sábado, 8 de julio de 2017

La cuestión catalana y su solución


Los republicanos tenemos claro que la solución debe ser política y con dialogo, que es mejor tender puentes que levantar muros. En el PP, se empeñan en la intransigencia y en fabricar independentistas todos los días, espero que el "nuevo" PSOE esté a la altura y no haga caso del oligarca Felipe González
 La cuestión catalana ya se habría resuelto hace mucho tiempo si al frente del gobierno del Estado y al frente de la Generalitat, no estuviesen dos partidos podridos hasta la médula de corrupción.
Podían haber aprendido de Zapatero, de cómo desactivó el plan Ibarretxe, pero eliminada ETA, el partido más corrupto de España, necesitaba del separatismo catalán para despertar lo más rancio de la sociedad española y traducir ese enfrentamiento en votos que le permitiesen continuar en el poder, consiguiendo mediante la manipulación de la Justicia y la Fiscalía que sus saqueos quedasen impunes.
 Y, por otra parte, los hermanos ideológicos del PP, los nacionalistas catalanes de CiU, necesitaban de el señuelo de la independencia para ocultar sus corruptelas, aunque fuese con un viaje a ninguna parte. Tengo la corazonada que, al menos en principio de todo este proceso, fue una estrategia común de las dos principales organizaciones mafiosas del Estado.
Ni PP, ni C`s, ni CiU, o lo que es ahora PdCat, ni algunos oligarcas del PSOE, como González o Guerra, quieren la solución democrática para Cataluña, para España. La solución debe ser siempre democrática, dialogada. Sería estúpida una declaración unilateral de independencia sin las garantías legales, y más con más del 50% de los catalanes en contra. Estúpido, pero rentable políticamente es los pasos torpes que está dando el Gobierno de Mariano Rajoy, su única pretensión tapar toda su corrupción con la monárquica bandera y una constitución obsoleta, que no votamos ni el 12 % de los españoles vivos, y que además se redactó con la amenaza de ruido de sables. 
Hay solución política y democrática, pero hacen falta políticos valientes, y no cobardes traidores y corruptos, las tres condicionantes por igual.
Poner las urnas para que el pueblo pueda expresarse es democrático, y debe respetarse, se hizo en Escocia, y no paso nada, se hace de manera periódica en Quebec, y Canadá, hoy por hoy, está considerado uno de los países de mayor implantación de la democracia, el mayor de toda América, a años luz de su vecino del sur. 
  Es necesario un referéndum, dos o mil para todo lo que sea necesario; pero, sobretodo, para declararnos independientes de la corrupción y de los políticos mediocres y cobardes, de esos patriotas de trapo que se envuelven en la monárquica bandera para robar, para divorciarnos de las cadenas que nos atan a un pasado vergonzante con este régimen heredero de la dictadura franquista.
El principal referéndum, no nos engañemos, es el que los ciudadanos podamos decidir, de una puñetera vez, nuestra forma de Estado, República Federal o monarquía instaurada por un dictador genocida, una vez realizado ese referéndum e instaurada la República Federal, hagamos cuantos sean necesarios.
En la República Federal, todos cabemos, incluido Portugal, en el actual Reino de la corrupción, sobramos los honrados.

Salud para todos y República para España.


Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...