viernes, 20 de julio de 2012

La monarquía une su destino al del gobierno de Mariano Rajoy



 De unos meses a esta parte la Casa Real ejerce de sepultureros de la anacrónica monarquía, que nos dejó el dictador.
La monarquía está ejerciendo de enterradora de sí misma, desde el primer yerno que salió del Museo de cera por la puerta de atrás directo al almacén de residuos, el otro yerno que si hay justicia puede entrar en la cárcel, la nuera con amplio historial tanto en España como en México, la oscura juventud tutelada por el dictador, esos disparos fortuitos que han causado más de un disgusto a lo largo de la historia borbónica, esas cacerías de lujo con muerte de inocentes paquidermos, en un país al borde de la quiebra y con muchas personas en la más absoluta pobreza, esas disculpas patéticas, propias de un niño de tres años, esas declaraciones principescas diciendo que: “"los precios y los salarios" en España están "marcando la pauta del retorno al sendero de la competitividad", o ese viaje presuntamente a promocionar empresas en Chile y Brasil, con empresas instaladas hace tiempo allí, en un patético intento de dar esa imagen de “perfecto embajador”, o continuando en ese papel pero con palabras que pueden ser consideradas un insulto hacía los trabajadores: “ Otro en mi lugar cogería la baja pero yo tengo que currar”, o el apoyo a Rajoy asistiendo al consejo de ministros de los recortes, prestándose a la instrumentalización del gobierno y ajora con sus últimas declaraciones: “"España siempre ha salido reforzada de las crisis que ha padecido en el pasado y estamos firmemente convencidos de que en esta ocasión también lo haremos y que las medidas adoptadas pronto darán sus frutos". "Para ello hemos puesto en marcha una profunda reforma estructural de la economía con el objetivo de recuperar la confianza y la credibilidad de los mercados y volver a la senda del crecimiento y la creación de empleo, principal problema de nuestro país".


Es claro que se identifica claramente con el gobierno que está llevando la mayor agresión contra la sociedad española y que une su destino al del gobierno, del mismo modo que su abuelo Alfonso XIII, unió su destino a la Dictadura de Primo de Ribera.
Ahora lo que hay que aprovechar estas meteduras de pata, estos deseos cavar la tumba a la monarquía por parte de la Casa Real y el gobierno monarca/fascista de Rajoy para unirse las fuerzas progresistas y acabar con esta anacrónica sinrazón que se le llama “monarquía parlamentaria”, a la que llaman “democracia” a pesar de no serlo.

Recomiendo un magnifico articulo de Salva Artacho:

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...