lunes, 11 de febrero de 2013

Benedicto XVI renuncia…¿Y a mí qué? quien quiero renuncie es el rey y que Rajoy dimita

La noticia de hoy no debería serlo, la dimisión de un anciano de 86 años, se dedique a lo que se dedique no debería ser noticia, a esa edad nadie debería dedicarse a ninguna tarea que implicase responsabilidad hacía los demás.
No quiere decir que la sabiduría de muchos ancianos de ochenta o noventa años no sea un valor a tener en cuenta, pero sin la responsabilidad de una jefatura de un Estado, aunque sea la del Vaticano, por supuesto tampoco con 75 años, que tiene su católica majestad, que está como está y no digo como está, ni como pienso que está, no vaya a ser -pobre de mí, un parado afectado por los desmanes por el reaccionario gobierno de Rajoy - en este apéndice de la dictadura franquista, me pase lo que al coronel Martínez Inglés -un anciano lucido y con la cabeza bien amueblada - que lo quieren meter en la cárcel por escribir un artículo sobre su católica majestad, dejando en entredicho la presunta libertad de expresión y pensamiento que dicen que tenemos en España.
Alabo, ¿Quién lo diría? La decisión del jefe de los católicos, es algo que le honra, claro que es alemán, porque si fuese español no dimitía ni con aceite hirviendo. Ejemplo Rajoy, que en cualquier país democrático hubiese renunciado de inmediato al trono, perdón, quería decir al puesto, después de haberse destapado los presuntos casos de corrupción en la Casa Real, otra vez me equivoque, quería decir en la sede del PP.
Pero es alemán, y en Alemania el presidente de la República Federal, -lo que me gusta escribir estas dos palabras, llego casi al éxtasis, si además le añadiese “de España”, seguro que llegaría -  Christian Wulff, que fue acusado de recibir créditos ventajosos y de dejarse pagar las vacaciones por empresarios con los que mantenía estrecha amistad dimitió sin vuelta  atrás; aquí hasta su majestad se deja pagar viajes a Botsuana a matar inocentes elefantes y se deja regalar yates por empresarios con los que ¿mantiene o mantenía? una estrecha amistad y no pasa nada, perdón se me va la cabeza, estaba con el gobierno de Rajoy, una ministra que se deja pagar viajes, bolsos de  Louis Vuitton, para no ser menos que cierta alcaldesa con voz de carajillera, le pagan cumpleaños y comuniones, en premio a pesar de su incompetencia, la nombran ministra de sanidad, se ve que para usar las tijeras no es necesario ser modista.
En cualquier país democrático, claro está, si el nombre de un primer ministro o de un ministro o del partido del gobierno, se supiese, se demostrase, se viese, se dudase, hubiese la décima parte de los indicios y certezas que hay de corrupción en el PP, ese primer ministro, ese gobierno, ese partido se disolvería por considerarse una asociación de malhechores, son tantos los casos, los probados, los confesados, que la pregunta no es quien es corrupto, sino quien no lo es de aquellos que manejan los destinos de nuestro país.

Benedicto XVI renuncia…¿Y a mí qué?  quien quiero renuncie es el rey y que Rajoy dimita, la renuncia del rey no para poner otro más joven, sino para devolver la soberanía robada al pueblo por su padrino.  La dimisón de Rajoy no para poner a la lideresa o al del trio de las Azores, sino para elegir un gobierno que sea su prioridad el bienestar del pueblo y en lugar de los beneficios de los grandes capitales.

Un ingenioso Twuits: Al papa lo eligió una paloma. Al rey un aguilucho. Cuestión de pájaros.

publicado también en : Unión Cívica por la República

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...