miércoles, 6 de junio de 2012

1º FESTIVAL MANCHA ANTINUCLEAR 30 DE JUNIO

El próximo día 30 de junio se celebra el primer festival  Mancha Antinuclear convocado por la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear de Cuenca.
La instalación del cementerio nuclear en Villar de Cañas es la historia de una infamia, una autentica cacicada urdida a espaldas del pueblo, de la comarca, la provincia y de Castilla-La Mancha entera. Es un autentico crimen contra la economía de Castilla-La Mancha donde muy pocos saldrán  ganando y todos perdiendo.
Sobre todo la agricultura y al ganadería de la zona, incluido el mejor y más imitado queso del mundo, el queso manchego.
Don Quijote y Sancho se enfrentan a la más terrible y cruel de sus aventuras, depende de nosotros que triunfen en su noble labor o que de La Mancha quede solo el recuerdo de nuestra cobardía ante hechos consumados con premeditación y alevosía en un pleno realizado de madrugada. 


Una nueva colaboración de Rosa Lía, fue insertado en distintos foros de la provincia de Cuenca con motivo de la IIIª Marcha anti-nuclear de Casalonga a Villar de Cañas.

                      


                                El día más feliz 

El día de la boda, en la infinidad de los casos presagia un día feliz, lleno de anhelos y esperanzas, la tormenta de la noche era un anticipo y al mismo tiempo una continuación. Amalia se preparaba para el “día más feliz de su vida”, según decían las mujeres mayores de Villar de Cañas, era el día de su boda. No es que para ella significase mucho, no era de esas novias de antaño que esperaba descubrir los goces del matrimonio en la luna de miel, llevaba felizmente cinco años viviendo con su novio, ingeniero nuclear al igual que ella. Si se casaban era porque estaba embarazada, un descuido, en un mal momento habían decidido la fecha, no deseaban tener hijos, más en aquel lugar, donde cincuenta años las autoridades en un oscuro tejemaneje había elegido Villar de Cañas como cementerio nuclear.
El embarazo lo aceptó más que con alegría con resignación, no obstante al final se hizo a la idea, y comenzó los preparativos para dar la bienvenida a la nueva vida, con miedos e inquietudes inconfesables en Amalia a sus treinta y tres años había despertado el ansia de ser madre.
Mario, la pareja de Amalia, pensó que tampoco sería mala idea celebrar la boda, siempre, recordando la canción de Silvio, había dicho que no eran necesarios cien papeles para amar, pero ahora esa inesperada visita que esperaba en el vientre de su amada le hacían desear esos papeles siempre innecesarios, afronto la propuesta con ternura, buscando un momento apropiado después de hacer el amor, temía, a pesar de esos cinco años de vida en común, un posible rechazo. Aquella noche intento emplearse a fondo, preparo una cena romántica, un buen vino, un florero con preciosas rosas rojo pasión, sobre la cama pétalos multicolores en forma de corazón a modo de “ American beauty”. La cena se le quemo en el horno, terminando comiendo jamón y queso, el vino y los nervios evitaron la consumación que él habría deseado, tartamudeando no obstante se atrevió a hacerle la proposición y ella, borracha como él, le dijo que sí.
Con todo preparado y la idea hecha vino el descuido, un escape de uno de los compartimentos estanco afecto de lleno a Amalia, ya con cinco meses de embarazo, a los vómitos, que no había tenido los meses iniciales del embarazo, acompañaron las convulsiones, los delirios, el estar y no estar, las perdidas dentales, la prematuras canas en los escasos cabellos que le quedaban, sabía lo que le estaba pasando, aun así quiso continuar su embarazo y el proyecto de boda.
Los médicos aconsejaron extraer al niño en el séptimo mes, era la única forma de que tal vez esa vida llegase a buen puerto, ella, ya sin voluntad ni fuerzas acepto. Contra lo esperado el niño nació sano, al menos eso le dijeron, pero debía estar un tiempo en una incubadora en Madrid, ella no llego a verlo, estaba muy débil y necesitaba cuidados.
La boda se llevaría a cabo en el recientemente inaugurado hospital de Villar de Cañas, dedicado en su mayor parte a la oncología, por la cantidad de casos aparecidos en los últimos años, el hospital se había construido allí, para evitar que saliese información a otras zonas, por no crear alarma social.
Allí estaban todos esperando en la sala de actos del hospital, el novio engalanado, los padrinos y los invitados, alguien dijo.-Cambiar la cara, debe ser un día alegre, va a entrar la novia.- Justo antes de que cruzasen sus pies el umbral de la sala de actos, Amalia dio el último suspiro, no pudo ver los esfuerzos de los invitados, a su boda, por mostrar un semblante feliz.
Cuando, los sepultureros fueron, quitaron la lápida provisional de escayola, sacaron un pequeño ataúd, sin tocarlo cuanto apenas, lo abrieron, vaciando su contenido en el féretro de Amalia. 



 El jueves también suma su ingenio a la lucha contra la infamia:



Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...