sábado, 14 de diciembre de 2013

Las antípodas reales se tocan

El rey borracho

Es necesario publicar cosas y artículos que dentro de unos meses no podrán hacerse, si finalmente la ley mordaza no logramos tirarla al cubo de la basura como se merece al igual que este podrido Régimen, instaurado por un genocida.
PDFImprimirE-mail
Escrito por Arturo del Villar   

El reino de España y el de Tailandia deben de estar en las antípodas, sin precisarlo con mucha exactitud. Pero en monarquismo están unidos. Un periodista tailandés llamado Somyot Prueksakasemsuk acaba de ser condenado el día 23 de enero a once años de cárcel, por haber publicado unos artículos considerados ofensivos contra el monarca del país, Bhumibol Adulyadej. No es el autor de los artículos censurados, sino el editor de la revista que los dio a conocer, porque el escritor tuvo la precaución de exiliarse. Es sarcástico el considerar que Tailandia significa en castellano País de la Libertad.



El reino de España tiene una historia de enorme civilización y cultura, y pertenece a la muy refinada Unión Europea. Por eso las penas son mucho menores, para presuntos delitos del mismo tipo. Por ejemplo, a mi admirado y querido amigo Amadeo Martínez Inglés, coronel diplomado de Estado Mayor, solamente le piden 15 meses de prisión y las costas de juicio, que se celebrará el próximo día 13 de febrero en el Juzgado Central de lo Penal, y que ascenderán a unos dos mil euros. Ya compareció el 16 de abril del año pasado ante el Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, siempre acusado de publicar artículos supuestamente injuriosos contra su majestad el rey católico. Entonces demostró su valor cívico y defendió sus argumentos en contra de la monarquía del 18 de julio instaurada por el dictadorísimo. Seguro que el 13 de febrero el juez parecerá el reo ante él. Y quedará demostrado que las libertadas ideológicas garantizadas en el artículo 16 de la vigente Constitución son mentiras.
Esta monarquía del 18 de julio ha heredado todas las taras de la dictadura que la impuso al pueblo. La persona del dictadorísimo era sagrada, tanto que en los templos la introducían bajo palio, homenaje reservado para la hostia consagrada. Por eso se decía, en voz baja y reservada, naturalmente, que para la Iglesia catolicorromana el dictadorísimo era la hostia. Cualquier palabra, escrito, caricatura, o lo que fuere considerado denigrante para su figura merecía elevadas penas de prisión y multas. El designado por él su heredero sucesor goza del mismo privilegio.

Por hablar, cantar o quemar

En mi hemeroteca borbónica guardo un montón de recortes de periódicos, con noticias sobre condenas por ofensas a la persona del rey, que es inviolable, según el artículo 56:3 de su Constitución. Repaso unos pocos, como ejemplos representativos, porque la acusación siempre es la misma.
El 2 de junio de 2009 la Audiencia Nacional condenó a José Antonio Barroso, alcalde republicano de Puerto Real, a pagar una multa de 6.840 euros por haber injuriado presuntamente a nuestro rey y señor, durante un mitin celebrado el 14 de abril de 2008 en la Casa de la Cultura de Los Barrios (Cádiz). No publicó el discurso, pero hubo algún alma monárquica caritativa que lo grabó y se lo hizo llegar a la Fiscalía, que procedió de oficio a empapelar al alcalde. El 28 de octubre de 2008 había comparecido como imputado ante la Audiencia Nacional, que ordenó proseguir las diligencias previas abiertas.
También el cantar puede ser objeto de responsabilidad penal, si el personaje protagonista es el monarca irresponsable de sus actos según el artículo 64:2 del mismo texto. El 22 de marzo de 2012 fue juzgado el grupo musical Ardor Destómago, acusado de injuriar al rey con su canción “Una historia real”, incluida en un disco editado por el Ayuntamiento de Segovia. El alcalde, perteneciente al partido Pseudo Socialista Obrero Español, ordenó secuestrarlo, remitió un ejemplar a la Fiscalía para que investigase si era constitutivo de delito, y presentó cumplidas excusas a la llamada casa real, que no me canso de decir que es la única irreal en este reino.
Igualmente es un delito horroroso quemar en público fotografías de su majestad. El 21 de noviembre de 2007 la Audiencia Nacional condenó a Jaume Roura y Enric Stern a pagar una multa de 2.730 euros, por haber quemado fotografías del rey, como protesta por la visita del monarca a Girona el 13 de setiembre anterior. A su vez, como protesta por la sentencia, aquella noche fue quemada en la plaza de España de Barcelona una pancarta con fotografías del dictadorísimo y de su sucesor.

