viernes, 14 de diciembre de 2012

¿En dirección a la república?




El pasado 7 de noviembre publicaba un artículo en el cual hablaba de los pasos, que en mi opinión,  que debíamos dar en dirección a la República, posiblemente muchos consideren que estoy totalmente equivocado, al fin y al cabo, no soy nadie, ni represento a nadie, aunque me une como a todos los republicanos el deseo firme del advenimiento de la tercera república. 
Creo que los republicanos necesitamos una buena dosis de autocrítica, nunca se han dado tantas circunstancias para el advenimiento de la tercera república en España como durante el último año, no me voy a detener en detalles que todos conocemos, España quedo preñada del elefante muerto el pasado 14 de abril, el embarazo de una elefante dura 22 meses, el gobierno  y la casa irreal pueden acelerar la gestación, los republicanos podemos provocar el aborto.
Pido humildemente que leáis mi escrito hasta el final, aunque os pueda resultar un fastidio, pero es necesario que ese parto salga bien, perdonar por la metáfora, pero pienso que quienes más estamos haciendo por provocar el aborto de la instauración de la  república en España, somos aquellos que nos llamamos republicanos.

Allá por el año 1984 y 1985, andábamos las personas más o menos progresistas un poco liadas tras el fraude electoral del PSOE, con motivo de lo que fue “OTAN de entrada no”, terminase siendo de salida tampoco, es algo que ya he escrito en otras ocasiones, pero que me sirve de referencia para el actual momento. En que vivimos inmersos los republicanos, con los vientos soplando en favor de la República y con nosotros puniendo obstáculos en el camino.

Por aquello lejanos años de mi juventud, las distintas formaciones que nos reuníamos en el “Casal de la juventud” de Benicalap, PCE, PCPE, LCR, MCPV, “Mili kaka” Partido Humanista, PTE(carrillistas) y algunos simpatizantes o militantes de PSOE, nos reuníamos para llevar a cabo un frente común contra la entrada de España en la OTAN, junto con la Coordinadora Pacifista decidimos que saldrían una manifestación desde cada uno de los barrios de Valencia para confluir todos en una gran manifestación que partiría, como siempre, desde la plaza San Agustín, y que desde cada coordinadora de barrio se haría un llamamiento a los vecinos indicando razones, hora y lugar de salida de cada una de las mismas.  Para tal acontecimiento se me encargo a mí, que redactase el manifiesto, publicado, aunque censurado en el diario “El País”, en la sección de cartas al director, se me encargo a mí, más que nada porque tenía una máquina de escribir, aparte de ser responsable de agitación y propaganda de uno de los partidos participantes, o sea, que era quien repartía “Nuevo Rumbo”, además de tener amigos personales en los distintos partidos.  Realice un primer escrito con mi vieja Olivetti, mandando una copia al “El País” y otra presentándola a la coordinadora de barrio, tras leerla, estuvimos de acuerdo los representantes de los partidos más a la izquierda, pero PH, PTE, y militantes o simpatizantes del PSOE, así como algunos miembros del PCE, no estuvieron de acuerdo porque en mi escrito se  hablaba de fraude electoral y de traición al pueblo, como buscábamos el consenso, cedimos después de debatirlo hasta altas horas.  Así que como a las siete de la mañana me levantaba para ir a la obra y eran ya más de las dos, quede que lo tendría listo el nuevo escrito sobre las nueve de la noche del día siguiente, ese segundo escrito recibió críticas por parte de representantes de otros grupos que habían apoyado el anterior, nada más llegar. Rápidamente regrese a mi casa, con las puntualizaciones expresadas, pero como la máquina de escribir no permite la correcciones del Word, hube de rehacer el escrito en su totalidad, tras haberme acostado muy tarde la noche anterior, haber madrugado para ir a trabajar, a pesar de mis años,  estaba muy cansado y rabioso con algunas actitudes, así que en esas circunstancias  redacte un nuevo escrito , olvidandome de un dato muy importante, el lugar, la hora y el día de la manifestación, el escrito fue mirado con lupa por los representantes de los distintos grupos, tan inquisidores con el texto que ninguno se percató del olvido, por si fuese poco, no había tiempo material, al día siguiente sábado debía estar impreso y repartido, pues la manifestación era para el domingo por la mañana.  Curiosamente la gente por su cuenta se informó de hora, fecha y lugar y la manifestación fue un éxito a pesar de los alcornoques que nos liamos en debates estériles que no llevaban a ninguna parte.

