jueves, 16 de julio de 2015

Europa, la gran madame de burdel

Era solo una pegatina

Algunos durante algún tiempo llegamos a creer que ella era una garantía de decencia, pensábamos que ella nos salvaría de los “salvadores de la patria” —tan comunes por estas tierras y también por la cuna de la civilización y la democracia —pero no era solo un espejismo en el desierto, su espíritu ha sido prostituido, ahora es la gran prostituta, la gran “salvadora de patrias”, la madame del gran prostíbulo, la gran proxeneta que entrega de balde las vírgenes a   poderosos y depravados delincuentes de traje y corbata .


La gran prostituta se ha entregado al terrorismo financiero, el peor y más criminal de cuantos existen, exceptuando aquel que en tierras de Oriente degüella a hombres mujeres y niños a cuchillo. Estos terroristas no se manchan las manos de sangre, son cobardes, fríos asesinos sin piedad, pero cobardes.  Matan y asesinan igualmente a hombres mujeres y niños, pero antes humillan a los pueblos y a las personas hasta la desesperación, hasta conseguir que sean ellos mismos quienes se degüellen.



La gran madame con tal de complacer a los cobardes “señoritos” obliga a traicionar principios y valores de la ética y la moral de aquellos gobernantes que creyeron que era posible la democracia, la soberanía del pueblo.  No pueden permitir que el pueblo sea soberano y avisan a navegantes con un macabro espectáculo de degollamiento público de todo un pueblo, un nuevo genocidio mucho más sutil e invisible pero tan cruel como el practicado por los nazis contra todos aquellos que caían bajo el peso de su criminal bota, incluidos republicanos españoles.  Ahora practican el genocidio social   prostituyendo las palabras hermosas, “democracia”, “solidaridad” , que suenan en sus bocas como vómito agrio.

Algunos creímos que ella, que Europa, era la gran garantía de democracia, sabiendo que en nuestro país, que en España, nos quedaba mucho para llegar a ser una democracia, después de una dictadura fascista que sembró estas tierras de sangre, llegó un sucedáneo de democracia, dónde la soberanía residía en el heredero de un sanguinario dictador, que a su vez ha prolongado este apéndice la dictadura en la persona de su hijo. Ahora ella, Europa es la gran prostituta que secuestra voluntades, viola sueños y esperanza de libertad y democracia. 

Estamos en un inmenso prostíbulo del cual debemos escapar para impedir que nuestros hijos, al igual que estamos siendo nosotros sean violados y sodomizados por sifilíticos terroristas financieros. 

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...