces, como ahora, algunos apelaron al golpe militar, para según ellos "salvar a España", palabras como las de Rosa Díez, y otros dirigentes de la derecha y extrema derecha se califican por sí solas, y dan pánico. Por desgracia, ante el avance de la extrema derecha, del fascismo, la derecha, en lugar de distanciarse, se mimetiza con el fascismo.

El golpe militar del 1936 dio lugar a una guerra civil que causó unas 75.000 víctimas, la mayoría republicanas. Y lo que es peor, una vez terminada la guerra, no llegó la paz, sino la victoria y la tierra arrasada. Fueron encarceladas en torno al millón de personas, exiliadas otro medio millón y asesinadas casi 200.000; de las cuales, 114.000 continúan en fosas comunes y muchas en ignorado paradero.

Es tiempo, o debería ser, también entonces, de dialogar y de respetar las reglas democráticas, no solo cuando ganan los "nuestros". Es necesario avanzar en democracia y desprendernos de las herencias de la dictadura fascista, incluida la nefasta monarquía borbónica.

No permitamos que esto ocurra de nuevo, con independencia de nuestra ideología.

Paco Arenas, autor de la novela que da voz a quienes se vieron privada de ella: Magdalenas sin azúcar. En los primeros puestos de Ficción histórica

miércoles, 12 de febrero de 2020

Echániz, el recortador de la Sanidad en Castilla-La Mancha,dice "Para el PSOE la eutanasia es una política de recortes. Quieren ahorrar costes"




Siempre habla, quien más motivos tienes para callar, este es el caso de Echániz del PP, exconsejero de Sanidad de Castila-La Mancha, de muy triste recuerdo

¿Recordáis a aquel consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha que cerró la planta ontológica infantil del hospital de Toledo? Aquel que cerró una buena parte de los centros de salud rurales.

Sí, Echániz, el mayor recortador de servicios sanitarios de Castilla-La Mancha, quien desviaba los enfermos de la región a los hospitales privados de sus amigos, que ahora diga:

"Para el PSOE la eutanasia es una política de recortes. Quieren ahorrar costes."

Como mínimo es de miserables

El apellido Echániz, a los lectores de Magdalenas sin azúcar, seguro que les suena, sale hasta en 29 ocasiones, en mi novela es Matías Echániz, el cacique y alcalde reaccionario que sustituye al alcalde socialista, democráticamente elegido, el primer alcalde franquista, el padre de la mujer de Braulio, el hermano de Felipe López. También es su hijo, Mariano Echániz,   segundo alcalde franquista, que termina siendo "demócrata de toda la vida" para dar el pelotazo y seguir mamando también en la democracia.

  No es por casualidad que decidiese poner ese nombre a uno de los "malos", aparecen otros apellidos de ilustres reaccionarios, en la novela, como Pujalte,  y como digo no es por casualidad. Cuando escribí la novela, Echániz era consejero de sanidad de Castilla-La Mancha, el peor de todos los habidos. A través de Echáñiz la nefasta Dolores de Cospedal, cerró, de su mano, los ambulatorios de cientos de pueblos de mi tierra, como el de Honrubia, dejando sin servicio a muchos pueblos. 

 Recortó casi 2000 millones de euros en sanidad, fueron despedidos miles de médicos, enfermeros y auxiliares de enfermería, llamándoles vagos.  Eliminó casi 700 camas de los hospitales "castellano-manchegos".

De las cosas más escandalosas y graves, fue  el cierre de la planta de oncología infantil del hospital de Toledo, mezclando a los niños con cáncer, con otros niños con distintas patologías, con grave riesgo para la vida y salud de los primeros. Los padres protestaron y fueron insultados ayuntamiento de Toledo por los políticos del PP, Echániz, se burló de ellos...

Y ahora, este impresentable, José Ignacio Echániz, dice que  "teme" que "detrás -de la ley de eutanasia- hay una filosofía de la izquierda para evitar un coste del envejecimiento que tiene nuestro país". Hay que tener poca vergüenza y memoria, o tomar a los españoles por imbéciles, para después de su historial, decir esa barbaridad.

Esperemos que este impresentable, no llegue a gestionar nunca más la sanidad en España, porque seguro que sería un gran peligro para muchos, ya lo fue sin ley de eutanasia.

