martes, 1 de enero de 2013

"Así como de la noche nace el claro del día, de la opresión nace la libertad.” (Benito Pérez Galdós)

“Quemad la broza, que las ideas, no temáis… esas no arden”.






En estos días me ha dado por repasar a este gran escritor republicano y he querido comenzar el año con algunos textos tan actuales como en el siglo XIX y principios del XX , el gran escritor republicano canario retrato con fidelidad el siglo XIX, desgraciadamente aunque el orden en los números romanos ha variado no ha variado el producto, este país cada día que pasa se parece más a aquel rancio e hipócrita del siglo XIX, en el encontramos frases para todo:

Para aquellos que consideran que deben aferrarse a una ida como si se tratase de un dogma inamovible.

“Nuestra existencia no es más que un tejido de errores; y que gran parte del tiempo que vivimos lo empleamos en la necesaria rectificación de juicios y creencias”.

Como persona preocupada por el poder cancerígeno de la Iglesia y su farsa, nos presenta el la iglesia como rémora para cosas útiles a la sociedad, privadas de lo trascendente, decadente con un intencionado telón de una ritualidad mecánica, beatería o fanatismo:

 “Los principios religiosos subsisten más en lo que atañen a exterioridades y signos categóricos  que en la conducta. Más escandalo causa entre la mayoría de las gentes una transgresión del formulismo religioso que una violación de los verdaderos principios morales.  Los representantes de la divinidad piden formalismos y casi se conforman con las apariencias de la religión.”
“Volvemos los ojos a la Religión y en ella buscamos consuelo al ansia de verdad que nos devora; pero vemos perdida la fe, y  nuestra razón, la razón la ahoga. Nos quedamos al fin sin religión y sin filosofía abonando así de los que se dicen representantes de la divinidad como de los maestros enfáticos que con la pura lógica pretenden desentrañar el problema inmenso de nuestro principio y nuestro fin.”

La injusticia sale en todas sus obras, toma siempre partido por los más débiles y así lo muestra:

“Vivimos como antes, rodeados de injusticia de desigualdades, de monstruosas aberraciones del sentido moral”.

Tiene claro que si pensamos como vivimos, podremos llegar a ver la luz para vivir como pensamos que deberíamos vivir.

“El concepto del bien y del mal está sujeto a mil contingencias y a un caprichoso vaivén de las modas, cuando se ven el aspecto más oscuro de las cosas,  vuestros ojos están llenos de claridad”.




Él como buen republicano, tenía las cosas claras, muy claras, este escrito, desgraciadamente para nosotros los republicanos no deja de ser muy actual y todos los republicanos debiéramos meditar y extrapolar a nuestra actual situación:

"Este partido está pudriéndose por la inmensa gusanera de caciques y caciquillos. Tienen más que los monárquicos. En cada capital hay cincuenta que quieren imponer los caprichos de su vanidad y de su ambición a todos sus correligionarios... Y si nada más hubiera esos cincuenta, menos mal. Luego vienen los caciques de distrito y los de barrio... ¡Oh! !Esos vejestorios endiosados de Comité local y de barriada! ¡Papas rojos, que se creen infalibles e indiscutibles!...
Para hacer la revolución, lo primero, lo indispensable, sería degollarlos a todos. Si éstos trajeran la República, estaríamos peor que ahora. Sería cosa de emigrar. Suerte que no hay miedo a que la traigan. ¡Hay cada revolucionario que tiene un miedo feroz a la revolución!... Hubiera usted visto a algunos de ellos cuando la semana roja de Barcelona, cuando aquí se dijo que iba a estallar la huelga general, irse huyendo de Madrid como ratas... No sé qué diablos ocurría entonces, que a todos les salían negocios en provincias, o tenían por esas tierras de Dios parientes enfermos de gravedad, que los llamaban... ¡Y para ver este espectáculo me vine yo de Santander e interrumpí mi veraneo!... Luego, son muchos los republicanos que no quieren que venga la República, porque no les conviene; van muy bien en el machito, haciendo la farsa de la oposición, sirviendo de comparsas en esta política repugnante, representando su papel de Diputados o de Concejales, u otros papeles peores...
En este partido son muy pocos los directores que trabajan desinteresadamente por el ideal; la desorganización es indescriptible, no se puede imaginar; no hay espíritu de disciplina, ni siquiera instinto de conservación... Si no fuera porque veo esos caciquinos ir a su avío, sin saber disimularlo, creería que estaban locos. No se puede hacerlo peor para facilitar la victoria al adversario e imposibilitar la propia... Estoy harto de luchar sin esperanza de salvación entre tanta miseria. Así están disgregando la masa republicana, infiltrando el escepticismo entre los soldados de fila... ¡Oh! Usted no puede darse idea de lo que aquí se persiguen unos odios a otros y unas vanidades a otras... ¡Con qué ensañamiento, con qué perfidia, empleando todos los medios, hasta la difamación y la calumnia!...
Ha habido día que pensé meterme en casa y no ocuparme de política. Pero lo he pensado mejor. Voy a irme con Pablo Iglesias. Él y su partido son lo único serio, disciplinado, admirable, que hay en la España política. […] ¡Es por el socialismo por donde llega la aurora!"


"Esto es insoportable. Esto es nauseabundo. En este partido se tropieza por excepción con hombres sinceramente republicanos, con hombres que deseen el advenimiento de la República."

Para terminar dos frases llenas de esperanzas:

"Así como de la noche nace el claro del día, de la opresión nace la libertad.”
“Otros tiempos traerán la razón de aquella sinrazón”

¿Galdós es actual o no?

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...