sábado, 8 de septiembre de 2012

LA REPÚBLICA Y MAQUIAVELO


 

Debo confesar mi ignorancia sobre Maquiavelo, nunca me había preocupado der saber nada  de este filósofo italiano,  así como me había llamado la atención Platón, por mi condición de republicano, llevándome en cierto modo un gran chasco, la primera vez que leí La República, pues esperaba un alegato en favor de la misma, más que una tesis filosófica que estoy muy lejos de compartir, Rousseau, otro defensor de las ideas republicanas, también me interese por Marx y otros filósofos socialistas, pero  Maquiavelo, a mis cincuenta y tantos, no me había preocupado ni por saber quién había sido ese filosofo del Renacimiento, asociando el maquiavelismo a algo perverso por antonomasia, al cual se atribuye la famosa frase “el fin justifica los medios”.  
Hace unos días cae casualmente en mis manos un texto firmado por el maestro (soy muy cabezón, sigo utilizando la palabra maestro en lugar de profesor) César Alfonso Viñas,  que lleva por título” El republicanismos en Maquiavelo”, leo el texto con atención, eso fue hace tres días, pronto me intereso  por este desconocido, para mí, filosofo. 
Maquiavelo pese a que tuvo posiciones altas en el panorama público y político, él las evitaba y aceptaba cualquier tipo de trabajo a cambio de poco sueldo. Su moraleja “de que es mejor ganar la confianza de la gente que confiar en la fuerza”, es una máxima que  deberían aprender gobernantes y patronos, el pueblo que confía en sus dirigentes o el trabajador que no se siente explotado, rinde y trabaja más a gusto y mejor, no es necesario amenazarle, hay que incentivarlo.
En un mundo que el absolutismo político se impone se desarrolla la teorización sobre algunos problemas derivados de la justificación del poder. Entre ellos podemos destacar:

    — La teoría del derecho divino de los Reyes y la limitación de su poder.
    — Las nuevas reflexiones sobre la naturaleza y las bases de la sociedad política.
    — El desarrollo de la conciencia nacional y su fundamento, justificación y límites.
    — Las nuevas reflexiones sobre la ley natural y los derechos naturales. La ley natural implicaría una limitación en el ejercicio del poder político y actuaría como fundamento de los derechos naturales (propiedad privada, herencia, etc....) de los individuos.
    — La reconsideración de la relación de la Iglesia con el Estado.
    — El desarrollo de las teorías del contrato como fundamento de la sociedad civil. 

Maquiavelo escribe cosas muy interesantes que están totalmente vigentes.  No he leído a fondo a Maquiavelo, prometo leerlo para sacar mis propias conclusiones, de momento he sacada la siguiente, fue un filósofo muy molesto para los poderosos, que son quienes “ganaron la guerra”, la historia siempre la escriben los vencedores, en este caso los poderosos, nos presentaron en la persona de Maquiavelo un personaje amoral y sin escrúpulos, lo poco que he leído en estos días me dicen todo lo contrario.

Aquí el magnífico texto de César Alfonso Viñas, maestro al cual le doy mi enhorabuena y las gracias por autorizarme a incluir su artículo en mi blog, con las citas sacadas de “Discursos sobre la primera década de Tito Livio” y “El Príncipe”:

EL REPUBLICANISMO EN MAQUIAVELO

Maquiavelo trata el republicanismo en su obra maestra “Discursos sobre la primera década de Tito Livio” una obra más desconocida que “El Príncipe” y que le llevó más años de labor que esta. Los Discursos fueron escritos por Maquiavelo antes que El Príncipe pero su publicación fue posterior.
En el capítulo II de El Príncipe Maquiavelo dice “Dejaré de lado el razonar sobre las repúblicas, porque la lo hice extensamente una vez”. Se refería a su obra Los Discursos.
Muchos opinan que los Discursos defienden la República, mientras que El Príncipe la Monarquía y que por tanto ambos libros se contradicen. Pero Rousseau, otro defensor del Republicanismo, expresa en El contrato social que Maquiavelo finge dar lecciones de política y teoría del Estado sobre su tiempo a un Príncipe pero que en realidad se las está dando al pueblo y expresa Rousseau que El Príncipe es también el libro de los republicanos.
Maquiavelo en los Discursos habla sobre el equilibrio entre las luchas del pueblo y el poder del Senado y por tanto es un libro que influye en Rousseau en el Contrato Social y en los revolucionarios franceses de 1.789.
Claro está que Maquiavelo no se refiere a la República tal como la entendemos hoy día sino la república romana: “hicieron una república perfecta, perfección a la que se llegó por la desunión entre la Plebe y el Senado”.
Maquiavelo era un defensor de las revoluciones y las conquistas del pueblo: “en toda república hay dos humores distintos, el del pueblo y el de los poderosos, y que toda las leyes a favor de su libertad nacen de su desunión, como se puede ver fácilmente que sucedía en Roma”.
En este párrafo expresa Maquiavelo la llegada contrato social y la paz social en una república a través de luchas de las clases populares y que expresaría más adelante Rousseau:
“Y fueron más de trescientos años los tumultos de Roma rara vez producían exilio y rarísimas veces sangre. Por lo tanto, no se pueden juzgar nocivos estos tumultos, y tampoco dividida una república, que en mucho tiempo, por sus diferencias, no envió al exilio a ocho o diez ciudadanos y mató a muy pocos, y aun a muy pocos condenó en dinero”.
Aquí se muestra un defensor de las luchas de clases, de las luchas de los obreros, para lograr el estado republicano virtuosos por sus leyes:
“Tampoco se puede tildar de desordenada a una república con alguna razón cuando hay tantos ejemplos de virtud, porque los buenos ejemplos nacen de la buena educación, la buena educación de las buenas leyes y las buenas leyes de esos tumultos a los que muchos condenan con desconsideración”.
“Cada ciudad debe tener sus modos con los que el pueblo pueda desahogar sus deseos. Y los deseos del pueblo rara vez son perniciosos para la libertad, porque ellos surgen del estar oprimidos o de sospechar que pueden llegar a ser oprimidos. Y si los tumultos fueron la causa de la creación de los Tribunos merecen sumo elogio porque, además de dar su parte a la administración popular, fueron constituidos en guardianes de la libertad romana”.
Aquí Maquiavelo se muestra a favor de poner como vigilantes y garantes de la democracia, de la República al pueblo y no al poder de la oligarquía:
“Entre las cosas más importantes organizadas por quienes han constituido prudentemente una república, aparecía la constitución de una garantía de libertad. Y según ella sea o no acertada durará más o menos el vivir en libertad. Y como en toda república hay hombres poderosos y pueblo, se ha dudado sobre cuáles manos resultan los mejores para darles esa vigilancia. En nuestros tiempos entre los Venecianos, ella ha sido confiada a los nobles, pero entre los Romanos fue puesta en manos de la Plebe”.
En conclusión, en la obra Discursos de Maquiavelo uno no puede leer más que sabias lecciones de Ciudadanía y Republicanismo aunque traten de la época de Roma. Nunca he leído en las obras de Maquiavelo que este haya escrito aquello de “el fin justifica los medios”. Eso es mentira, Maquiavelo tan solo describe cómo era la política de su época y la anterior.
Lo que sí he leído de Maquiavelo es esto:
“Y quien considere al pueblo romano, verá que por cuatrocientos años fue enemigo del título real y amante de la gloria y del bien común de sus patria”.
Así que mucho tenemos que aprender de los textos clásicos de Grecia, Roma y la Edad Moderna. Puede que ese sea el problema, que en España no se lee y nos quedamos con la frasecilla que algunos han dicho sobre los autores desvirtuando toda su vida y obra. Los Discursos de Maquiavelo es una obra que debiera ser tenida en cuenta por el Sistema Educativo.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...