Comprenderéis, ahora, porque dos de los malos de mi novela, llevan su apellido.


miércoles, 22 de enero de 2020

El pin neandertal, o el intento de regresar a la escuela franquista



 

En Andalucía ya han aprobado impartir clase de caza y tauromaquia,  también implantaran el «pin neandertal», como ya lo han hecho en Murcia. Quien manda en la derecha no es el PP, el jefe de la derecha es el ayatolá Abascal, convirtiéndose tanto el PP, como Cs, en meras marionetas de los nazis.   


Ahora, debemos recordar que,  si en los tiempos de la dictadura, que tanto añoran, algún padre se hubiese atrevido a decir algo así, automáticamente lo habrían fusilado. Ellos, que durante más cincuenta años han estado adoctrinando a los niños, ¿hablan de no adoctrinar? Ellos, que durante los años de la dictadura se robaron miles de niños a sus padres, y la pederastia estaba al orden del día, ¿se inventan historias de juegos eróticos a menores, que están solo en sus perturbadas mentes trogloditas?

Eran tiempos en los cuales se decía que «el verso y la letra con sangre entra», o «quien bien te quiere te hará llorar».  Tiempos grises, en los cuales los hijos de los obreros se tenían que conformar con la enseñanza primaria, si es que la terminaban. Siendo escasos aquellos que llegaban a la universidad.  Tiempos en los cuales la religión y el Espíritu Nacional del Movimiento eran las asignaturas más importantes, todos debíamos ser buenos cristianos y sobre todo buenos «patriotas» y estar dispuestos a derramar hasta la última gota de sangre por el «Caudillo», que según ponía en las monedas, «era por la gracia de Dios».

 Se rezaba todos los días, al comenzar la mañana y en la hora del «ángelus», y de vez en cuando se iba a la iglesia por cualquier circunstancia, viniera a cuento o no.  No existía el «veto parental» el adoctrinamiento era machacón y constante, sobre todo en las clases de historia, de religión, pero también de geografía o de lengua castellana. Se cantaba el «Cara al sol» , con brazo en alto haciendo el saludo romano, nazi o fascista:

«Cara al sol con la camisa nueva, que tú bordaste en rojo ayer…»

 Debo decir que yo nunca llegue a cantarla, no porque fuese más chulo o valiente que nadie, en Pinarejo, no recuerdo que se cantase, en Ibiza, era ya por entonces era un lugar que servía de escaparate a la dictadura y hubiese dado mala imagen ante los turistas internacionales. Gracias a eso me libre, no así en otras partes de España.

Las aulas las presidia el crucifijo, a los lados las fotos en blanco y negro del fundador de Falange y del dictador e instaurador del actual régimen borbónico. Como tal, a principios de los años 80 todavía en alguna escuela quedaban los retratos, a los cuales se les había unido el del Borbón.  Una vez retirados los símbolos fascistas, fueron muchos los padres que intentaron con poco éxito la retirada del crucifijo, un símbolo que pertenece a una determinada religión, la mayoritaria sí, pero que hoy no puede decirse con los datos en la mano que España sea un país católico, en teoría el 70% de los españoles se declara católico, pero solo un 15% pisa la iglesia de manera habitual, mientras que un 55% no la pisa como no sea por una ceremonia familiar, quedándose en muchos casos en los bares del contorno.  El interés de los españoles por la supervivencia de la Iglesia católica queda demostrado con el número de españoles que marcan la casilla en favor de la Iglesia Católica, menos de un 35%, cuando no por ello van a pagar más y a pesar de la publicidad en los medios de manipulación masiva, mientras que en otros países quien quiere contribuir a subvencionar cualquier religión debe pagar una cantidad aparte de los impuestos que tocan, caso de Alemania.

No seré yo quien prohíba ninguna religión, creencia o decisión de adorar a Cristo, a Mahoma, Yahveh o a un tótem siux; no obstante, pienso que no debo estar obligado a pagar unos espectáculos a los cuales no asisto, como dicen en mi pueblo, cada cual que se pague sus propios vicios.  Mucho menos me parece de recibo que sea la Iglesia católica o cualquier otra secta o religión quien tenga la potestad de marcar la educación de mis hijos, que les roben horas lectivas de matemáticas o humanidades para lavarles el cerebro con una doctrina que ni ellos mismos creen.  Que eliminen educación para la ciudadanía en la cual se inculcaban valores éticos y de respeto a las diferencias por supuestamente adoctrinar a los jóvenes, y, en su lugar impongan la religión católica como asignatura obligatoria o en su defecto una asignatura basada en la moral judeo cristiana de esa misma religión.