Caricaturas críticas

Pero lo que más daño hace al desprestigio alcanzado por la monarquía es caricaturizar a los miembros de la llamada familia real, que es la más irreal de todas las familias españolas, no hace falta decirlo. El suplemento Caduca Hoy del diario Deia publicó el 28 de octubre de 2006 una graciosísima caricatura de su majestad el rey. A mí me parece graciosísima, pero a la Fiscalía no se la hizo maldita, así que el 17 de setiembre de 2007 los responsables de la revista comparecieron ante el juez. Curiosamente su señoría no tomó en consideración la acusación, aduciendo que era una muestra de “sana controversia”, pero la Sala de lo Penal de la inevitable Audiencia Nacional ordenó el 17 de junio de 2008 que se reabriera la investigación y se procesara a los acusados. Eso sí: no solicitó que se los torturase.
La caricatura mostraba a su majestad con la cara muy alegre y un rifle de gran precisión en las manos, tras un oso muerto que lucía un gorro con su nombre, Mitrofán, y se apoyaba sobre una barrica con esta inscripción: “Bodegas ‘Caza Lla’ para sentirte como un rey.” El texto explicativo dice: “Estaba cocido. / Mitrofán era un oso de feria. Lo metieron en una jaula y lo pusieron a tiro del Rey tras emborracharlo con vodka y miel. ¿Lo harían para que estuviera en igualdad de condiciones?” Los fiscales y los jueces españoles carecen del mínimo sentido del humor en cuanto se toca a la casa irreal.
Algo semejante les sucedió Guillermo Torres y Manuel Fontdevilla, como autores de una caricatura de los tripríncipes de Asturias, Girona y Viana, aparecida en la portada de la revista El Jueves de fecha 18 de julio de 2007. El fiscal pidió una multa de seis mil euros para cada uno, pero el juez de la Audiencia Nacional que vio la causa el 13 de noviembre del mismo año se limitó a imponer la mitad. Que esto no es Tailandia. La caricatura hacía referencia a la concesión de 2.500 euros por maternidad concedidos por el Gobierno presuntamente socialista. Mostraba a los tripríncipes en actitud de procurar la procreación, y el tripríncipe decía a su predispuesta compañera: “¿Te das cuenta? Si te quedas preñada… ¡Esto va a ser lo más parecido a trabajar que he hecho en m vida!” El número fue secuestrado por orden judicial, y los ejemplares se estuvieron pagando en el mercado negro hasta a 500 euros. La revista se benefició de una publicidad impagable.

Publicidades diferentes

Igualmente son punibles los montajes fotográficos. La agencia Ashley Madison, promotora internacional de adulterios, fue demandada por su majestad la reina católica (conversa) nuestra señora el 24 de octubre del año pasado, por utilizar su imagen para una campaña publicitaria. En ella se ve a la reina abrazada a un bello mozo desnudo, con esta leyenda: “Ya no tienes por qué pasar la noche sola. Ashley Madison.com. Ahora eliges tú.” Sin duda hace referencia a lo que es comentario en todas las revistas, especialmente las llamadas del corazón, desde el descubrimiento de Corina, denominada “la amiga íntima del rey de España” para no decir su verdadera ocupación.
Las protestas callejeras son también constitutivas de delito. Y si no, que se lo digan a Koldo Méndez, concejal de Berriz (Bizkaia), detenido el 25 de mayo de 2010 por protestar contra la presencia de los tripríncipes en el Teatro Campos Elíseos de la capital. Se le acusó de proferir insultos a la familia irreal.
Mientras tanto, la familia hace lo que le da la real gana. Cada día se descubren nuevos chanchullos económicos cometidos por Iñaki Urdangarin con la colaboración necesaria de su mujer, Cristina de Borbón, a la que llaman infanta, pero el juez no se atreve a procesarla. En cambio, sí procesa al yernísimo, a su cómplice Diego Torres y a su mujer, pero la infanta es tan irresponsable como su real padre, aunque la Constitución monárquica solamente concede ese privilegio al rey.
A su vez, el rey protagoniza escándalos de todo tipo, con sus barraganas oficiales, y se dedica a las cacerías en lugares exóticos, porque su fortuna de 1.800 millones de euros le permite llevar una vida regalada, nunca mejor dicho, a pesar de sus múltiples achaques. Pero librémonos los vasallos de censurarle, criticarle, caricaturizarle, insultarle, protestarle, quemarle en fotografía, o cualquier otro tipo de demostración de descontento o rechazo.
Para desagraviarlo de tantas injurias, está en marcha la mayor campaña publicitaria oficial montada nunca. Le han preparado un programa televisivo los sábados, entrevistas cortesanas por periodistas amaestrados, libros hagiográficos bien pagados, artículos periodísticos sufragados con los muy apropiadamente llamados fondos de reptiles, contertulios radiofónicos del mismo jaez, páginas y páginas semana tras semana y hola tras hola en las revistas denominadas del corazón, etcétera. Todo con la intención de presentar a una familia irreal que verdaderamente lo es.
Tailandia y España, reinos gemelos.

Arturo del Villar es Presidente deñ Colectivo Republicano Tercer Milenio

Fuente: Unidad Cívica por la República

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...