lunes, 1 de mayo de 2017

La bandera republicana, la bandera del pueblo

Hoy he sentido la patria, no es que no la haya sentido antes, corre por mis venas, forma parte de mi esencia, me emociono al ver ondear su bandera…
Sin embargo, hemos caído en la perversa trampa de los traidores a la patria, de aquellos que se levantaron en armas contra ella enarbolando otra bandera, que también representaba la patria, pero otra patria, la de los poderosos.
Sí, es cierto, no me emociona la misma bandera que hace vibrar de emoción a otros españoles. España debería tener una sola bandera, todos los españoles deberíamos sentir como propia la misma bandera, como ocurre en Francia, en Alemania, en Italia…
No lo han puesto tan difícil, han utilizado su bandera como arma arrojadiza contra los españoles que no tenían o tenemos el mismo concepto de patria que ellos. Nos prohíben hasta el simple gesto simbólico de que un solo día al año ondeé en los ayuntamientos nuestra bandera, la bandera que muchos españoles tenemos como propia y que fue la bandera del último régimen realmente democrático de la historia de España, la República Española.
No obstante, la patria no es la bandera, ni una ni otra, ni la monárquica, ni la republicana. La patria tampoco es el escudo. A la patria no la representa un rey que vive a cuerpo de rey, o una reina que hoy ha estrenado un vestido y unas joyas que cuestan más que lo que necesitan para comer varias familias españolas. La patria no son tampoco los corruptos gobernantes que tienen siempre la palabra España en la boca, saquean sus arcas y se llevan lo robado a los paraísos fiscales, no ellos, tampoco son la patria.
La patria es el pueblo, por encima de cualquier bandera, por encima de cualquier raza, con indiferencia de que haya nacido en España o en Ecuador, Colombia o Bolivia. La patria, son aquellas personas que trabajan honradamente por ella, aquellos que dan la mano a quienes lo necesitan, aquellos que no cierran los ojos ante lo que sucede a su alrededor.
Sí, hoy he sentido la patria, he sentido la patria agarrado a una bandera, una bandera sujetada por personas de distintas ideologías, que sentían la patria en distintos idiomas y acentos , con distintos matices...Porque hoy la PATRIA no estaba en los edificios oficiales, ni en los palacios, ni en los estadios de fútbol,  hoy la patria estaba en la calle exigiendo trabajo, libertad, justicia y fraternidad entre las personas y gentes de este bendito o maldito país que tanto amamos, y que se llama España, Espanya, España,  Espainia, Espanha
Y he tenido la sensación clara de que la patria estaba secuestrada por patriotas de trapo con cuentas en Suiza, y me he sentido más español, más patriota, más republicano. Y he gritado hasta dolerme la garganta:


¡¡¡España mañana será republicana!!!

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...