jueves, 27 de junio de 2019

La memoria se puede recuperar con el sonido de un sonajero




La memoria no está muerta, solo dormida entre las pantallas de plasma y el silencio cómplice de quienes guardan la dignidad escondida en el armario y la bandera de la libertad sustituida por la de aquellos militares golpistas que traicionaron a la patria.   

La memoria olvidada, transformada, con la que casualmente tropezamos y salimos huyendo como cobardes inconscientes, sin reparar en ella para evitar que nos llegue al corazón el dolor de las víctimas. No queremos abrir heridas que nos duelan. Cuando nos tropezamos con la verdad, nos cambiamos de acera e iniciamos la despedida. Preferimos el enigma a la verdad, necesitamos creer que aquellos gritos que todavía se escuchan en las cunetas, son parte de una serie televisiva o una película, parte de una ficción inventada. Cuando en realidad, esos gritos fueron producidos por el ansia de sangre de los verdugos, son parte de un extraño sueño que nuestros abuelos por miedo callaron y que nosotros preferimos ignorar.

  Dicen que los pueblos que olvidan su historia están obligados a repetirla, no hace tanto en España se reía, se tenía esperanza, las gentes soñaban con un nuevo y claro día. Y llegó ese día de abril floreciendo la primavera como nunca antes lo había hecho en España. Entonces los enemigos de España enarbolaron las banderas tristes de la intolerancia y el odio. Aquel dieciocho de julio, el más triste y cruel de la historia, fue el comienzo del reino de la crueldad, las tierras de secano fueron regadas con la noble sangre del pueblo.

La tristeza gris lleno de miedo y desesperación las más fulgurantes risas, asesinando la esperanza, acallando las ansias de libertad con el resplandor asesino de los fusiles en las tapias de los cementerios, en cualquier cuneta del camino. Fue tanta la alegría que destruyeron aquellos traidores que nunca jamás amaneció otro catorce de abril igual a aquel que el del año mil novecientos treinta y uno.

La memoria adormecida de un pueblo con amnesia se puede llegar a recuperar con el sonido de un sonajero, como el sonajero de Martín, arrebatado de los brazos de su madre para asesinarla.

Es la memoria de nuestros abuelos la que grita en el florecer de cada amapola, la que revienta nuestros oídos con el ensordecedor grito de los muertos, pidiendo VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN.


Paco Arenas, autor de Magdalenas sin azúcarla novela  que según  algunos profesores de historia deberían leer los jóvenes y todos quienes quieran conocer la verdad. 

2 comentarios:

  1. Paco, ENHORABUENA siempre por tus sabías y sentidas palabras.
    Seguiremos luchando para que La Memoria y LA VERDAD, nos hagan LIBRES .

    ResponderEliminar

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...