viernes, 3 de mayo de 2013

LA ARENA TRAICIONADA "Los validos" ( o el papel de los medios de comunicación en el mantenimiento de la monarquía)


La libertad de expresión es una especie muy amenazada, no siempre por las instituciones, por la censura o  por la autocensura, hay un virus mucho más peligroso que amenaza la libertad de expresión, la de aquellos “mastica con entusiasmo las deyecciones del soberano”, los manipuladores al servicio de la mentira, los bacines, los babeantes que son capaces de decir que la noche es día si así piensan que van a complacer a quien echa la paja en el pesebre, algunos incluso hacen de portavoces de un  determinado partido político y se cargan de razón hasta en el nombre, pero son peores aquellos que desde posicionamientos presuntamente democráticos manipulan opiniones y conciencias.
Este magnífico poema de Pablo Neruda viene como anillo al dedo para la ocasión...







Pablo Neruda, Canto general [1938-1949] ^


LA ARENA TRAICIONADA

"Los validos"



En el espeso queso cárdeno
de la tiranía amanece
otro gusano: el favorito.

Es el cobardòn arrendado
para alabar las manos sucias.
Es orador o periodista.
Despierta de pronto en palacio,
y mastica con entusiasmo
las deyecciones del soberano,
elucubrando largamente
sobre sus gestos, enturbiando
el agua y pescando sus peces
en la laguna purulenta.
Llamémosle Darío Poblete,
o Jorge Delano "Coke".
(Es igual, podría llamarse
de otra manera, existiò cuando
Machado calumniaba a Mella,
después de haberlo asesinado.)

Allí Poblete hubiera escrito
sobre los "viles enemigos"
del "Pendes de La Habana".
Más tarde Poblete besaba
las herraduras de Trujillo,
la montura de Moriñigo,
el ano de Gabriel González.

Fue ayer igual, recién salido
de la montonera, alquilado
para mentir, para ocultar
ejecuciones y saqueos,
que hoy, levantando su cobarde
pluma sobre los tormentos
de Pisagua, sobre el dolor
de miles de hombres y mujeres.

Siempre el tirano en nuestra negra
geografía martirizada
hallò un bachiller cenagoso
que repartiera la mentira
y que dijera: El Serenísimo,
el Constructor, el Gran Repúblico
que nos gobierna, y deslizara
entre la tinta emputecida
sus garras negras de ladròn.
Cuando el queso está consumido
y el tirano cae al infierno,
el Poblete desaparece,
el Delano "Coke" se esfuma,
el gusano vuelve al estiércol,
esperando la rueda infame
que aleja y trae tiranías,
para aparecer sonriente
con un nuevo discurso escrito
para el déspota que despunta.

Por eso, pueblo, antes que a nadie,
busca al gusano, rompe su alma
y que su líquido aplastado,
su oscura materia viscosa
sea la última escritura,
la despedida de una tinta
que borraremos de la tierra.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...