martes, 26 de febrero de 2013

Del despido en diferido a la desvergüenza en riguroso directo.




Resulta bochornoso, cuando no patético escuchar estos sinsentidos por parte del prescindible de Castilla-La Mancha y vicepresidenta del PP, si uno la escucha  llega al menos a tres conclusiones muy claras, la primera que no tiene ni puñetera idea de lo que está diciendo, que sabe que le han pillado con las manos en la masa y no sabe como explicar las mentiras que ni ella creé y la tercera que está segura que los españoles somos tontos :



"La indemnización que se pactó fue en diferido y como fue una indemnización en diferido, en forma efectivamente de simulación…, de simulación o de lo que hubiera sido en partes de una… de lo que antes era una retribución, tenía que tener la retención a la Seguridad Social, es que si no hubiera sido…, ahora se habla mucho de pagos que no tienen retenciones a la Seguridad Social ¿verdad? Pues aquí se quiso hacer como hay que hacerlo, es decir con la retención a la Seguridad Social"(ver vídeo)

Esta explicación se parece tanto a las ideas claras de Ana, a diferencia que Ana Mato parecía que se había fumado algo alucinógeno y Cospedal que sabía que mentía como una mentecata y que quienes le escuchaban lo sabían, arriesgándose a poner a prueba la presunta inteligencia de buena parte de la sociedad española.

 Lo que son las cosas, la actualidad caduca al instante, me voy al diario Publico y veo:
 Bárcenas demanda al PP por despido improcedente, no salgo de mi asombro, si ayer me imaginaba a la cínica de Cospedal como a una niña traviesa y mentirosa a la cual han pillado infraganti poniéndole la zancadilla a su amiga y como disculpa contestaba:
-          No, yo no le he puesto la zancadilla…bueno, se la he puesto en diferido, la culpa es de ella que se ha caído en directo, pero yo la zancadilla se le he puesto en diferido… claro que ella… vamos a ver, no se entera es un poco tontita, ya sabes… y se ha abierto la cabeza en directo, es decir que la culpa es de ella por caerse en directo cuando yo le puse la zancadilla en diferido, como se deben hacer las cosas…
Imaginándome tan absurda situación leo en Público que BARCENAS, “el innombrable”, la  palabra tabú de la cúpula pepera, demanda a su partido por despido improcedente, con todas las de la ley, sin mandarle la carta de despido con los 15 días reglamentarios que marca la ley, y es que resulta que el despido había sido en directo, lo que había sido en diferido fue la comunicación.  Es lo que pasa cuando se miente, que se suelen confundir los términos.


 Asegura BARCENAS que trabajó como asesor del partido hasta el 31 de enero de 2013 con un sueldo bruto mensual de 21.300 euros, ¡QUE SUELDAZO! - más que ganaba yo en una año antes de ser despedido en directo y seguro que trabajando más que él - y que le dieron de baja ese día en la Seguridad Social sin haberle comunicado que prescindían de sus servicios, uy, uy, si ya vulneraban la ley con el despido en diferido, con un  despido improcedente de esta magnitud, con ruedas de presa en directo, con millones de testigos…
Bárcenas denuncia como improcedente la baja "causada por la empresa", realizada sin su consentimiento, ni autorización, "toda vez que todavía hasta la fecha el que suscribe no ha tenido conocimiento de que la empresa haya prescindido" de sus servicios, "ni haya extinguido" su relación laboral con él, muy mal, muy mal. 
Y espérate  que a buen seguro Sepúlveda puede hacer lo mismo, y si no lo hace por algo será.   Mariano, más vale que dimitas, que los mentirosos están muy mal vistos en política y tú has batido todos los recods, lo que daría por ver la cara en directo o en diferido de La Cospedal, de Marianico Pinocho y de los dos superbocazas del Partido podrido González Pons y Floriano. Y por qué no, de doña Espe y don Josemari, que tal vez estén brindando con champan francés, porque claro ellos nunca lo harían con cava catalán.


Sería muy divertido si no fuese porque está gente ha robado por encima de nuestras posibilidades causando a la sociedad muchos daños colaterales en forma de desahucios, desempleo y miseria y muertes, no vale reírnos de su mal, ni lamentarnos del nuestro, hay que tirarlos despedirlos del poder, no en diferido, sino riguroso directo.


Publicado también en: Unidad Cívica por la República

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...