jueves, 29 de agosto de 2013

La República, una necesidad.




Este mes de agosto no ha sido más de lo mismo, a nivel personal por primera vez me enfrento al abismo emocional terrorífico de saber que no tengo un puesto de trabajo al cual incorpórame y que por muy optimista que yo sea lo tengo más negro que el betún. 
Por otro lado  el mes comenzó con un presunto ladrón y un seguro embustero mintiendo en sede parlamentaria sin rubor alguno, apoyado por un partido podrido sin un ápice de ética en sus filas. 
  Por otro con una oposición que quiere o pretende nadar entre dos aguas y según los casos ni eso.  El PsoE sabe que el caso Bárcenas es un filón del cual sacar material suficiente como para continuar con el circo presuntamente democrático, sin tocar para nada las podridas raíces del sistema instaurado por el dictador, sabiendo que el tumor está en el sistema, pero que ese mismo tumor le resulta propicio para continuar chupando de la teta de la vaca, por tanto nada se puede esperar del principal partido de la oposición presuntamente de izquierdas.
En IU, comenzó el mes con el acercamiento a otras fuerzas de Izquierdas y republicanas, más tras la publicación de encuestas que auguraban un crecimiento importante de la formación de izquierdas, parece que se conforma con esos escaños, que no aspira a nada más o que lo deja para mejor ocasión, parece como si la expectativa de doblar su número de escaños fuese su única meta.


Este mes de agosto he hablado más, he criticado más lo que sucede en España, he intentado explicar a muchos mi opinión con palabras, ya que en el mes de julio tome la decisión de no sentarme ante un teclado sino era estrictamente necesario, lo he conseguido, lo cual me ha dado más tiempo para largas charlas, no todo los fructíferas que hubiese deseado, algunas conclusiones he sacado, más o menos desordenadas en mi cabeza.

Todos, tanto de derechas como de “izquierdas” e izquierdas, coinciden en:

1º) Nos han robado por encima de nuestras posibilidades.

2º) Los dos principales partidos están podridos hasta las trancas (según quien uno más que otro u otro más que uno.

3º) La monarquía, con su majestad a la cabeza, yerno, hija y demás, presuntamente no están limpios sino todo lo contrario.  Representando un derroche que el país no se puede permitir.


De acuerdo, solo con estos tres puntos, que hay muchos más, la República estaría a la vuelta de la esquina, sin embargo al pronunciar la palabra maldita, uno me dice, el de derechas:

-          Hombre, Paco, no hay que ser tan extremista.

Mientras que uno de “izquierdas”:

-          Todo poco a poco, de momento  que dimita Rajoy y después…

Así que me veo de apóstol incomprendido, que me cuesta explicar que la República es solo una forma de estado, que lo lógico hubiese sido tras la muerte de Franco que  España se hubiese convertido en una República. Que la guerra civil fue un golpe de Estado provocado por unos militares golpistas y no consecuencia de la instauración de una República, que llego del mismo modo que debe llegar la Tercera, de manera pacífica y democrática.  Que del mismo modo que a la muerte del dictador la única salida lógica y digna hubiese sido la convocatoria de un referéndum o incluso la reinstauración del régimen democrático anterior al criminal golpe militar  del general Franco, mientras que ahora la única salida digna y lógica es un proceso constituyente que nos lleve a un Estado al servicio del pueblo, del pueblo libre y soberano, de la República.

La cuestión no es que la Familia Real viva a cuerpo de rey sin pegar un palo al agua, derrochando a manos llenas, en contraposición con miles de familias que deben de buscar en los contenedores la comida caducada de los supermercados, en estos tiempos que corren no se puede permitir una monarquía impuesta por un criminal con todo lo que ello implica, derroche, malversación, tráfico de influencias, desimputaciones o “exilios” dorados a Suiza que nos cuestan casi medio millón de euros al año.

La República no es simplemente elegir a un presidente cada cuatro o cinco años, es mucho más y así lo debemos entender, es sentar las bases de un estado realmente democrático, sabiendo los errores del pasado y sobre todo teniendo muy en cuenta estos 38 años de corrupción institucionalizada, creando los controles necesarios para que esta farsa no se vuelva a repetir.

La actual Constitución no sirve para nada más que para continuar las trampas y mentiras del PPsoE, de los medios de manipulación masiva, de tan bacines y serviles con respecto a la monarquía que dan asco hasta el vómito.   Para nada protege a los desahuciados, ni a los trabajadores, ni a los necesitados, solo sirve de eficaz escudo para salvaguardar a los corruptos de quienes deben ser los depositarios únicos de la soberanía, los ciudadanos.



Debo reconocer que convencí muy poco, me parece que solo a los ya convencidos, pero soy muy tozudo, así que ahora con el teclado intentare convencer a quienes han prometido leerme, a esos incautos que todavía confían que la actual situación es algo puntual y pasajero, aquellos que se llaman de “izquierdas” y piensan que cuando llegue el PsoE, las cosas volverán a su cauce, olvidando que el PsoE es tan servil como el PP con la Troika y que le lame el culo a su católica majestad con igual entusiasmo.  También dando caña a IU, pues sin ser parte del problema, lo será sino habla con claridad y se conforma con aumentar su número de escaños sin plantear con firmeza que el tumor hay que extirparlo para poder salir adelante mirando al futuro con ilusión, lo contrario es alargar la agonía de este enfermo moribundo que es España.

Publicado también en: Unidad Cívica por la República

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...