¿Qué quiero decir con esto? Asisto a debates, foros, páginas de Facebook y aunque no en todos lados veo lo mismo, admito que ando un poco decepcionado, se crean foros cívicos, dos con el mismo nombre, aunque luego se cambiase el nombre del segundo de ellos, se crean asambleas constituyentes en la red, se debate todo, desde leyes a conductas, todo eso puede estar muy bien, suena bonito y nos permite decir a cada cual nuestro modelo de república ideal. De un tiempo a esta parte han surgido blogs (incluido el mío) y asociaciones republicanas por doquier, como si cada republicano de este país tuviésemos un modelo de republica perfecto e inamovible.  Veo descalificaciones entre republicanos, acusaciones de secta de unos contra otros, olvidando que andamos todos con reminiscencias sectarias, que no admitimos “revisionismos” (critica llevada a cabo sobre un escrito mío en honor a la Pasionaria “La Ibarruri fue una revisionista”)¿qué pasa, solo cada uno de nosotros sabemos cuál debe ser la República perfecta?

Decía Arturo del Villar, con gran sentido, a propósito de la manifestación llevada a cabo en Madrid el pasado 6 de diciembre en su artículo: “¿Qué hacemos los republicanos?”: “Los más de doscientos grupúsculos republicanos registrados tenemos bastante con criticarnos entre nosotros. A lo más que llegamos es a elaborar un manifiesto, con las ideas mostrencas habituales. Es impensable concurrir a las elecciones con un partido republicano potente, porque todos los jefes de los grupúsculos quieren ser el líder. Por eso es comprensible que los medios de comunicación de masas nos ignoren, y que la familia irreal se ría a mandíbula borbónica batiente. No merecemos otra cosa.”

Hoy precisamente he asistido a una de esa peleas en Facebook, no he querido entrar, las descalificaciones las llevaban a cabo personas con las ideas claras, personas que en la mayoría de los casos leo con admiración, personas con historial de lucha republicana, personas  letradas y no como yo, personas  presumiblemente sensatas, pero que hablaban de guillotinas y otros utensilio, que ni en broma deben salir en conversaciones entre republicanos.   Estos republicanos, estas personas, escuchadas por separados, gusta prestarles atención, sobran los nombres, pero el espectáculo resultaba cuando menos lamentable. Creo que no es ese el camino, no soy yo nadie para dar consejos a personas que saben más que yo y tienen más cultura que yo, pero desde mi ignorancia  creo que así,  si conseguimos la república será por accidente.

Por otro lado se habla de formar partidos, ¿no hay ya suficientes? Puede resultar casi imposible llegar a acuerdos, depende de la voluntad, de las ganas  que tengamos de llegar a esa república soñada y distinta de cada uno de nosotros,  son más las coincidencias que las divergencias, acordemos unos puntos mínimos de convergencia,  hay ya suficientes partidos, también está la JER (Junta Estatal Republicana) donde ya están diversos partidos y asociaciones.   Consigamos cazar la liebre y luego ya veremos como la cocinamos, no acusemos a nadie de sectarios o revisionistas, cuando todos y cada uno de nosotros actuamos como tales.  Busquemos acuerdos, aunque tengamos que perder horas de sueño, aunque al final nos olvidemos de poner, el lugar, la fecha y la hora del alumbramiento.

Podemos seguir por ese camino, o buscar otro camino, que como dice Arturo del Villar, no se quede en “elaborar un manifiesto, con las ideas mostrencas habituales”. Puede quedar bonito, resulta edificante, ayuda a subir el ego personal, que des tu opinión y te digan “la razón” que tienes, siempre hay un roto para un descosido, podemos proclamar la República en Facebook o Twiter , crear blogs y asociaciones republicanas a millones, proclamándonos en sumos sacerdotes del republicanismo autentico, llamando sectarios a aquellos que no sientan, deseen o busquen la república, como la deseamos, sentimos o buscamos cada uno de nosotros, pero así no vamos a ningún lado, aunque fuésemos el 50%, el 60% o el 80%   de los ciudadanos quienes deseáramos la república.

Puede que a pesar de nuestras torpezas , España  su cuenta sepa traer la república, aunque no sepa la hora, ni el día o lugar donde se ha de producir el parto y como digo casi siempre, que es lo habitual por otra parte en este país, la república llegará más por errores o torpezas ajenas que por aciertos propios.

Por mi parte solo me queda por decir:

¡Salud, dignidad y república federal!

Enlace relacionado:  En dirección a la república
Publicado también en : Unidad Cívica por la República
y
Eco Republicano 


Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...