martes, 18 de julio de 2017

Legalidad y legitimidad no es lo mismo ¡Viva la República!


Hablaba ayer mi querida paisana, amiga y hermana en apellidos e ideales, la escritora y activista incansable Nuria Martínez López, sobre la legalidad y lo legitimo. Es algo que quienes aspiramos a un Estado plenamente democrático en España, tenemos presente.
En este corrupto reino, podrido de corrupción, los políticos y poderes corruptos se amparan en la legalidad o constitucionalidad vigente para aplastar las legítimas aspiraciones democráticas del pueblo, para acabar con los legítimos derechos ciudadanos, para saquear las instituciones en su provecho, para infinidad de tiranías, maldades y corruptelas, amparándose en unas normas y una Constitución, que siendo legales, no son legítimas, están viciadas desde su origen.
El actual Régimen es legal, por supuesto, la actual constitución, es legal, fue votada algo más de quince millones de españoles, de los cuales viven menos de dos millones, y la cual todos los que tenemos 57 años o menos no la pudimos votar. En la redacción de aquella constitución pesaron mucho los sables y la voluntad de los herederos del dictador, de hecho, se aceptaron muchas de las voluntades del dictador, incluida la jefatura del Estado, y se obviaron otras no menos importantes, dando por hecho que se tenía la legitimidad para hacerlo, cuando solo se tenía la legalidad surgida de un Régimen ilegitimo y dictatorial, prolongando un Régimen tan corrupto y podrido como fue la dictadura franquista, en la persona del heredero del dictador.
Ese Régimen, surgido de un criminal golpe de estado, llevado a cabo por militares traidores a la patria, instauró una legalidad ilegitima, de la cual nunca puede o debe surgir, ninguna legalidad legitima, ni sobre sus cimientos ensangrentados se puede edificar una democracia avanzada, sin que esté podrida desde los inicios, como se ha demostrado.
Por tanto, la única legalidad legitima, que aceptamos quienes aspiramos a una España plenamente democrática es la de la futura Tercera República Española, donde la soberanía resida en el pueblo, no en una estirpe que a lo largo de la historia ha demostrado todo menos patriotismo e integridad moral. Aspiramos por tanto a recuperar esa legalidad legitima de aquella república, usurpada hace 81 años por la traición criminal de unos militares golpistas.
Hoy más que nunca:

¡Viva la Constitución! ¡Viva la República!

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...