lunes, 20 de noviembre de 2017

El nudo (42 años y el nudo sigue atado y bien atado)



El nudo

La palabra se ahoga en la garganta
ensordeciendo los oídos
con el grito de los muertos,
de los que esperan en las cunetas
como en Granada
Federico García Lorca,
de carne desgarrada
y gacelas en la garganta.

Malditos aquellos novios de la muerte
que ataron el nudo
dejando una España seca de ilusión
sumisa y callada
que ni recuerda sus muertos,
ni defiende el pan que a sus hijos
le arrancan de los dientes.

Duele en el pecho la herida
que sangra
y llena de lágrimas los pozos
de las tierras empapadas
de pena y sangre de los muertos.
Adormecida está la patria…
¿Con burundanga?
No, con el nudo de pavor,
que con maldad,
dejo atado y bien atado el dictador.

Gritan las voces pidiendo verdad
en las tapias de los cementerios.
Gritan las voces exigiendo justicia,
debajo de la tumba del asesino
al que nunca le faltan flores.
Gritan las voces pidiendo reparación
a un pueblo sordo, mudo y manso.
Gritan las voces…

Paco Arenas

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...