martes, 9 de septiembre de 2014

Cataluña, España, corruptos, separatistas , separadores y el derecho a decidir


Hace un año publique el artículo que va a continuación, poco ha cambiado, salvo en lo que respecta a don Jordi Pujol, “el secreto a voces” que todos conocían y del que nadie hablaba, y no por cobardía, sino porque una mierda tapa otra mierda, porque la corrupción no se limitaban a la geografía catalana, sino que  se extendía por igual y del mismo modo por toda la geografía española, por todas las instituciones y por los dos principales partidos del Régimen, incluida la Casa Real, también bajo sospecha.  Los mismos pagadores, distintos cobradores, pagadores, cobradores, corruptos por igual. Ladrones todos, creadores de las puertas giratorias y favores a cambio de obras públicas, con presupuestos inflados, hasta el punto de arruinar el país, al que siguen robando criminalmente, no es de extrañar que se sigan protegiendo y disculpando, son del mismo gremio, el de los ladrones.
Lo lógico es que en un año, de no haber habido unos ineptos y corruptos gobernantes, tanto en el gobierno de España como en el de Cataluña, se hubiesen tomado decisiones, se hubiesen sentado a buscar soluciones.   No lo han hecho precisamente por lo expresado anteriormente, porque a la corrupción que les domina, la ineptitud de un Gobierno central, que no sabe cómo salir del atolladero y de un gobierno autonómico, atrapado en un laberinto, sin saber si actúa por los intereses del pueblo catalán o por los suyos personales propios, preso de un compromiso que se le ha escapado de las manos, hasta el punto que teme tanto o más a la independencia que el gobierno central, ambos van de farol, y eso quien termina pegándolo son los ciudadanos.

Para quien no lo leyese aquí está el artículo del año pasado, es un  pequeño repaso sobre lo que, en mi opinión,  nos ha llevado a esta situación, por desgracia, a estas alturas no sabemos si llegaremos a puerto alguno o si entre los dos capitanes borrachos terminaran por hundir el barco:

El titulo arriba expuesto, en realidad debería ser mucho más largo, por ejemplo: Sobre  el derecho a decidir y el grano de mostaza, separatistas y separadores o  como  fascistas juegan  a ser patriotas alimentando el independentismo y presuntos nacional-socialistas jugando a ser socialistas y fascistas al mismo tiempo. Pero eso ya es más que una entradilla y mi idea es escribir algo cortito – que siempre sale largo-  que deje claro lo que pienso sobre el tema.
El nacionalismo catalán comenzó desde que un criminal rey Borbón decidiese entrar a sangre y fuego arrasando Barcelona, antes algo hubo, después no hubo mucho.  Si bien es cierto que desde finales del siglo XIX (renaixença) no ha parado de crecer, llegando incluso a declararse la efímera República Catalana, dentro de la también efímera República Española.  Dato a tener en cuenta para mi exposición, que espero breve.   

La represión franquista alimento el nacionalismo catalán, pero al mismo tiempo a todos los pueblos de España nos metió de manera criminal el miedo en el cuerpo.  Con la muerte del dictador se llevaron a cabo todo tipo de concesiones en las cuales no se creía ni poco ni  mucho ni nada, haciendo que los nacionalistas/derechistas pudiesen someter al Estado a todo tipo de chantajes sabiendo los gobernantes estatales sabían que  no estaban jugando limpio, pero que con tal de tener contentos  a los primeros, estaban dispuesto hasta hablar catalán en la intimidad.

Luego comenzaron a jugar al absurdo, es ahí cuando el independentismo, que era un grano de mostaza insignificante comienza a desarrollarse. Recordemos el “boicot a los productos catalanes, promovido entre otras por la ex prescindible de Madrid, doña Esperanza, que ahora dice de catalanizar España.  Recordemos el absurdo de recurrir al TC el Estatuto votado por el pueblo catalán y la manipuladora y torpe campaña llevada a cabo por el PP. Recogiendo firmas por toda España y sembrando esta de un nacionalismo fascista y anti catalanista y Cataluña de independentistas, con independencia de que fuesen andaluces, castellanos o catalanes.

Más tarde ya con los bastardos hijos de Franco en el gobierno del Reino de España.  Con  la crisis, con criminales recortes y  las torpezas imponiendo modelos educativos, desde la prepotencia, el desdén y la estupidez, ha provocado que en Cataluña el grano de mostaza se desarrolle y cada día crezca con mayor fuerza.  Eso a pesar de que quien gobierna en Cataluña no sea un ejemplo de democracia en ningún aspecto. Lleva a cabo medidas tan criminales y fascistas como sus homólogos de Madrid, pero juega con la ventaja del descontento y de poder echarles la culpa a los torpes hijos de Franco, que cada vez que abren la boca riegan el árbol de la mostaza independentista.

Nada ayudan a apaciguar las cosas quienes desde posiciones que lo único que buscan es el rédito electoral, hacen propuestas tan maliciosas como la de UPyD (¿Falange Española?). El derecho a decidir. ¿De toda España o de solo Cataluña? Esa propuesta es provocar un incendio donde no lo hay, por ejemplo, supongamos que ese referéndum se realiza en toda España, en una España que se hunde y de la que todos quieren escapar, está claro que a nivel nacional ganarían los partidarios del “no derecho a decidir de los catalanes”, pero se prendería la llama independentista en Euskadi y tal vez en otras zonas, donde ahora el independentismo no representa más de lo que puede representar un grano de mostaza, Galicia, País Valenciano, Baleares, Andalucía,  Canarias…    
Tampoco ayudan esos filo fascistas, que quieren hacernos creer que guardan la esencia del socialismo patrio cuando ni son socialistas ni nada que se les parezca. Esos que  dicen que hay que romper con el PSC, porque este ha dejado de ser socialista y se ha convertido en nacionalista, cuando el PsoE hace ya muchísimos años que dejo de ser socialista y de izquierdas;  convirtiéndose en un partido de centro derecha y lo es casi peor en un partido monárquico que apoya la continuidad de la más anacrónica e inútil y fascista institución española, que fue impuesta por un general genocida.


El derecho a decidir o equivocarse de cualquier persona o territorio resulta  irrenunciable. No quiero que Cataluña sea de España, quiero que sea España, lo cual es muy diferente. Pero nadie puede decidir por nadie, los catalanes debieran decidir por ellos mismos, pero me gustaría mucho que cuando lo hagan decidan quedarse, seguir siendo España, formando parte de España, aunque esta España de vergüenza propia y ajena. Quiero que se queden  para ayudar al resto de España a recobrar la Soberanía Nacional, en estos momentos usurpada por voluntad de un genocida dictador.



Pienso que este barco debería salvarse, son muchos años los que llevamos unidos para romper de malos modos. Soy federalista,  más partidario, por tanto,  de hacer puentes que de levantar fronteras. España sin Cataluña, ya no sería España, es por ello por lo que hoy es más necesario que nunca la República Federal en la que todos nos podamos sentirnos integrados y formar parte de proyecto, más que común, colectivo.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...