sábado, 15 de junio de 2013

¿Dónde vas PsoE triste de ti? ¿En la senda de la desesperación o la desaparición?


Estas dos preguntas surgen no solo en mi mente calenturienta que se viste de colorines a la menor oportunidad y ve las banderas de la libertad, de la democracia, de la República en el momento que cierra los ojos y se pone a soñar.
¿Dónde va el PsoE? Es la pregunta que muchos nos hacemos, sus propios militantes e incluso sus dirigentes, creo que nadie lo tiene muy claro, el laberinto cretense se está convirtiendo en un laberinto infernal para el PsoE, el ovillo se ha roto en múltiples pedazos con nudos imposibles de desenredar,  ya nadie creé en ellos, la última etapa de Zapatero  fue desastrosa negando la evidencia de la crisis y terminando aplicando medidas reaccionarias propias de la derecha monárquica de este país, lo cual les llevo al debacle electoral, porque la opción del 20 de noviembre que vieron los españoles no fue votar entre derecha reaccionaria e izquierda moderada, la opción que percibieron fue entre votar  a la extrema derecha y derecha vestida para el carnaval disfrazada de izquierda fraudulenta . Prefirieron para desdicha de todos de las dos peores opciones la peor.  Sin que tenga yo muy claro a estas alturas de la historia si habría sido muy diferente la actuación del monárquico derechista PsoE, del monárquico reaccionario Partido Podrido.



Todos los días salen noticias discordantes de distintos miembros del PsoE, en la mayoría de los casos demuestran que nadie sabe por dónde tirar, no hay coherencia ninguna, no hacen oposición, todos  rinden vasallaje servil y bacinesco al minotauro, es como si Teseo hubiese pactado la muerte de Atenas a plazos, así actúa el PsoE, firma acuerdos con quien realiza criminales recortes a los ciudadanos, no cuestiona la autoridad del minotauro, hace día sí y día también felaciones a la luz del día  a la monarquía franquista y se hace cómplice necesario de que nos den por donde amargan los pepinos a los españoles.  


Me duele expresarme en estos términos, hay mucha gente honrada en ese partido, muchas personas decentes, tan escandalizadas como yo con eso comportamientos de prostituta poligonera al servicio de la más anacrónica de las instituciones que lleva a cabo la cúpula monárquica del PsoE, señoritos de traje y corbata con lenguaje de difícil clasificación que insultan el nombre del PsoE, la tradición del PSOE de Pablo Iglesias, llamándose socialistas.  Un socialista jamás pude apoyar a una institución parasitaria como lo hace y de manera tan servil. Un socialista está al lado del obrero, del pueblo, no al lado del rey y sus vasallos, un socialista no es vasallo de nadie, es ciudadano.   Me siento socialista, me duelen en el alma las palabras que salen de mis dedos, pero es lo que siento y lo siento sin con ello ofendo a amigos, reconozco que tan solo en una ocasión vote al PsoE y que posiblemente no lo vuelva a hacer nunca, pero me duelen esas siglas, y soy consciente de que el PSOE, no el PsoE, es necesario para la reconstrucción de una ESPAÑA  realmente democrática. 


El PsoE está tomado por gentes que nada tienen de socialistas, se demuestra todos los días, la última en el parlamento valenciano, ante la propuesta de EUPV(IU) sobre el derecho a decidir de los ciudadanos entre un régimen democrático y republicano o un régimen cada vez más alejado de lo que puede ser un sistema democrático que se sustenta en una anacrónica institución impuesta por el dictador Franco. El grupo parlamentario “socialista” se decidió por la abstención, atreviéndose solo un diputado a votar a favor de la república, de la democracia, y saliendo otros cuatro del hemiciclo para no romper la disciplina de voto, VERGONZOSO, y una burla a la inteligencia y a los estatutos del Pspv.  El número dos de del Pspv, Francesc   Romeu criticaba la actitud del grupo socialista, y defendía la postura de los cinco diputados, teniendo en cuenta que, en el congreso del partido de hace un año, se aprobó una enmienda en la que se recordó que el PSPV era un partido de tradición republicana y se instó a la revisión constitucional de instituciones anacrónicas como es el caso de la Corona.


Aún queda muchos miembros del PsoE con dignidad en sus filas, pueden si quieren dar paso para volver a convertir el PsoE en un partido de clase y republicano, en volver a ser el PSOE, o de lo contrario pronto no serán necesarias las dos preguntas que dan título a este artículo: ¿Dónde vas PsoE triste de ti? ¿En la senda de la desesperación o la desaparición.

Publicado también en: Unidad Cívica por la República

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...