miércoles, 30 de mayo de 2012

MIGUEL HERNADEZ, VICTOR JARA Y SERRAT






Miguel Hernández, junto con Pablo Neruda, Federico García Lorca, Antonio Machado y Luis Cernuda, han sido y son mis poetas favoritos.
Víctor Jara en mis años jóvenes fue un referente, tenía todas sus cintas y las escuchaba hasta que se rompían.  Serrat me ha ocurrido tanto de lo mismo.  Ambos tienen en común que siendo cantautores han versionado poemas de Miguel Hernández.
VIctor Jara, procedia de una familia campesina chilena, se convirtió en un referente internacional de la canción reivindicativa y de cantautor, fue torturado y asesinado   por fuerzas represivas de la dictadura de Augusto Pinochet, poco después del golpe militar que derrocó al gobierno de Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973. El estadio donde fue asesinado junto con miles de demócratas chilenos, hoy lleva su nombre, se utilizaron sus instalaciones como centro de detención y torturas. Comenzó a funcionar el día 12 de septiembre de 1973, con el trasladado de los primeros 600 prisioneros políticos procedentes de la Universidad Técnica del Estado. El 14 de septiembre en sus instalaciones es asesinado el cantautor Víctor Jara, luego de ser sometido a largas y durísimas sesiones de tortura, por parte de funcionarios del Ejército de Chile.
 De Serrat debo decir que gracias a él, escuche el primer poema de Miguel Hernandez, lo recuerdo bien, “Para la libertad, sangro, lucho pervivo…, mientras cumplía el servicio militar en tierras africanas, cuando llegue a mi casa lo primero que hice fue ir a la librería “Paris-Valencia” y comprar un volumen con la obra completa del poeta pastor.




NIÑO YUNTERO 




Al leer “El niño yuntero”, pensé en mi padre ya muerto, que había sido niño yuntero, como tantos otros de nuestra tierra manchega, nuestra tierra castellana, nuestra tierra española y del todo el mundo, las lágrimas se me saltaron de imaginarme a mi padre sosteniendo el arado.

El niño yuntero

Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido
por el yugo para el cuello.

Nace, como la herramienta,
a los golpes destinado,
de una tierra descontenta
y un insatisfecho arado.

Entre estiércol puro y vivo
de vacas, trae a la vida
un alma color de olivo
vieja ya y encallecida.

Empieza a vivir, y empieza
a morir de punta a punta
levantando la corteza
de su madre con la yunta.

Empieza a sentir, y siente
la vida como una guerra,
y a dar fatigosamente
en los huesos de la tierra.

Contar sus años no sabe,
y ya sabe que el sudor
es una corona grave
de sal para el labrador.

Trabaja, y mientras trabaja
masculinamente serio,
se unge de lluvia y se alhaja
de carne de cementerio.

A fuerza de golpes, fuerte,
y a fuerza de sol, bruñido,
con una ambición de muerte
despedaza un pan reñido.

Cada nuevo día es
más raíz, menos criatura,
que escucha bajo sus pies
la voz de la sepultura.

Y como raíz se hunde
en la tierra lentamente
para que la tierra inunde
de paz y panes su frente.

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
resuelve mi alma de encina.

Le veo arar los rastrojos,
y devorar un mendrugo,
u declarar con los ojos
que por qué es carne de yugo.

Me da su arado en el pecho,
y su vida en la garganta,
y sufro viendo el barbecho
tan grande bajo su planta.

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón
de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son
y han sido niños yunteros.




Nanas de la cebolla
Si con el niño yuntero se me saltaron las lágrimas, con las nanas de la cebolla mis ojos parecían manantiales de imaginarme la situación por la que paso Miguel, su esposa y su hijo. El poeta le escribe a su esposa  dirige a su esposa, explicándole lo impotente que se siente la no poder ayudarla, a ella y al hijo de ambos, en esta época de miserias, de hambre. La anima a seguir adelante, también a su pequeño, que ría en este tiempo lleno de adversidades y se suma a su sufrimiento, contándole como él, aun estando tan lejos, siente el olor a cebolla, siente el dolor, y el hambre que ellos sienten, la oscuridad, la desesperación. Él también conoce ese sentimiento, el no tener nada. La celda teñida de negro, no hay esperanza. Hambre y dolor. Desaliento. Inyecta a su pequeño la importancia de vivir, de saber disfrutar, de reír, de ser fuerte hasta que vengan tiempos mejores. Le hace saber cuánto le reconforta su existencia, lo fuerte que le hace, las ganas de seguir adelante que le imprime, lo valiosa que es su sonrisa y su bienestar en sus días grises entre rejas. Le anima a aprovechar su niñez, a que no la deje atrás demasiado pronto, pues él ya la dejó, y nunca volvió. Ya habrá tiempo de luchar, de ser hombre feroz tiempo para enterrar la alegría y la paz, La añoranza que el poeta siente por su familia. El no poder ayudarlos, sintiéndose maniatado, encerrado, preso y sin futuro, impotente ante esta insostenible situación. Su mujer sólo se alimenta de pan y cebollas, dada la extrema pobreza en la que viven. Hernández lo siente en lo más profundo de su corazón. Les anima a seguir adelante, a reír, a disfrutar de la vida,
Es un canto triste a la esperanza, no hay resignación, hay ganas de vivir aunque la muerte le acechaba en las cárceles franquistas.

  
NANAS DE LA CEBOLLA

                                   La cebolla es escarcha
                                   cerrada y pobre.
                                   Escarcha de tus días
                                   y de mis noches.
                                   Hambre y cebolla,
                                   hielo negro y escarcha
                                   grande y redonda.

                                   En la cuna del hambre
                                   mi niño estaba.
                                   Con sangre de cebolla
                                   se amamantaba.
                                   Pero tu sangre,
                                   escarchada de azúcar
                                   cebolla y hambre.

                                   Una mujer morena
                                   resuelta en lunas
                                   se derrama hilo a hilo
                                   sobre la cuna.
                                   Ríete niño
                                   que te traigo la luna
                                   cuando es preciso.

                                   Tu risa me hace libre,
                                   me pone alas.
                                   Soledades me quita,
                                   cárcel me arranca.
                                   Boca que vuela,
                                   corazón que en tus labios
                                   relampaguea.

                                   Es tu risa la espada
                                   más victoriosa,
                                   vencedor de las flores
                                   y las alondras.
                                   Rival del sol.
                                   Porvenir de mis huesos
                                   y de mi amor.

                                   Desperté de ser niño:
                                   nunca despiertes.
                                   Triste llevo la boca:
                                   ríete siempre.
                                   Siempre en la cuna
                                   defendiendo la risa
                                   pluma por pluma.

                                   Al octavo mes ríes
                                   con cinco azahares.
                                   Con cinco diminutas
                                   ferocidades.
                                   Con cinco dientes
                                   como cinco jazmines
                                   adolescentes.

                                   Frontera de los besos
                                   serán mañana,
                                   cuando en la dentadura
                                   sientas un arma.
                                   Sientas un fuego
                                   correr dientes abajo
                                   buscando el centro.

                                   Vuela niño en la doble
                                   luna del pecho:
                                   él, triste de cebolla,
                                   tú satisfecho.
                                   No te derrumbes.
                                   No sepas lo que pasa
                                   ni lo que ocurre.







Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...