jueves, 11 de abril de 2013

Poema New York ( Federico García Lorca) y Publicación de Poeta en Nueva York con copias de los originales.


EFE/Madrid Pocas semanas antes de su muerte en Granada Federico García Lorca llegó a Madrid para entregar a José Bergamín en las oficinas de la editorial "Cruz y Raya", el manuscrito de "Poeta en Nueva York". Ahora por primera vez una edición recoge este original tal y como él lo creó.

Esta edición, preparada por el hispanista británico Andrew A. Andenrson y que sigue fielmente la última voluntad de Federico García Lorca y que publica Galaxia Gutenberg, coinciden con la exposición que New York Public Library dedica a "Poeta en Nueva York".

Así, 77 años después de el poeta entregara el original, sale a la luz este manuscrito, con las reproducciones de los originales mecanografiados y manuscritos, de cuya existencia y paradero se tenían hasta hace pocos años noticias inciertas, hasta que en 2003 la familia de García Lorca lo adquirió en una subasta por casi 200.000 euros.

"Poeta en Nueva York" el poemario que marcó la modernidad en la poesía española junto con "Diario de un poeta recién casado", de Juan Ramón Jiménez, fue escrito por Lorca entre 1929 y 1930, durante su estancia en la Universidad de Columbia.

Un texto apasionante y melancólico, vanguardista con influencias surrealistas y con las huellas de T. S. Eliot y Whitman en las que Lorca plasmó sus angustias, soledad, deseos y sueños inspirado por las calles de Nueva York.

El texto pasó por muchos vaivenes, pues José Bergamín se lo llevó con él al exilio, primero a Francia y después a México, donde realizó una primera edición que apareció en México en 1940.
Durante muchas décadas el original permaneció en paradero desconocido hasta que fue descubierto en 1979 en manos de la actriz mexicana Manola Saavedra. Tras muchos litigios la Fundación García Lorca lo consiguió en 2003.

La publicación la próxima semana de la primera edición del original de "Poeta en Nueva York", coincide con una gran exposición en la Biblioteca Pública de Nueva York, donde por primera vez se podrán contemplar los manuscritos, cartas dibujos y documentos que componen el poemario.

La muestra, que estará abierta del 5 de abril al 20 de julio, marcará el inicio de un amplio programa de actividades que, bajo el título de "Lorca in New York: A Celebration", homenajeará al poeta español esta primavera.

Comisariada por Christopher Maurer y Andrés Soria Olmedo, "Back tomorrow: A poet in New York. Federico García Lorca" plasma el proceso creativo que siguió en componer "Poeta en Nueva York" a través de 60 piezas entre manuscritos de primeros borradores y copias en limpio, libros raros o cartas que enviaba a su familia mientras lo escribía.

También se exhibirán efectos personales como el pasaporte, la guitarra o la libreta de ahorros, dibujos y fotografías.
Pero lo más destacado será el manuscrito de su obra acompañado por los dibujos que el granadino realizó durante su estancia en la ciudad estadounidense, que por primera vez se exhibirá en público.
Fuente :EFE



New York


Debajo de las multiplicaciones 
hay una gota de sangre de pato. 
Debajo de las divisiones 
hay una gota de sangre de marinero. 
Debajo de las sumas, un río de sangre tierna; 
un río que viene cantando 
por los dormitorios de los arrabales, 
y es plata, cemento o brisa 
en el alba mentida de New York. 
Existen las montañas, lo sé. 
Y los anteojos para la sabiduría, 
lo sé. Pero yo no he venido a ver el cielo. 
He venido para ver la turbia sangre, 
la sangre que lleva las máquinas a las cataratas 
y el espíritu a la lengua de la cobra. 
Todos los días se matan en New York 
cuatro millones de patos, 
cinco millones de cerdos, 
dos mil palomas para el gusto de los agonizantes, 
un millón de vacas, 
un millón de corderos 
y dos millones de gallos 
que dejan los cielos hechos añicos. 
Más vale sollozar afilando la navaja 
o asesinar a los perros en las alucinantes cacerías 
que resistir en la madrugada 
los interminables trenes de leche, 
los interminables trenes de sangre, 
y los trenes de rosas maniatadas 
por los comerciantes de perfumes. 
Los patos y las palomas 
y los cerdos y los corderos 
ponen sus gotas de sangre 
debajo de las multiplicaciones; 
y los terribles alaridos de las vacas estrujadas 
llenan de dolor el valle 
donde el Hudson se emborracha con aceite. 
Yo denuncio a toda la gente 
que ignora la otra mitad, 
la mitad irredimible 
que levanta sus montes de cemento 
donde laten los corazones 
de los animalitos que se olvidan 
y donde caeremos todos 
en la última fiesta de los taladros. 
Os escupo en la cara. 
La otra mitad me escucha 
devorando, cantando, volando en su pureza 
como los niños en las porterías 
que llevan frágiles palitos 
a los huecos donde se oxidan 
las antenas de los insectos. 
No es el infierno, es la calle. 
No es la muerte, es la tienda de frutas. 
Hay un mundo de ríos quebrados y distancias inasibles 
en la patita de ese gato quebrada por el automóvil, 
y yo oigo el canto de la lombriz 
en el corazón de muchas niñas. 
óxido, fermento, tierra estremecida. 
Tierra tú mismo que nadas por los números de la oficina. 
¿Qué voy a hacer, ordenar los paisajes? 
¿Ordenar los amores que luego son fotografías, 
que luego son pedazos de madera y bocanadas de sangre? 
No, no; yo denuncio, 
yo denuncio la conjura 
de estas desiertas oficinas 
que no radian las agonías, 
que borran los programas de la selva, 
y me ofrezco a ser comido por las vacas estrujadas 
cuando sus gritos llenan el valle 
donde el Hudson se emborracha con aceite.


Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...