viernes, 7 de febrero de 2014

Necesito trabajar.



Sí necesito trabajar, es lo único que se hacer, lo único que he hecho toda mi vida, forma parte de mi esencia campesina y obrera. Desde crio me enseñaron que las personas debíamos ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente, honradamente, que nada se consigue sin esfuerzo y lucha, porque nadie regala nada y aunque nadie se hace rico trabajando, era el único camino digno para ello. 

No había dejado la escuela y ya sabía lo que era trabajar, repartía propaganda de discotecas y restaurantes por las calles de San Antonio, para luego ir a una pista de Scaletrix, con trece años ya trabajaba jornadas de doce horas y más de botones en un hotel, desde entonces no he parado. 
No estoy acostumbrado.  Necesito trabajar. 
NO me sirve de consuelo tener tiempo para hacer aquello para lo que siempre me ha faltado tiempo, leer. Necesito trabajar. 
 Tener tiempo para estar con la familia está fenomenal, pero ves que necesitas saber que el futuro de tus hijos puede torcerse por no trabajar, eso me repatea las tripas y hace que maldiga a los culpables. Necesito trabajar.
“Vivir de la sopa boba”, no es lo mío, eso se queda para los parásitos que nos gobiernan y heredan dictaduras de manera vitalicia, yo nací para el trabajo y la lucha. Necesito trabajar.
Tener tiempo para escribir, que siempre me gusto, es un aliciente, recuerdo cuando después de trabajar en la obra, unos días los dedicaba a la lectura y otros a la escritura, siempre me quejaba de mi falta de tiempo, ahora tengo todo el tiempo del mundo, sin embargo me agobio, tengo la sensación de no hacer todo lo que debería hacer por mi familia y ello provoca que me sienta culpable y me sienta mal. Necesito trabajar.

Me levanto todas las mañanas para ver si eso de que a quien madruga Dios le ayuda, y miro las “ofertas de trabajo”, otras veces cojo el coche o la bicicleta y me recorro polígonos y calles buscando trabajo, me deprimo y me cago en la puta madre de quienes han provocado esta situación, yo no soy así, siempre fui y soy pacifico, me enrabio  y lo pago con el teclado…Necesito trabajar.

El derecho al trabajo es sagrado, el trabajo dignifica a la persona, hace sentirse útil, el no trabajar cuando te corre la sangre por las venas te frustra de tal manera que te sientes inútil  y desaprovechado, te sientes mal y aunque sabes que no es culpa tuya, muchas veces así lo crees.  Necesito trabajar.
Necesito trabajar, si necesito trabajar, por mil razones, por un millón de razones… Necesito trabajar, y no es algo retorico, ni por ensuciar un folio virtual en la pantalla de mi viejo ordenador para luego subirlo a mi blog, no, necesito trabajar, porque del mismo modo que otros saben robar, yo no sé robar, ni cobrar sobres con billetes quinientos euros por no hacer nada, yo no sirvo para robar, porque como dice mi hermano: “Los pobres somos tan tontos y tan inútiles que solo servimos para trabajar”.  Necesito trabajar.
NECESITO TRABAJAR, BUSCO TRABAJO, NO NECESITO INCENTIVE PARA BUSCAR TRABAJO, PERO… ¿DÓNDE?

Quiero trabajar, necesito trabajar, porque soy tan inútil que es lo único que sé hacer, trabajar. Necesito trabajar.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...