viernes, 4 de enero de 2013

Los parados de Rajoy / ¿Súbditos o ciudadanos? De nosotros depende




Las eufemísticamente llamadas “reformas estructurales” están provocando auténticos actos de terrorismo contra los más débiles de la sociedad, además con premeditación y alevosía, ya que se es consciente del daño causado y de que hay otras alternativas que no les da la gana contemplar.
En este primer año las “reformas estructurales” se han saldado con 426.364 parados más, despedidos a precio de saldo, en un macabro dos al precio de uno, con el agravante que los nuevos parados no tienen perspectivas de encontrar trabajo en mucho tiempo si alguna vez llegan a encontrarlo, ni por arriba ni por abajo en los tramos de edad hay esperanza ni a corto ni a medio plazo de que esto suceda, de hecho de casi los seis millones de parados existentes, tres millones son de larga duración.
En este año bisiesto de “trece meses”, a consecuencia de las “reformas estructurales” los afectados por ERE hemos sido un auténtico sumidero hacia el desempleo, por el cual hemos perdido el trabajo miles de personas, muchos de los afectados nos pilla en la edad madura, pero sin esperanzas de una cobertura social,  los recién estrenados requisitos para la jubilación hace que quienes tenemos más de cincuenta años veamos que nos encontramos ante un auténtico desierto insalvable  que debemos atravesar sin agua y a pleno sol, sin el amparo de la mínima sombra, y esperanzados a encontrar un oasis temporal de unos meses de trabajo, que posiblemente sean un inconsistente espejismo, pues es natural que ese puesto sea ocupado por esos jóvenes a los cuales se les exige tener treinta y cinco años trabajados y no se les da la oportunidad ni siquiera de trabajar, no se puede exigir la jubilación a los 67 años cuando a los veinticinco, treinta, cuarenta, cincuenta o sesenta no se nos permite trabajar, el artículo 35 de la “constitución” franquista de 1978, no sirve ni para limpiarse el culo con él.  
“Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”.
Si los seis millones de parados tenemos el deber de trabajar y queremos ejercer ese deber, si tenemos el derecho al trabajo y exigimos ese derecho, si ya ni buscamos un trabajo de libre elección, sino el que nos den, si por lo tanto no percibimos la remuneración suficiente para satisfacer nuestras necesidades y las de nuestra familia. El gobierno está incumpliendo la “constitución” tan fácil de violar para los dos partidos principales del Régimen, cual meretriz que exige pago a quien no puede pagarla y es prostituida gratuitamente por aquellos que podrían pagarla.  

El emperatriz germana, sus “expertos” de la troika y sus viles y *bacines siervos de la Moncloa intentan frenar nuestra rabia, nuestra inteligencia hablando de medidas dolorosamente inevitables, mientras que vemos que los ricos son cada vez más ricos, que el dinero que debía ir para reactivar la economía, para la educación, la sanidad o para la protección social de los ciudadanos va a parar generosamente a los criminales culpables de la crisis, las entidades financieras, cuando vemos que las mismas van a salir ilesas, que la decadente clase política continua con sus privilegios y recibiendo dinero a manos llenas, ejemplo destacado la tan prescindible como impresentable Dolores de Cospedal, que la Casa Irreal continua con sus lujos y despilfarros, además generando riqueza en el extranjero, yendo a Nueva York o Londres a realizar sus lujosas compras o hacerse unos retoques en la carrocería a Miami, ignorando a quienes lo pasan mal, para ellos la crisis es algo que le pasa a la peble y que por tanto les resulta ajeno.

 Mientras tanto… ¿Qué hacemos quienes estamos bajo la bota?
Parece que estamos adormecidos, que esto le está sucediendo al vecino de al lado, vemos como las personas comienzan a suicidarse a causa esos actos terroristas de los bancos, como son los desahucios, y seguimos comiendo turrón, vemos como muchos jóvenes no pueden realizar sus estudios y brindamos con cava, vemos como ni jóvenes ni viejos tienen posibilidad de trabajar dignamente y en lugar de salir a la calle acachamos las orejas con miedo ¿tanto nos pesa la losa de cuarenta años de dictadura?

O le decimos al gobierno, a los bancos, a los patronos, a los delincuentes de traje y corbata, a la Casa Irreal que no aguantamos ni un minuto más, nos lanzamos de manera contundente a exigir nuestros derechos o este despropósito criminal no hay quien lo pare, nosotros podemos pararlo, pero no con sumisión y con las orejas gachas, saquemos la furia española que decían los pregoneros de la dictadura y su apéndice que tenemos y que yo no veo por ninguna parte, y demos el puñetazo sobre la mesa, dejemos de ser siervos para convertirnos en ciudadanos.

*Bacín: Palabra que se utiliza en La Mancha para designar a una personas rastrera, despreciable o  vil. 

Publicado también en: Unidad Cívica por la República

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...