martes, 7 de agosto de 2012

Los Cuernos de Carlos IV, la reina, Godoy, Teresa de Borbón y Pepita.




Con la historia de este impresentable rey de las Españas,  voy a hacer el papel un poco de la prensa de las visceras. 

Carlos IV, Sucedió a su padre, Carlos III, al morir éste el 14 de diciembre de 1788. Sobre las luces que tenía este segundo Carlos de la dinastía borbónica hay un dialogo conocido entre quien fue Carlos III y quien sería Carlos IV.

   “─Tú, como rey, y yo, que lo seré, tenemos una gran suerte: nuestras mujeres no podrán engañarnos nunca."

    Asombrado el padre, preguntó al príncipe cómo podía ser eso.

   " ─Padre, es imposible. Estamos en lo más alto. No hay nadie por encima de nosotros con quien puedan hacerlo.”

Posiblemente parece ser que se dio las circunstancia tan usual de que el cornudo es el último en enterarse, a Carlos IV supo de la reiterada infidelidad de su esposa, ya a punto de morir y de la boca de su hermano Fernando, rey de Nápoles.

Cuando Carlos IV accedió al trono la reina consorte  tenía por entonces  37 años, algunos años más cuando  se prendo de un joven guardia de corps llamado Manuel Godoy, de 25 años, dieciséis años más joven que la reina.

María Luisa de Parma, era prima hermana de Carlos IV, su padre el infante Felipe, hermano de Carlos III,  fue quien vendió el condado de Chinchón al degradado infante Luis, también hermano de Carlos III, tenían vínculos de consanguineidad muy cercanos, lo cual explica en parte las anomalías presentes en los borbones a lo largo de la historia, aunque hay varias dudas sobre la paternidad de muchos de sus miembros, como la de Alfonso XII. Eso es otra historia, voy a centrarme en esta María Luisa de Parma, que aparte de un lejano parentesco por parte de madre, Isabel de Francia, hija de Luis XV, nada tenía que ver con la que fuese esposa de Luis I, María Luisa Isabel de Orleáns, pero si tenían muchas cosas en común, una había sido educada en la corte Francesa, una corte más que libertina, especialmente en tiempos de Luis de Orleans, la segunda fue educada por el abate Bonnet de Cordillac, famoso libertino francés, que potencio en la futura reina usos, modos y costumbres de la promiscua corte francesa.

Dicen, que yo no me lo creo, que la joven María Luisa fue una mujer incluso guapa,  pero la verdad es que cuesta muchísimo trabajo creerlo, su conocida fealdad dicen que se debe  a los numerosos partos, unos de su marido el rey, por ejemplo quien después fuese Fernando VII, un Borbón genuino, otros de su joven amante, Manuel Godoy, como el infante Francisco de Paula, con un asombroso parecido con el Príncipe de La Paz, basta mirar los retratos de Godoy  y del infante para corroborar el bochornoso parecido entre ambos.

No siempre la reina y Godoy fueron fieles amantes entre sí, también parece que llegaron estar un tiempo distanciados, ignoro si porque Godoy no podía abastecer a tres mujeres, dos de ellas jóvenes y relegaba a la vieja para cuando las anteriores tuviesen la regla, por lo que la reina se buscó un nuevo amante de apellido Mallo,  al cual colmo de lujos y  regalos, para darle celos a Godoy, tal era la gran cantidad de regalos  que le llamo la atención hasta el mismo rey Carlos IV, que nunca se enteraba de nada, por lo cual pregunto a Godoy que pasaba con el tal  Mallo exhibía todo tipo de lujos y joyas en palacio, el cual parecía tan rico como los mismos reyes.
Contestando Godoy:
    ─No es rico sino por su amante, una vieja fea que le paga los lujos con el dinero del marido.
    Carlos IV, simple hasta la exageración, se burló, de sus ignorados cuernos y le pregunto a su esposa:
    ─ ¿Qué te parece, María Luisa, lo que cuenta Manuel?
    ─Calla, calla, Carlos, ya sabes lo bromista que es Manuel a veces.