 Eran tiempos grises, de retratos de fascistas y crucifijos en la escuela, esos tiempos que sus herederos políticos pretenden que regresen.   


Paco Arenas




domingo, 19 de enero de 2020

El «pin parental» y el último asesinato de la inquisición




El último asesinato cometido por la Inquisición fue un maestro, su nombre Cayetano Ripoll, natural de Tortosa, y valenciano de adopción. Fue acusado, por analfabetos en su mayoría, de no creer en Dios, de cuestionar la fe y de enseñar a leer y escribir a los niños de Ruzafa contra la voluntad de sus padres, que se oponían a que sus hijos fueran a la escuela en lugar de ir a trabajar la huerta. Lo más curioso, es que la mayoría de sus vecinos lo consideraban, lo que era, una buena persona, generoso con los más desfavorecidos y amigo de hacer favores a todo aquel que lo necesitaba. Su pecado ser maestro y enseñar de acuerdo a su conciencia y en contra de la voluntad de algunos padres.
La inquisición había sido abolida doce años antes, pero el arzobispo de Valencia, que era todavía más reaccionario que Cañizares (el actual) y ya es decir, firmó su condena a muerte acusado de sustituir en las oraciones de clase la expresión «Ave María» por «alabado sea Dios», no acudir a misa, ni llevar a sus alumnos, no salir a la puerta para saludar el paso de la procesión, además de comer carne el viernes santo.
De nada sirvieron las protestas de la prensa internacional, pues en España, la prensa, en manos de Fernando VII, ni se hizo eco de la noticia. Su cuerpo, tras ser asesinado, fue quemado en la Pechina, el de su asesino, está en la catedral de Valencia.
El llamado «pin parental» va contra el tiempo y la evolución de la historia, un intento inquisitorial de pretender crear una sociedad estúpida y sin criterio, de meter miedo y censurar la conciencia de los encargados de educar a las futuras generaciones. El mal llamado «pin parental» pretende lo mismo que quienes denunciaron a Cayetano Ripoll, tener hijos tan ignorantes y retrógrados como ellos.
Desde siempre, desde la derecha más retrograda se ha buscado tener el control de la educación, acabar con la educación libre, no es de extrañar que los maestros sean siempre el objetivo principal a liquidar.

sábado, 18 de enero de 2020

Nosotros los malos españoles, los vende patrias...


🔻

🔻Dicen, ellos, los "patriotas", los "españoles de verdad", los "buenos españoles", los "españoles de bien", que nuestra intención es desmembrar España, tal y conforme hicieron ellos con el cadáver de Teresa de Ávila, con la única intención malsana de desgarrar el corazón de los patriotas de bien, de los españoles de verdad.

🔻Dicen que queremos reducir a cenizas las incandescentes y rutilantes ascuas de nuestra gloriosa historia nacional, grabada con letras de oro y brillantes en las páginas de los libros de la humanidad.
Dicen, que somos buscadores de huesos, al mismo tiempo que reclaman respeto y beatifican a otros.

🔻Ellos que hablan de la historia y enarbolan olvidadas banderas, critican que nosotros honremos a las víctimas españolas de holocausto nazi. Porque, esas 7.000 víctimas del nazismo, que llevaban el triángulo rojo invertido eran españoles, se sentían españoles, igual nosotros.

🔻Sí, somos españoles, y sabemos que el reloj de la historia no debe detenerse, y debe navegar, dejarse llevar por las corrientes que nos lleven en dirección a un futuro más justo e igualitario.
España, la España de verdad no reside en los palacios, ni en las manos de quienes agitan banderas de odio, sino en los surcos, en las fábricas y en las manos de quienes trabajan, en no pocas ocasiones en precario, para sacar a sus familias adelante. La patria se hace trabajando, no colocando banderas en los balcones.

🔻Nosotros no tenemos problemas en decir ¡Viva España!, pero en libertad, justicia y diálogo entre las distintas formas y maneras de sentir España y este símbolo, representa con más dignidad España que muchas banderas, representa a todos los demócratas españoles, puesto que las personas que fueron apresadas, torturadas y asesinadas en los campos de concentración nazis, lo fueron por ser demócratas, republicanos españoles, con el beneplácito de la dictadura genocida que, entonces, se autodenominaban españoles de bien y patriotas. los llamaba anti españoles.

Paco Arenas

Autor de Magdalenas sin azúcar

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...