domingo, 24 de noviembre de 2013

El hormigón de la calle Génova en la epidermis de los dirigentes del Partido Podrido


Mentiría si dijese que me  ha extrañado que el juez Pablo  Ruz llegase la conclusión, que todos habíamos llegado, que el PP ha llevado una contabilidad en negro de manera continuada en el tiempo. Resulta sin embargo extraordinario sin embargo la dureza del hormigón empleado, no en la reforma de esa presunta cueva de a Ali  Baba y sus cuatrocientos ladrones, sino la cara dura de sus miembros, presuntamente corruptos.
Hormigón armado que parece que forma parte del ADN de los miembros del partido neofranquista-monarquico, como el de  la vicepresidente viese 500.000 desempleados defraudadores, siendo falso y no haya sido capaz ni de pedir perdón - cosa que solo lo hacen las personas civilizadas y respetuosas con sus semejantes – y sin embargo no haya sido capaz de ver como un grupo de corruptos , contrataban en negro, defraudando, a la agencia tributaria, posiblemente a la SS, y a todos los españoles, pagaban en dinero negro, o podrido de corrupción o vaya usted a saber, a otros presuntos corruptos, que ni facturaban IRPF ni por supuesto IVA.

Hormigón armado también la de la muy prescindible presidenta de prescindible comunidad  autónoma de Castilla-La Mancha - la del despido en diferido y simulado - que está convirtiendo el trozo de Castilla que tiene bajo su control, en un  laboratorio donde las cobayas son sus habitantes y en una gran oportunidad de negocio para determinadas empresas que curiosamente controla su marido, pero que sin embargo se atreve a dar lecciones de moralidad cuando ignora lo que eso significa y lo confunde  con beatería barata e hipócrita.
Hormigón armado,  la de la muy prescindible alcaldesa, no electa de Madrid, inútil donde las haya, torpe y que causa vergüenza propia y ajena, cuando debe dar cualquier información, que sabiendo que está desempeñando una labor para la cual no es apta ni está capacitada. Careciendo totalmente de la dignidad suficiente como para reconocerlo y dimitir.
Hormigón armado el del muy prescindible presidente de la prescindible comunidad autónoma de Madrid, que está llevando una privatización criminal en la sanidad pública y se atreve a decir que los trabajadores que lavan la ropa de los hospitales hacen huelga para fastidiar a los enfermos, cuando quien más daño está haciendo a los enfermos en el trozo de Castilla que está  bajo su gestión es él y su partido, a ese presunto corrupto, quisiese yo verlo pasar con 600€ al mes, como quieren imponer a los trabajadores que lavan la ropa de los hospitales de Madrid.

Hormigón  armado el de la cara del ex “Res honorable” president de la Generalitat Valenciana, el amiguito del alma, que toma el pelo a uno de los pocos jueces que están intentando hacer bien su trabajo.

Hormigón el de la supuesta defensora del pueblo, que aplaude las medidas que se toman contra el mismo, prevaricando por ello, pues se supone que debería defenderlo. Que además no es capaz de decir ni esta boca es mía, sobre la ley dictatorial que quiere imponer su partido, y si abre la boca será para defender a los corruptos hijos de Franco.
Hormigón  armado la del impresentable Montoro, que acusa a todo el mundo de defraudadores y se baja los pantalones ante los corruptos justificándolos, diciendo que a ellos les perdonan los impuestos para que no se lleven el dinero a otros países (SICAV).

Hormigón armado, de la mejor calidad que se puede fabricar, la del fiscal general anti corrupción, auténtico abogado defensor de diferentes corruptos.

Podría hablar del ministro de defensa, vinculado a empresas armamentísticas a las cuales favorece, habiendo sido ejecutivo de las mismas. También de quien se piensa que nos hemos caído de un Guindo´s, o del ministro misógino que iba de progre y resulto ser más reaccionario que el muy reaccionario de su padre, o de la ministra esposa de un corrupto y que comparte  con la poseedora del DNI nº 14, su ignorancia ante los hechos delictivos de su marido, increíble y por supuesto falso, en ambos casos.  Pero sería muy largo y aburrido continuar, pero no quiero terminar sin nombrar al de los hilitos de plastilina, que también el hormigón de su cara es durísimo, ese falso, embustero que le quitara el puesto a Pinocho, pues en el futuro los niños ya no dirán: “eres más mentiroso que Pinocho” sino que dirán “eres más falso, embustero y fascista que Rajoy”.

Debe ser el tener la cara tan dura, que el hormigón que el hormigón utilizado para reformar con dinero negro la cueva- sede del partido podrido, se mezcló con la epidermis de sus inquilinos.  Aunque posiblemente la cosa les venga de origen, y la lleven en el ADN, al ser los hijos de los corruptos discípulos de Franco.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...