Esta historia de cuernos en la Corte española, aparte de Godoy tuvo otros beneficiarios o más bien damnificados, la reina necesitaba acallar rumores, y casar a su joven amante con una persona de postín, a la cual pudiese chantajear o llegar a acuerdos, esta persona era ni más ni menos con la hija de Luis, hermano de Carlos III, primo hermano de la reina y del propio rey Teresa de Borbón y Vallábriga, que llevaba encerrada en el Convento de San Clemente de Toledo entre 10 y 12 años, sin esperanza de salir de allí como no fuese con los pies por delante.  Las negociaciones las llevo a cabo su hermano  Luis de Borbón y Vallábriga, de manera exitosa para sus hermanas y para él, lo primero les era restituido el apellido Borbón , concediéndoles títulos  nobiliarios y privilegios, saliendo al mismo tiempo sus hermanas del aburrido monasterio donde se encontraban, él, Luis María,  comenzó una espléndida carrera eclesiástica y política, para que esto sucediese la reina María Luisa de Parma hubo de intrigar para que su marido Carlos IV les devolviera el apellido Borbón y las llevara a la corte. Fue así como Teresa de Borbón y Vallábriga cambio el orden de sus apellidos, al igual que sus hermanos;  una vez concretadas  todas las cláusulas del nuevo matrimonio, la boda se celebró con gran pompa; como la hija de Aznar, en el Monasterio del Escorial, la joven Teresa sabía que no podía esperar amor de su flamante marido, pues su boda no había sido por amor sino por conveniencia,  aceptaba compartir a su esposo con la reina, su benefactora pero lo que no se esperaba es que debía compartir a su marido con otra mujer aparte de la reina, otra mujer que además debía vivir en su propia casa, con la que no se había casado el amante de la reina, porque no tenía suficiente rango para el Príncipe de la Paz, pero de la que Godoy estaba ciegamente enamorado desde hacía tiempo, Pepita Tudó. Así que la joven Teresa debía conformarse con las migajas que le dejaban la reina y Pepita, amén de sufrir la humillación de ver que su marido se iba de caza con Pepita o la reina, creo que no iban cazar elefantes de marfileños colmillos, pero si ciervos de amplias cornamentas, cornamentas que repartían de forma equitativa entre el rey y ella, según viniese al caso. Siendo también Pepita Tudó, quien asistía acompañando a Manuel Godoy, tanto en actos públicos como privados.  La joven y humillada Teresa, ahora de Borbón, fue acumulando odio hacia su marido, pero el haber estado durante tanto tiempo encerrada en un convento hizo que le faltase la decisión necesaria para pagar con la misma moneda a su infiel esposo, hubo de llegar  el Motín de Aranjuez para separarse de Godoy que  era detenido en su palacio de Aranjuez y encarcelado, María Teresa huía a Toledo al lado de su hermano, abandonando para siempre a su infiel marido, pero renunciando en cierto modo a su hija que la entrego a los reyes, en su cobarde huida a al “exilio” francés.

Las hermanas Borbón y Vallábriga, comenzaron de nuevo un penosa existencia, los franceses  que habían invadido España, dejaron de pasarles la paga asignada, y sus propiedades fueron incautadas por lo que tuvieron que empeñar sus joyas para poder sobrevivir.

Teresa  junto con su hermano abandonaron Toledo camino de Andalucía, su hermano fue nombrado  presidente de la Regencia en 1809 participando como tal en la aprobación de “La Pepa”  en Cádiz en 1812.

En agradecimiento el rey felón, Fernando VII,  a su vuelta del dorado destierro francés le confino en Toledo, junto con su hermana Teresa, con la prohibición de salir de la ciudad. El “guaperas” de Godoy,  termino casándose con Pepita Tudó, unos días después de la muerte de su esposa legal, la pobre y desgraciada Teresa de Borbón y Vallabriga.


Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...