viernes, 11 de octubre de 2013

¿Hasta cuándo vamos a aguantar?



La monarquía fue impuesta por el dictador sobre las podridas bases del franquismo genocida, sin limpiar ni sanear el estercolero, fabricaron una constitución que nació muerta y que blindaba la figura del heredero de Franco imposible de modificar y sin garantías para los ciudadanos y fácilmente manoseada y violada por los partidos del Régimen PPsoE con facilidad en contra de los mismos, a esa farsa le llamaron democracia, pero  sobre esos cimientos la democracia no solo no se puede desarrollar sino que cada vez se hunde más, como ha venido sucediendo, como está sucediendo, ya hay un 21 % de los niños españoles que pasan hambre, 3.000.000 de españoles en pobreza severa, más de seis millones de desempleados, la educación pública recortada salvajemente, la universitaria cada vez al alcance de menos personas, mientras que el dinero que debiera ir  para la pública va a la educación privada y universidades catolicas, la sanidad privatizada y abandonada, hasta el punto de olvidarse de la necesidad de realizar mamografías o cobrar un impuesto criminal a los enfermos crónicos, la ley de la dependencia anulada, la represión policial equiparable con los tiempos de la dictadura franquista, es como si hubiésemos regresado al gris, aunque vestidos de azul.  No es que exista déficit democrático, es que no existe la democracia, y la cosa va a más y por si fuese poco nos toman por imbéciles.

España se desangra ante la indiferencia general, el vaso de la paciencia lleva mucho tiempo colmado, rebosando al plato de la resignación vergonzante, con la desigualdad y la injusticia campando por todos los barrios.  No podemos permitirnos esta farsa, esta realidad cada vez más injusta, mientras continúan las mentiras.  El FMI habla de que España no comenzara la recuperación hasta 2018, que continuará el desempleo con niveles similares, un  informe de Caritas dice que una de cada tres personas atendidas lleve más de tres años demandando ayuda, no podemos esperar a que pasen estos cinco años, no somos números en la estadística, tras cada número hay un drama, y quienes sufren el drama no pueden esperar, viendo como mientras que sus hijos se mueren, exilian o viven en la miseria,  los políticos  del Régimen, así como la monarquía,  están implicados en corrupciones diversas, cada día se llenan más los bolsillos y se tapan unos a otros sus vergüenzas.

Publicado también en:
Unidad Cívica por la República    y     Eco Republicano

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...