lunes, 13 de enero de 2014

Fernando VII, de todos los reyes el más cobarde y traidor (Presentación de un traidor)


Sin duda, talo como reza el título fue así, ambas virtudes muy prodigas en los distintos borbones, pero sin duda en este todos los vicios de tan singular la familia confluyen de manera muy especial en su persona.  Fue querido y deseado mientras que no le conocieron, a este rey se lo podría aplicar de manera contundente eso de “quien no te conozca que te compre”, conforme se le conoció fue aborrecido y odiado, incluso más que antes fue deseado durante la ocupación francesa.


Sus vilezas, traiciones no tuvieron limite, a él y a su banda de amigos se debe el asesinato de miles y miles de españoles, a pesar de que muchos habían luchado por su llegada, pensando que se encontraba preso de Napoleón, cuando en realidad estaba besándole el culo al emperador de los franceses. 

Desde su infancia, sentía, al igual que otros miembros de su familia, desprecio por el pueblo y por todo lo que naciese del mismo, no es de extrañar pues, que viese con desprecio infinito al amante de su madre, a Manuel Godoy, que paso de ser un joven capitán de la guardia a un “príncipe de la paz”, lo cual al heredero al trono le llevaban los demonios.  A pesar de que Godoy tenía fama de rastrero, no lo era con Fernandito, que le puso como tutor a un cura integrista en lo moral de cara a los demás, pero que tenía hijos con su ama de llaves.   Es lo que tiene el celibato, que los curas también son hombres y les pasa que si no tienen vida marital con esposa, la tienen con las esposas de los demás en el mejor de los casos, en el peor todos conocemos los múltiples casos de pederastia que están saliendo a la luz.  Este cura, que Godoy pensaba tener bajo su control era muy listo y todavía más rastrero que el propio Godoy, lo cual resultaba difícil, y con esas artes supo inculcar al joven príncipe una ideología tan reaccionaria y nefasta como luego se demostró en la piel de los españoles que sufrieron el yugo del rey felón.

El hábil sacerdote, supo inculcar al príncipe un odio visceral contra el valido de Carlos IV - tan traidor como nuestro protagonista – haciéndole creer que Godoy era un peligroso liberal que intentaba usurparle el puesto de príncipe heredero.  Le enseño a desconfiar de todo el mundo y a confiar en una institución en aquel entonces todavía mucho  anacrónica que la monarquía borbónica, la Iglesia Católica, hasta el punto que Carlos IV destituyo al tutor demasiado tarde, la grama estaba ya sembrada y enraizada en la mente de Fernandito y a pesar de haber sido desterrado el sacerdote a Toledo, mantuvo su poder sobre el Felón, bien supo cómo ponerle en contra del traidor de su padre y del amante de su madre...


Continuara..

         .Todas mis historias borbónicas                         

Enlaces relacionados:
    

CARLOS IV TRAIDOR I DE ESPAÑA (1ª parte).


LA TRAICIÓN DEL REY

La traición de Bayona de Carlos IV y Felón VII, perdón Fernando VII


Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...