viernes, 20 de noviembre de 2015

No, en mi casa no brindamos con champán.(40 años después, los nudos siguen amordazando)



No, en mi casa no brindamos con champán, ni siquiera con cava. Desde que el 18 de noviembre dieron la noticia en Radio Francia Internacional, permanecimos, mi madre y yo, pegados a la radio. Maldiciendo que esa circunstancia no se hubiese producido ochenta años antes.

De haber sido así, posiblemente, este campesino analfabeto, sin estudios, habría estudiado, como era su deseo y el deseo de su madre.
Por desgracia, cuando el tirano murió, yo llevaba dos años trabajando 12 horas diarias, y más de cuatro, haciendo pequeños trabajos en pistas de Scaletrix, pintando camisetas, repartiendo propaganda...



No, no brindamos con champán;, pero aquel día, dos días después de la muerte del tirano, cuando el Régimen, lo confirmó oficialmente, el 20 de noviembre, el potaje de habichuelas con chorizo, espinazo de cerdo y rabo del mismo animal, nos supo a gloria, pensando que si Dios existe, a aquel criminal lo mandaría directamente a la caldera de Satanás, pues sólo a él, se podía comparar aquel ser tal vil y criminal.

Todavía no sabíamos que había dejado todo atado y bien atado, con nudos tan fuertes, que cuarenta años después siguen amordazado un pueblo que fue un ejemplo de valentía y que ahora es un ejemplo de cobarde sumisión.


Paco Arenas

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...