martes, 13 de enero de 2015

El PP o la Nada


Esta entrada en principio iba a ser el inicio del prólogo de mi primer libro de poemas, el cual estoy maquetando, pero al final, de tanto escuchar el "PP o la nada" he recordado un poema de León Felipe y he pensado que posiblemente no hay mejor forma de hacer un prólogo que con un poema de León Felipe como plantilla, teniendo claro a que tres manzanas me refiero.

La manzana roja que me dieron a comer ayer tenía un gusano; la manzana blanca que se comieron mis padres tenía dos gusanos; y la manzana verde que se comió la pareja original, ya en la puerta falsa del Paraíso, tenía tantos gusanos que todos pudimos heredar nuestra parte.
Si hay una manzana sin gusanos en el mundo no está detrás de mí sino delante. (León Felipe)


La situación actual es producto de las acciones llevadas a cabo por parte de los poderes económicos, políticos corruptos, entidades financieras, manzanas llenas de gusanos, en algunos partidos, entidades financieras o instituciones, son tantos los gusanos que han comido toda la carne de la manzana de manera claramente terrorista han robado por encima de nuestras posibilidades.  Puede alguien echarse las manos a la cabeza al llamar terrorismo a esas acciones, pero se debe hablar con propiedad, 

Una familia de cuatro miembros, que pueden tener un negocio o trabajar los dos, les va bien y se compran una casa, convencidos de que podrán pagarla sobradamente, debido a las especulaciones de los terroristas financieros o de los corruptos que han robado por encima de nuestras posibilidades y gracias a leyes dictadas a políticos corruptos se ven en la calle, perdiendo el trabajo, a consecuencia de ello les roba legalmente la casa el banco y además no conforme con eso, deben seguir pagando la deuda de por vida, sin posibilidad de recurrir porque el gobierno impone unas tasas que provocan que solo los ricos puedan acceder a la administración de Justicia.  En muchos casos arrastrando a esa misma ruina a familiares avalistas, incluso ancianos o minusválidos.  ¿Cuántas muertes han provocado esas situaciones? No son suicidios, son asesinatos, son terrorismo.

Podemos equivocarnos a la hora de elegir nuestros gusanos, nuestros ladrones, pero no podemos seguir confiando en aquellos que sabemos que están corruptos, que manipulan a las personas. Aquellos que pretenden que la democracia consista en elegir cada cuatro años a quien te roba. Pasar de corrupto a corrupto y tiro porque me lleva la corriente, como en el juego de la oca. Y que si rompemos el vaivén de la costumbre, vamos directos al abismo, el PP o la Nada. Caemos en el pozo y si abrimos la boca, directamente en la cárcel, cuando vemos que los ladrones de traje y corbata no pisan siquiera la cárcel, en estos día hemos visto a Granados en la cárcel que él inauguró jugando a las cartas, con una galería acondicionada como si fuese la suite del Ritz, o a Jaume Matas  sin haber desecho todavía la cama de la celda.  Y se atreven a hablarnos de abismos  ¡Vamos hombre!
Seguimos con León Felipe:

   Desde la mecedora siguen hablando todavía ciertos sabios, de la libertad...
Y dicen que la libertad es la voluntad de mecerse de izquierda a derecha, de ir en sordos y rítmicos vaivenes, de una manzana podrida a otra manzana podrida, porque más allá de este balanceo no hay más que el muro negro y espeso y si un hombre o un pueblo se levanta de pronto y va a estrellarse los sesos contra el muro negro y espeso, le gritan que es un loco o un violento.
Pero no es ni loco ni violento. Es un personaje que dice:
Si no hay una manzana sin gusanos en el mundo... ¿para qué quiero yo los sesos?
Creo que la última prueba, la Gran Prueba, se encuentra en el cerebro roto del hombre.
Porque también está escrito: Y el que pierda su cerebro lo encontrará.

Pero no es ni loco ni violento. Es un personaje que dice:
Si no hay una manzana sin gusanos en el mundo... ¿para qué quiero yo los sesos?
Creo que la última prueba, la Gran Prueba, se encuentra en el cerebro roto del hombre.
Porque también está escrito: Y el que pierda su cerebro lo encontrará.


Ahora en nosotros está encontrar esos sesos perdidos en lo profundo de nuestro cerebro y por supuesto que para encontrarlos solo hay una alternativa, la unión  con objetivos claros, sin ambigüedades, desde la izquierda y el republicanismo, de lo contrario, los gusanos continuaran comiéndose nuestras manzanas hasta el infinito y más allá.


¡Salud Y República!

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...