miércoles, 19 de junio de 2013

El DNI nº 14,más certezas que dudas


A estas alturas de la película, con el guion definitivo aún sin escribir porque no saben cómo explicar lo inexplicable, existen más certezas que dudas sobre lo ocurrido, si según José María Mollinedo - portavoz del Sindicato de Técnicos de Hacienda (GESTHA) – si realmente se trata de un error, que no lo parece, si solo los miembros de la Casa Irreal poseen DNI - siguiendo la costumbre impuesta por Franco -  con dos dígitos, esa confusión o error solamente se ha podido producir con el DNI de otro miembro de dicha familia irreal española, el resto tenemos ocho dígitos.

Si como parece, esas fincas no han cambiado de titular si las presuntas escrituras se han realizado ante trece notarios diferentes y han sido 13 los registradores de la propiedad  en diferentes provincias españolas, si tanto notarios como registradores dicen que la posibilidad de que se haya producido una equivocación en cadena es nula, con un nombre como Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia, me da a mí, mis escasos conocimientos que van a necesitar todos los guionistas del reino para hacer un guion convincente.
Cada cual que saque sus propias conclusiones, con lo meticulosos que son notarios y registradores y el control tan exhaustivo que ejerce la Agencia Tributaria sobre los dineros de los españoles, que cada cual saque sus propias conclusiones.

Los españoles tenemos derecho a sospechar y por supuesto a saber la verdad, no cuela nada de lo que estén cocinando los guionistas de la Zarzuela, de la Moncloa o el peliculero de Montoro.  Lo único que está claro es que nos están estafando y que nunca sabremos el montante de la estafa hasta que consigamos que la parasitaria institución impuesta por el dictador forme parte de la historia gris y vergonzante de este gran país que presumimos  bravura del mihúra española pero que en realidad nos  comportamos como rebaño de  sumisos cabestros.


Después de escribir esto me he marchado a darme un baño para el susto y al regresar me he encontrado con estas explicaciones de Montoro, las cuales se parecen como dos gotas de agua al despido en diferido de Cospedal. Vamos, que lo que se oculta debe ser algo gordísimo.  Hasta en 28 ocasiones repite la palabra error.  A mi me da por pensar mal, muy mal, pero lo que se me ocurre se le puede ocurrir a cualquiera, así que juguemos a pensar lo que realmente ocurrió y sabremos la verdad.



Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...