martes, 17 de septiembre de 2013

Mientras los golfos viven a cuerpo de rey…


No son pocos aquellos que han intentado y logrado manipular a buena parte de los españoles con el tema de la candidatura olímpica de Madrid 2020, presentándonos  a quienes considerábamos que esa candidatura no era seria o se había diseñado  como en el caso de ganar, algo harto improbable por diversas circunstancias, como antiespañoles o poco patriotas.

 A toro pasado se ven mejor las cosas, nadie nos había dicho que la candidatura de Madrid preveía un gasto de 1500 millones de euros, que siendo una cantidad importante resulta ridícula si se tiene en cuenta que la última edición olímpica celebrada en Londres  contaba con un presupuesto inicial de más de 3000 millones de euros y termino costando casi tres veces más o los 4500 millones presentados por Tokio.  Tampoco se nos dijo que Grecia todavía está pagando una parte importante de la deuda generada por los juegos de Atenas 2004, y que parte de esa deuda provocó una rémora mucho mayor de la que podía soportar.  En esa cuestión también se nos mintió, se hincharon los posibles beneficios y se ocultaron los seguros desembolsos a costa de la ciudadanía.  

Resulta indignante los modos de hacer de una clase política que pretendía esconder sus vergüenzas detrás de unos juegos olímpicos que ellos mismos sabían que no se celebrarían en España, del mismo modo que lo sabían los italianos, que retiraron su candidatura,  aun así no repararon en gastos, prebendas y derroches de la comitiva olímpica.  300 invitados a mesa y mantel de súper lujo y derroche presididos por el heredero del heredero de Franco,”que no falte de na”, y no falto de nada. Se reservaron un hotel de cinco estrellas, cerrado en exclusiva para ellos, se utilizó un lujoso salón de eventos, donde los invitados disfrutaban de barra libre, mañana, tarde y noche, se llevaron 170 kilos de jamón ibérico pata negra, del mejor, contratando al mejor cortador de jamón, Florencio Sanchidrián, el mejor cortador de jamón del mundo y naturalmente, un buen jamón debe ir a acompañado de un excelente vino, que llego también de España. Aparte del alquiler del local de eventos (2000 euros diarios), sin contar  el alojamiento, los trescientos invitados jalaban en torno a los 10.000 euros diarios en comidas y bebidas, mientras en España muchos padres de familia rebuscan en la basura o se diseñaba el modo de robarles parte de la pensión a los pensionistas. Para que no faltase de na, ocuparon un hotel de super lujo con 369 habitaciones, siendo la más barata de 125 euros y la más cara de 400, así que hagan cuentas, que a mí los números me marean.

En cualquier país democrático no se relajarían con lo del “relaxing café con leche in the Plaza Mayor”, más sabiendo que ese ridículo discurso  escrito por Terrence Burns ha costado a los contribuyentes  españoles casi dos millones de dólares.  En cualquier país democrático se exigirían cuentas, se juzgaría se condenaría por malversación de fondos públicos y prevaricación a quienes montaron la farsa de la candidatura olímpica.   Candidatura que no genera beneficios ni utilidades para la ciudad de Madrid ni para España, pero que han estado y están justificando criminales recortes sociales entre la población. Nadie puede ni debe relajarse ni con un café con leche ni con un bocadillo de calamares (más típico de la Plaza Mayor) en una ciudad ejemplo de derroches y corrupción donde duermen casi 50.000 personas en la calle. Mientras los golfos viven a cuerpo de rey a costa del pueblo, sin reparar en gastos, cada día son más los españoles que rebuscan en la basura para poder comer.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...