sábado, 5 de marzo de 2016

Tiempo de palabras


Tiempo de palabras, tiempo de negociar, de hablar y sobre todo de ser valientes y no unos miserables cobardes, como lo es el rey de los hunos.

Cuando el tirano desde el atril, frente a los tribunos presume de las proezas de Atila (desde la pantalla de plasma y con sus sicarios rodeándole) de haber pisoteado las entrañas de quien inútilmente espera consuelo, de aplastar la ilusión de aquellos que tienen hundida la mirada en las bocas hambrientas de sus hijos.

Ellos, sus voceros y secuaces, aplaudían con las manos que robaron, con aquellas que habían firmado las mayores infamias. Con las palmas suaves como la cera derretida, aplaudían la miseria y la tortura.
Vi sus caras miserables satisfechas, henchidas de orgullo, pavoneándose de sus hazañas como grandes gestas, lanzando vítores al tirano, mientras él, Atila, se postulaba a gobernar en inhóspitas tierras, donde ya no crece la hierba, ni la esperanza, vanagloriándose de sus logros.

—Yo o el abismo.

Y él, Atila, era la muerte.  Su sombra de cuatro años es capaz de oscurecer el sol de la libertad. Él y sus secuaces violaron hasta de las desdentadas encías de los ancianos que deben mantener a sus hijos y nietos con sus pensiones miserables.  Mientras se reían en nuestras caras, claro, que a través de la pantalla de plasma.

No. No es tiempo de dejar pasar oportunidades, ni de circos de apariencias y postín, ni vodeviles inútiles. Tampoco es cuestión de meter en la misma cama al león y al cordero, que a buen seguro alguno no verá la alborada. Recordad que Sherezade sobrevivió a la crueldad del rey, pero antes fenecieron mil doncellas. Ya no nos quedan vírgenes que ofrecer a los hunos, es preciso proteger a las no nacidas y también a los varones, porque cuando la viagra de la injusticia derrama sangre, no distinguen la carne del pescado, ni los adultos de los impúberes.

Es tiempo de sentarse a hablar, no los cuatro jinetes del apocalipsis, sino los cuatro que pueden vencer a Atila, que pueden devolver la esperanza. Es tiempo de la palabra, no de las bravuconadas, no de embestir, ni de ladrar, es tiempo de hablar.


Quienes no trabajamos, quienes pasan hambre, quienes no tienen casa, no podemos esperar más, o aceptamos sumisos la sodomía criminal o tomamos el mando, las víctimas de Atila, no admitimos espera.

De los cobardes nunca se dijo nada, y menos si son unos miserables que ocultan sus intenciones bajo un peluquín teñido.

Vosotros que os reclamáis representantes del pueblo…

¿Sois también unos cobardes? ¿Tanto miedo tenéis a Atila y sus secuaces?

Tenéis el pueblo detrás.

¿A qué coño esperáis para sentaos a negociar en lo que estáis de acuerdo?

Agüemos la fiesta a Atila y sus secuaces.


Cuadro :La fiesta de Atila, cuadro del pintor húngaro Mór Than.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...