viernes, 23 de enero de 2015

Las abarcas del campesino analfabeto que soñó ser poeta - Mi primer libro


Las abarcas del campesino analfabeto que soñó ser poeta, ya está  publicado tanto en versión digital como en papel
Hay que ser muy osado y muy inconsciente para que alguien que apenas fue a la escuela, que con once años ya trabajaba y con trece subía maletas en un hotel de Ibiza y en el invierno carretillas de hormigón que pesaban más que él, pretender ser escritor, poca cordura debe tener para ya peinando canas lanzarse a esa aventura.
Pero este loco insensato ha aprendido a base de golpes y de mucho esfuerzo ha ido aprendiendo a aprender, de manera lenta pero constante, como una acto de rebeldía por no poder tener la posibilidad de estudiar. Durante años me he convertido en un maestro de sí mismo, un analfabeto enseñando a otro analfabeto, consciente de mis limitaciones y de que tal vez nunca es tarde para ser lo que siempre quise ser.



Posiblemente si cuando con veintiséis años participé en el premio Nadal y fui uno de los que optaron al premio, no hubiese tirado la toalla, tal vez ahora, ¿quién sabe?  Ahora sería escritor.  O cuando un poeta, miembro de un jurado, se ofreció a ayudarme, hubiese aceptado su ayuda, la condición que dejase de lado la poesía social.  Por entonces yo ya tenía pensado ser tabernero, además, escribir novela es cuestión de imaginación y yo tengo mucha, mientras que escribir poesía es cuestión de sentimiento y yo también creo que tengo mucho, por tanto a pesar de disfrutar de la poesía “celeste”, me llena más la poesía escrita con sangre, con la sangre del pueblo, la sangre humilde de campesino que corre por mis venas, eso a pesar de no saber si lo que yo escribo puede llamarse poesía, como yo digo ¿poesía? pero tiene  lo que nunca debe faltar a una poesía.
Las abarcas del campesino analfabeto que soñó ser poeta, es un recopilatorio poemas escritos desde el sentimiento, no buscan complacencia del lector, ni el elogio, tan solo buscan provocar la rabia contra la injusticia y la tiranía.   Desde la humildad de las abarcas, del más humilde de los calzados, el que está pensado para pisar el barro, los terrones pero también para alojar los pies y el cuerpo de la rabia contenida contra quien intenté pisar esa humildad, que no por humilde sumisa.



La poesía tiene sentido si provoca una ciclogénesis explosiva en el corazón, explotando las venas, ya sea por amor, pasión, indignación, ansias de justicia o libertad. La poesía no pretende transformar el mundo, o tal vez sí, al menos debe intentarlo, de lo contrario… ¿De qué sirve la poesía?
Lo importante del poema es que sea capaz de llegar directo y conciso a donde llega la prosa a través de mil vericuetos con mucho mayor esfuerzo, al corazón, denunciar la mentira, llamar a las cosas por su nombre, rebelarse contra la injusticia, los poderosos y a su metálico dios y si además se consigue la belleza, mejor que mejor, pero siempre lo primero debe ser hacer estallar las venas.  
La poesía debe ser atrevida y desvergonzada con los fuertes y tierna con los más débiles. Debe ser capaz de escupir con el filo de las palabras a esos patriotas de trapo que roban a sus pueblos de manera miserable, a esos que hablan de democracia y no conocen su significado, denunciar el latrocinio que sufren los pueblos de esos adoradores de ídolos paganos, llamar al incendio de sus templos de manera metafórica, el verso no es violento, critica la violencia sutil y asesina de quienes la ejercen contra los más débiles.   Los desahucios, los despidos, los suicidios provocados por los ladrones, en nombre de un supuesto Estado de derecho, deben ser llamados por su nombre, son crímenes, son terrorismo, ante los cuales el poeta no puede cerrar los ojos, a riesgo de convertirse en un poeta maldito, siempre es preferible ser un poeta maldito que el bufón de un rey, porque el poeta debe ante todo ser el alma del pueblo.

Paco Arenas

Para ver o comprar versión Kindle



Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...