jueves, 2 de octubre de 2014

Cárceles infantiles : Los preventorios del franquismo



Como ya quedo claro en el anterior artículo sobre siniestro el doctor Mengele español, las teorías enfermizas y criminales psiquiatra franquista Antonio Vallejo- Nájera dieron lugar al   secuestro de niños desde los primeros años de la dictadura — algo que parece ser común a todas las dictaduras fascistas como la argentina o chilena —hasta ya bien entrada la presunta transición a la democracia.
El “doctor” fascista, digno de un exhaustivo examen de sus obras y de su mente, por auténticos psiquiatras honrados no por el valor de sus trabajos, inútiles para todo, sino para ver la capacidad que tienen algunos locos para convencer a los criminales y poner en prácticas teorías absurdas surgidas de sus enfermos cerebros.  La teoría de este criminal, según la cual los republicanos
teníamos un gen rojo hacía “intelectualmente débiles, moralmente despreciables” especialmente a las mujeres que eran portadoras del mismo.  Siguiendo sus dictados en lugar de encerrarle directamente en un manicomio se abogaba por  encarcelar o asesinar a los padres y separar a los niños y niñas, los cuales eran robados para darlos en adopción, pero en muchos casos también los encarcelaban en los preventorios o cárceles para niños, para reeducarlos. 

Los niños, pero sobre todo las niñas, por su condición de seres “inferiores a los hombres” eran encerrados en lo que se dio en llamar Preventorios, en aquellas cárceles, eran sometidas a una disciplina propia de un campo de concentración nazi. Antes del amanecer eran despertadas para que con el sol en el horizonte Cantar el Cara al Sol. Experimentaban con ellas como si se tratase de cobayas humanas, casi a diario, apenas les daban de comer y tenían racionada hasta el agua.  Sus duchas eran de agua fría.

En su obsesión por el control de las criaturas, cronometraban hasta el tiempo en que hacían sus necesidades, que debían hacerlo en el horario establecido, como si el cuerpo de horarios. Hasta moverse de la cama estaba prohibido, castigándose severamente tanto física como psíquicamente. La única función de esas criminales cárceles infantiles franquistas era lavar el cerebro, y aunque parezca mentira funcionaron hasta el mismo año de la muerte del dictador.

Porque la Sección femenina, posiblemente por motivos económicos, para seguir engordando sus cuentas personales, una vez acabadas las hijas de los izquierdistas asesinados o encarcelados tenían la necesidad de seguir la tarea de dichas instituciones.  Para lo cual iban de pueblo en pueblo y a base de mentiras lograban recolectad niñas de familias pobres en las escuelas.
 Las vejaciones en preventorios fueron generalizadas, pero los documentos han desaparecido, ya se encargaron mientras desmantelaban los mismos, las nuevas autoridades “democráticas” de que no quedasen más testimonio que los de sus víctimas.

Casi cuarenta años después de la desaparición de aquellas criminales instituciones, suponiendo, que ya es mucho suponer que España sea un Estado democrático de Derecho, no se haya intentado reparar el daño hecho a tantas criaturas inocentes, la razón muy clara, los hijos de aquello bastardos criminales son quienes continúan dirigiendo el país, solo que ahora llenándoseles la palabra de democracia, sin saber el significado de la misma.  Del mismo modo que la monarquía es un apéndice de la dictadura, los actuales gobernantes son firmes herederos de aquellos despiadados gobernantes franquistas, el franquismo con apariencia democrática pero fiel a su principios ideológicos.

Enlace relacionado: El doctor Mengele  español, la extirpación del  “gen rojo”  de la sociedad española y sus consecuencias





Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...