jueves, 23 de agosto de 2012

Cospedal equipara las manifestaciones pacíficas con la violencia callejera



Ya sé que no soy objetivo, no hace falta que nadie me lo eche en cara, sé sobradamente que María Dolores de Cospedal me resulta una de las personas “NOM GRATAS”, más aborrecidas por mi persona, admito que puede ser por culpa mía, ya que odio la hipocresía, la mentira, desfachatez, la manipulación, la indecencia política y de todo tipo, la prepotencia, todas ellas cualidades de la prescindible de Castilla-La Mancha, pero que le voy a hacer, yo soy así y ella es como es.

Hace unos días salía este titular en “El Plural.com”
Protestar, manifestarse, pitar, abuchear o recibir a la presidenta María Dolores Cospedal con una sonora cacerolada está prohibido en Castilla-La Mancha, como lo prueba los expedientes sancionadores abiertos contra una veintena de ciudadanos conquenses que en las últimas semanas se han opuesto a los salvajes recortes neoliberales que la también secretaria general del PP viene aplicando de forma indiscriminada en la región manchega. Todo aquel que ose levantar la voz contra Cospedal será equiparado a los violentos de la “kale borroca”.

El “El Plural.com” se hacía eco del gran deterioro democrático que se está llevando a cabo en Castilla-La Mancha, la prescindible de Castilla-La Mancha se ha convertido en el personaje con mayor número de escoltas del reino de España, bien es cierto que los manchegos no somos muy de fiar, pues nos gusta decir las verdades a la cara, aunque de forma pacífica y la “señora Cospedal”, no le gusta escucharlas.  

Por ejemplo en Castilla-La Mancha protestar porque nos van a poner un basurero nuclear,    puede llegar a ser delito, protestar porque la sanidad pública comienza a ser tercermundista, es delito, abriendo expedientes a quienes protestan contra los criminales recortes en sanidad, como si se tratase de delincuentes.



La dictadura se abre paso en estas tierras castellanas de mano de Cospedal y de su fiel lacayo, el delegado del gobierno central, que ha presentado cargos contra quienes protesten por medio de silbidos, equiparándolos con aquellos que queman contenedores o llevan a cabo violencia callejera, está claro que el fascismo cabalga de nuevo por tierras de Castilla y de la Mancha y no en un escuálido Rocinante.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...