domingo, 9 de noviembre de 2014

Cuando la democracia consiste en negar la palabra al pueblo


Como siempre me ha ocurrido con este tema, he hecho un poco como Rajoy, he cerrado los ojos, y al contrario que él, he reflexionado.  Por lo general se puede comprobar cada vez que ha surgido algo sobre la llamada “cuestión catalana” o el “desafío soberanista”, he dejado pasar varios días y sin “contaminarme” de ideas ajenas he dado siempre mi opinión, supongo que para muchos equivocada, pero al fin y al cabo mía.
 Harto de tanta estupidez e ineptitud de nuestros gobernantes, de los cómplices de nuestros gobernantes, que antes también fueron gobernantes, de la muy “preparada” jefatura del Estado , que como dicen en Pinarejo:
    ¿Está padre?

    Sí, pero como si no estuviera, está borracho.

Ese es el símil que más se ajusta a la supuesta preparación del heredero de Franco en su segunda generación, no creo que esté borracho, puede que esté muy preparado, pero no ejerce, es como si no estuviese.

Durante el día de hoy no he puesto las noticias, no he abierto ningún periódico ni de papel, que no los compro, estoy en el paro, ni digital. Tampoco he puesto el telediario, ni he querido saber nada, ni sé de cómo va la consulta, si la afluencia es mucha, poca o ninguna. Y no es que no me importe, al contrario, me gustaría que Cataluña siguiese formando parte de España, pero el Partido Popular se empeña en romperla, el fascismo patrio siempre ha actuado así, con tal de liarse la rojigualda patriotera al cuerpo, esgrimiéndola como arma arrojadiza contra quienes no somos tan “demócratas” como ellos, ni tan “patriotas” como ellos.

Tan “demócratas”, que entiende la democracia consiste en impedir que el pueblo se exprese en las urnas. Deberían haber aprendido de la cuestión escocesa, el pueblo escoces ejerció su derecho democrático a expresarse y lo hizo con claridad y libremente tanto los partidarios de la independencia como quienes estaban en su contra. Ganó por los pelos el no, “fin de la cita”, que diría nuestro “demócrata”, primer ministro del corrupto Reino de España y presidente del muy corrupto Partido Popular.

Tan “patriotas”, que piensan que puniendo en peligro la unidad de España, van a conseguir más votos en las urnas, jugando estúpidamente a comportarse como lo que en realidad son, retrógrados franquistas, apelando a un supuesto patriotismo, a una supuesta Constitución democrática, que impone al pueblo deberes y obligaciones que poco o nada tienen de democráticas y sin embargo no protege sus derechos de los delincuentes de traje y corbata, de los ladrones, de los sinvergüenzas y criminales. Su estupidez es tal que no se dan cuenta que cada vez que abren la boca, crean un independentista, catalán, vasco o pinarejero.

No lo sé cuál será el resultado de la consulta que hoy se celebra, a buen seguro que será abrumador el doble “SI”. ¿Consecuencias?:

1.      El independentismo catalán será reforzado y tendrá más argumentos.
2.      No servirá de nada al Estado el no haberlo permitido como debería haberlo permitido de estar España gobernada por demócratas de verdad.
3.      La sociedad catalana se radicalizara en sus posturas.
4.      Como consecuencia de la estupidez e torpeza del Gobierno será preciso para el también corrupto e inepto gobierno catalán convocar nuevas elecciones, en este caso plebiscitarias, convertida la sociedad catalana en bloques antagonistas enfrentados.
5.      Esas elecciones claramente las ganará el bloque soberanista, viéndose obligado, en contra de la voluntad de muchos de sus integrantes a proclamar la independencia unilateral de Cataluña, sin soluciones intermedias.
6.      Cataluña democráticamente se convertirá en un Estado Independiente.

Todo esto por tener como gobernantes a “demócratas” en lugar de demócratas, a “patriotas”, en lugar de patriotas, a un jefe del Estado “preparado”, en lugar de preparado.  No sirve dejar que pasen los problemas sin resolverlos, esperando hasta que pasen es necesario afrontarlos con decisión pero no creando problemas donde no los hay.  Los herederos del franquismo, no se enteran de lo que significa la palabra democracia, ni patria, que hace tiempo la trasladaron al Paraíso. Si el pueblo catalán hubiese votado como el escoces, mañana puede que fuese proclamado la república independiente de Cataluña, pero lo más posible es que no, que hubiesen pesado distintos factores prácticos de diversa índole.  La mayoría de los españoles, creo yo, nos gustaría que Cataluña siguiese formando parte de España, pero tampoco creo que nos preocupe hasta el punto de que sea más prioritario que otros muchos asuntos, más cercanos, como trabajar y echar a los ladrones, “demócratas” y “patriotas” de las instituciones para así, con Cataluña o sin ella, sentirnos orgullosos de serlo, no como ahora que somos la vergüenza del mundo, por culpa de esos ladrones y por no ser capaces de echarlos del poder, para que España realmente sea gobernada por demócratas y patriotas que estén al servicio del pueblo.


Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...