viernes, 6 de diciembre de 2013

España, donde la tiranía, la corrupción y el hambre habita.

Hoy han sido muchos quienes han alabado las virtudes de una constitución que es de manera sistemática violada impunemente por quienes se escudan detrás de ella y la utilizan como escudo, es una falsa constitución, porque no obliga a cumplir aquello que beneficia al pueblo, sirve tanto para llevar a cabo políticas sociales como propias de las peores tiranías, como ocurre en este momento.  No ampara al débil, justo al contrario. Lo único que protege de manera bestial es la impunidad de los poderosos, especialmente del Rey.
Hoy se han gastado millones de euros en celebrar y   Ese dinero se debería haber empleado en esos miles o tal vez millones de personas que pasan hambre en España. Para quienes alababan a la virgen violada , las personas que pasan hambre o que mueren por hambre o desesperación, son números, pero se equivocan. Son personas que tienen rostro, nombre y apellidos. Son hombres y mujeres con hijos. Son personas mayores. Dependientes. Homenajean una presunta constitución quienes en ella no creen.

.

España, esa que no se puede mancillar, ni insultar, esa mala madrastra de los pobres, esconde entre sus vergüenzas la corrupción de sus elites y el hambre de su pueblo. Los criminales recortes llevados a cabo entre los defensores de esa presunta constitución democrática están provocando que más de dos millones y medio de niños y niñas  españoles estén por debajo del umbral de la pobreza, no lo digo yo, este pacifico republicano no se inventa datos.   Según Unicef  y el INE de 2012,  uno de cada cuatro menores de 16 años pasa hambre en España.

Como decía Mandela: “Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada”.
A esos que nos quieren poner la mordaza en la boca, les digo que ellos son la vergüenza que insulta y mancilla a esta tierra, ellos son quienes violan la constitución que dicen defender. Ellos son quienes han hecho de España una nación indigna, sinónimo de corrupción, tiranía y hambre.

Pero habrá una nueva España, que deje de ser una malvada madrastra para hacer lo que hacen las madres, cuidar y defender a sus hijos, especialmente a los más débiles.

¡Viva la República!

Publicado también en Unidad Cívica por la República

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...