miércoles, 24 de abril de 2013

Con paso firme se pasea hoy la injusticia por las tierras de España.


No todos los días uno encuentra  una joya del calibre de este poema de Belton Brech, no he podido resistir la tentación de utilizarlo, a modo de guía a ver que me inspira cada uno de sus versos.  La verdad es que está muy de actualidad, más de lo que debiera, no lo estaría de no ser tal la situación que vivimos, que sufrimos.
 Desgraciadamente el pueblo español está claramente definido en este magnifico poema. Poema triste, pero lleno de esperanza y de confianza que nos dice que no debemos rendirnos nunca, que somos los dueños de nuestro destino,  los vencidos de hoy son los vencedores de mañana.



     
 Con paso firme se pasea hoy la injusticia.     Los opresores se disponen a dominar otros diez mil años más o treinta o cuarenta, desde aquellos oscuros tiempos en que fue asesinada la libertad un 18 de julio  y con ella los hijos del pueblo, tantos años de dictadura, 37 largos años,  tantos de farsa con los nudos atados por el dictador bien apretados, que ni los más viejos recuerdan aquellas imágenes en blanco y negro que acabaron con los colores de la libertad.
La violencia garantiza: "Todo seguirá igual." Por tanto la utilizan contra el pueblo de manera criminal, los tiran de sus casas, de sus trabajos, si protestan les mandan los grises, ahora vestido de azul, les acusan de terroristas o violentos, los fanáticos nazis llaman violentos a las víctimas de su violencia, pero lo hacen “por el bien de España”, como si España y pueblo fuese diferente, tal vez para ellos si lo sea, España es su bolsillo, su patria, el pueblo es el viajero al que se le puede robar y chafar;  estamos atrapados en azul, como diría la canción de Ismael Serrano.

No se oye otra voz que la de los dominadores, no se oye otra voz que la del poder, tras la pantalla de plasma o a través de cínicas y a veces torpes voces en diferido, aunque los criminales recortes sean en riguroso directo.  La justicia anda desaparecida al igual que la libertad, en paradero desconocido, la sumisión de todos los poderes a la cabeza coronada resulta vergonzante, no pudiendo escribirse la palabra justicia con mayúsculas.
 Y en el mercado grita la explotación: "Ahora es cuando empiezo." ¿Cuándo empiezo a qué? Empiezo a no tener dinero para pagar el pan, ni tan siquiera el agua que bebo, que hasta eso me niegan, mientras los dominadores, los tiranos degustan sabrosos manjares, el pueblo no tiene ni un mendrugo, ni la esperanza de tenerlo, hay muchas maneras de matar y casi todas son legales en España, casi todas utiliza esta monarquía corrupta para hacerlo.

Y entre los oprimidos, muchos dicen ahora: "Jamás se logrará lo que queremos." Jamás se lograra lo que queremos si esperamos a que todo lo solucionen otros, o si vemos que otros están peor y esperamos pacientemente a ocupar ese escalón más bajo entre los oprimidos. Todo se puede conseguir, pero no debemos olvidar que nadie regala nada, si confiamos en quien nos roba la cartera, la educación, la sanidad la tranquilidad en nuestro otoño…estamos apañado y nos merecemos el sufrimiento. Quien nos oprime el cuello dejará de apretar a no ser que encuentre ventaja en ello, si nos rendimos antes de presentar batalla no conseguiremos nada, nunca se ha dicho nada de los cobardes ni de los bueyes sumisos, se supone que somos bravos no mansos mostrencos, que pensamos en el futuro de nuestros hijos, que estamos todavía vivos, que aún tenemos la vida y corre sangre por nuestras venas.  Quien aún esté vivo no diga "jamás".


Lo firme no es firme. Todo no seguirá igual. Si nosotros seguimos igual callados ante la injusticia, si no damos con nuestro puño sobre la mesa, si no caminamos con decisión, contra la tiranía, nunca se ha hecho tanto daño al pueblo en nombre de la “democracia”, en nombre de esta farsa al servicio de los banqueros, las grandes empresas, la casta política, la corrupta monarquía y los evasores de impuestos.
Cuando hayan hablado los que dominan, hablarán los dominados. Y será para tomar el mando, para recobrar la libertad secuestrada por el dictador y continuada gracias a la traición y codicia de unos falsos demócratas paladines de una supuesta democracia.

¿Quién puede atreverse a decir "jamás"? Cuando no se ha luchado


El poema completo:

Oda a la dialéctica


Con paso firme se pasea hoy la injusticia.
Los opresores se disponen a dominar otros diez mil años más.
La violencia garantiza: "Todo seguirá igual."
No se oye otra voz que la de los dominadores,
y en el mercado grita la explotación: "Ahora es cuando empiezo."
Y entre los oprimidos, muchos dicen ahora:
"Jamás se logrará lo que queremos."


      Quien aún esté vivo no diga "jamás".
Lo firme no es firme. Todo no seguirá igual.
Cuando hayan hablado los que dominan, hablarán los dominados.
¿Quién puede atreverse a decir "jamás"?
¿De quién depende que siga la opresión? De nosotros.
¿De quién que se acabe? De nosotros también.
¡Que se levante aquel que está abatido!
¡Aquel que está perdido que combata!
¿Quién podrá contener al que conoce su condición?
Pues los vencidos de hoy son los vencedores de mañana
y el jamás se convierte en hoy mismo.

P.D.

Para que luego digan que siempre crítico lo que dicen aquellos que no doblan el espinazo, he leído en alguna parte se dijo:

 “Solo una palabra libre puede sacudir letargos y remover conciencias.”

Pues nada, a aplicarse el cuento, no vaya a ser que se quede como el de “Todos los españoles somos iguales ante la ley”.  Así que con el permiso de su alteza podemos dar libertad a nuestros teclados, para sacudir los letargos de la sociedad española y remover las conciencias de quienes no la tienen, ser libres a través de las palabras y de las obras, no como lección aprendida para un examen y olvidadas tras ser leídas.






Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...