jueves, 30 de julio de 2015

Cataluña y el peligroso juego de los patriotas de traPPo

Cada día que pasa me da más miedo el PP, comienzo a dudar de que se vayan a celebrar elecciones generales en noviembre, dada su cada vez más inclinación hacía ideas y acciones propias de partidos fascistas. Desde la ley mordaza, propia de dictaduras ultraderechistas a la ley electoral que pretende aprobar sin consenso, hace que tema eso, que están preparando el terreno para una dictadura claramente fascista.

Al mismo tiempo juegan a ser demócratas y patriotas de trapo con cuentas en Suiza, van haciendo patrioterismo barato, alentando el patrioterismo más rancio y carca de la sociedad española, pero al mismo tiempo con muestras de torpeza máxima.

Elegir a un racista de ideología filo nazi como candidato a la Generalitat es además una muestra de torpeza y de que no están entendiendo nada. Al nacionalismo independentista no se le combate con nacionalismo fascista sino con razones, argumentos y entendimiento y generosidad, demostrando que entiendes las razones más que sobradas para querer escapar de un país que no ha sabido ni ha querido llegar a convertirse en un estado federal en el cual todos los territorios sean partícipes y corresponsables de las medidas a tomar en cada momento.


 EN LAS DEMOCRACIAS SE HABLA Y SE NEGOCIA, NO SE IMPONE. El racista Albiol puede darle votos al PP entre lo más rancio de la sociedad española, pero puede radicalizar algo que debe tratarse con tacto extremo, jamás con extremismo de corte fascista que incite el rechazo de cualquier demócrata, sea independentista o no.

No me cabe duda que la decisión de nombrar a Albiol forma parte no de un intento de “limpiar Cataluña” de independentistas, sino de que la gente se olvide de la corrupción de que el PP ha actuado y continua actuando presuntamente como si fuese un partido político y no lo que parece ante la multitud de casos de delincuentes que salen un día sí y otro también en los noticiarios.


Regreso al principio, el PP, estoy convencido que prepara algo y no precisamente democrático, a muchos se les llena la boca de que en España no existe un partido de extrema derecha como en Francia o Alemania, es falso, está completamente integrado en el ADN del PP, tal vez eso es lo único que tenga de partido político, en cuanto a lo otro es una organización plagada de delincuentes que se presenta a las elecciones.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...