domingo, 24 de junio de 2012

EL EXILIO DE MIGUEL HERNÁNDEZ


Miguel Hernández primero lo matan, luego lo exilian.




El poeta junto a compañeros milicianos




Todos sabemos que el poeta del pueblo, Miguel Hernández, murió en las cárceles franquistas, pero con la llegada de la presunta democracia que disfrutamos y padecemos al mismo tiempo, pues la libertad o se tiene o no se tiene, no porque la correa sea más larga se es más libre, con esa “transición a la democracia”, su poemas volvieron a recitarse, a cantarse, pero en su tierra, gobernada por el Partido Posfranquista (PP),el  ayuntamiento de Elche (Alicante), gobernado por el Partido Posfranquista(PP), rompió de manera unilateral el convenio que unía el legado a la ciudad desde hacía más de 20 años . La alcaldesa ilicitana, Mercedes Alonso, esgrimió la crisis económica como causa de la ruptura y acusó a la familia de recibir tres millones de euros de las arcas municipales. “A Miguel Hernández la derecha lo mató una vez y ahora lo ha mandado al destierro, al exilio. Detrás de la decisión del Ayuntamiento no hay más que motivos ideológicos, e intenta denigrar a la familia y manchar la imagen del gran poeta.
Mi padre que no sabia leer llego a memorizar alguno de sus poemas.
 La herencia de Miguel Hernández ya prepara las maletas para su último viaje. Desde la caja fuerte de un conocido banco catalán el legado del poeta se mudará a Quesada, una pequeña localidad de Jaén de apenas 6.000 habitantes donde nació Josefina Manresa, la mujer del poeta. Las negociaciones entre el Ayuntamiento jiennense, los herederos de Hernández y la Diputación están muy avanzadas y sólo faltan por concretar algunos aspectos del régimen económico y el visto bueno final de la Junta de Andalucía. “Es el mejor destino para la memoria de Miguel. Está claro que no puede seguir como está ahora y ésta es la salida más segura”, explica Lucía Izquierdo, nuera de Miguel Hernández.
Ahora de nuevo, esa derecha reaccionaria que apoya golpes de Estado, como el de Paraguay, exilia al poeta después de haberle asesinado.

Andaluces de Jaén, cantada por Paco Ibañez

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma:
Quien, quien levanto los olivos?
No los levanto la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.
Levantate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzo una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaen, aceituneros
altivos, decidme en el alma:
Quien, amamanto los olivos?
Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriquecio en la herida
generosa del sudor.
No la del terrateniente
que os sepulto en la pobreza,
que os pisoteo la frente,
que os redujo la cabeza.
Arboles que vuestro afan
consagro al centro del día
eran principio de un pan
que solo el otro comía.

Cuantos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!
Andaluces de Jaen, aceituneros
altivos, pregunta mi alma:
de quién, de quién son estos olivos?
Jaen, levantate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.
Dentro de la claridad del aceite
y sus aromas, indican tu libertad
la libertad de tus lomas.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...