viernes, 16 de mayo de 2014

El mayor acto de indignidad cometido en los últimos 40 años en España: El PP abandona el pleno del ayuntamiento de Toledo para no escuchar a los padres de los niños enfermos de cáncer

Niños con cáncer despreciados por indeseables

El mayor acto de indignidad cometido en los últimos 40 años en España: El PP abandona el pleno del ayuntamiento de Toledo para no escuchar a los padres de los niños enfermos de cáncer. El gesto más repugnante  un gesto vergonzoso cometido por un político por personas inhumanas sin la más mínima de sensibilidad, incapaces de escuchar a quienes sufren el drama de ver en peligro la vida inocente de sus hijos.

  Se habla mucho en estos días del odio a la clase política. Nunca se debe odiar a nadie, pero decirme si la acción llevada a cabo por los diputados del Partido Popular en Castilla- La Mancha, es para merecer ser amados por los sufridos ciudadanos del sur de Castilla y La Mancha.  Hoy hemos visto lo más despreciable que puede llegar a hacer un político, más incluso que robar, como están haciendo, más incluso que poner un cementerio nuclear en la Tierra que debieran defender. 
Lo más despreciable que jamás he visto hacer a un político, incluso del Partido Popular, que han llevado a cabo y llevan a cabo cientos de acciones despreciables.  Lo que más me ha indignado, por lo simbólico del tema que representa, ha sido el desprecio de sensibilidad, no política o social, sino humana que han demostrado los concejales del Partido Popular de la capital de Castilla-La Mancha.
Mi desprecio más absoluto por  abandonar el Pleno del ayuntamiento de Toledo para no escuchar a padres de niños con cáncer.  Solo una de las integrantes del grupo del Partido Popular, ha demostrado la dignidad y la sensibilidad que todo representante del pueblo debe tener, bien por la concejal Ana Isabel Bejarano.  Esa  excepción  demuestra que hay personas honradas y dignas en todas las ideologías políticas.
Es la segunda vez que esto ocurre, el 16 de enero fue la primera, se olvidan estos despreciables representantes que les pagamos para escuchar a los ciudadanos, no para que se lo lleven calentito a casa.
Ese desprecio lo ha llevado a cabo también  Arturo García-Tizón, concejal, presidente de la Diputación y del PP provincial,  Cuando los padres de los niños enfermos de cáncer intentaron hacerle entrega del escrito, lo rechazó, afirmando que no tenía interés ninguno por leerlo.
No son los ciudadanos quienes siembran el odio a los políticos, son los políticos con sus acciones quienes lo siembran y lo abonan, si todos los políticos fuesen honrados o demostrasen que están para servir al ciudadano, seguro que serían amados y  no despreciados.
Ni todos los políticos son iguales, ni todas las personas, pero si no se tiene ni la más mínima sensibilidad para escuchar o leer un documento de los padres de niños con cáncer, esos políticos que pagamos con nuestro dinero no merecen ni el agua que se beben, ni los yogures caducados o no que se comen.
Si el Partido Popular no obliga a dimitir al presidente de la diputación de Toledo y al resto de concejales que han llevado a cabo una acción tan profundamente  despreciable demostrará que no merece representar ni a un solo ciudadano ni de Castilla  ni de España.




Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...