lunes, 16 de junio de 2014

El orgullo de ser español, los toros, el fútbol, la monarquía y la madre que les pario


La gran mascarada que estamos viviendo con tanto patriotero de bolsillo con cuentas en Suiza, de tanto babeante y bacinesco* vasallaje de presuntos “republicanos” de boquilla y súbditos convencidos en directo y en diferido. Me están tocando, y perdonar la expresión, lo que ponen las gallinas, no lo que llevan los hombres entre las piernas y las mujeres en el útero, los cojones y los ovarios, los segundos sin tenerlos. Los huevos los dejamos para las gallinas y para aquellos que diciéndose una cosa votan o apoyan otra. A buen entendedor pocas palabras bastan.


Dice la lideresa, es prescindible de Madrid, que su sangre es una sangre de valientes,
yo no lo pongo en duda, yo no tendría la valentía de atropellar a la policía y darme a la fuga, entre otras cosas porque de hacerlo yo, tal vez como muy poco esa policía habría vaciado el cargador de su arma reglamentaria en los neumáticos de mi viejo coche y me hubiese quedado sin él, a mí se me habría caído el pelo y posiblemente estaría sin libertad y acusado de graves delitos contra la autoridad, ella puede ser valiente porque sabe, que aunque le hubiese causado graves daños al policía, no le hubiese pasado nada en esta España donde TODOS LOS ESPAÑOLES NO SOMOS IGUALES ANTE LA LEY.   Ya me fui por los cerros de Úbeda la llana. Dijo la lideresa en Sevilla, eso de la valentía pero también dijo una gran gilipollez:

"Los que rechazan los toros lo hacen por ser antiespañoles"

 La manía que tienen algunos patrioteros de mezclar una cosa con otra. Como si defender el sufrimiento de los animales tuviese que ver con el sentimiento de ser español o ruso.


El viernes hubo una recepción conjunta del virreinato al que fueron a rendirle pleitesía en el palacio Real a los nuevos y viejos reyes, representantes de la política, de los grandes empresarios, de los banqueros y demás poderosos súbditos de sus católicas majestades, como si se tratase de una ceremonia del siglo XV o XVI, pero no se supones que estamos en el siglo XXI, ante esa imagen anacrónica surgió en mí unas preguntas:

Entre los presentes...
¿Cuantos corruptos? ¿Cuantos ladrones? ¿Cuantos banqueros? ¿Cuantos evasores? Si no estás entre los segundos exige la República.
¿Cuantos obreros? ¿Cuantos parados? ¿Cuantos desahuciados? ¿Cuantos jóvenes exiliados?

Las respuestas ya las sabemos de los primeros multitud, de los segundos, quienes servían el catering.
Por la noche gano Holanda, me enteré casi a punto de terminar cuando mi hijo vino a decirme eso de:

-          Papa, que llevan 5 goles.

-          Normal, son los mejor pagados, si ganan cobrarán 720.000 euros de prima si ganan el Mundial.  Así hasta yo marcaría goles.

Le respondí.

-          No son los otros quienes han marcado los cinco goles, la Roja, solo uno.

Respire hondo, confieso mi culpa, yo que siempre me he sentido español, sin orgullos vanos, pero español de sentimiento, pues no puedo ser español de trapo, me alegre y no me sentí mal por alégrame, será pecado, pero como dicen eso, todo lo que da placer o es pecado o engorda…

Deje de leer la Antología Rota de León Felipe que tenía en esos momentos entre manos y me puse a escribir un mal poema sobre las sensaciones que había sentido con la noticia. Y es que me da tanto asco lo que está pasando que si voy a Madrid y veo los balcones llenos de rojigualdas y los bacines”  y al birreinato, con b, recibiendo a La Roja y presumiendo de patriotismo de trapo, ahora que los españoles parece que estamos despertando, me declaro independiente por dignidad.

*Bacín/es : en Pinarejo persona despreciable y rastrera


Para quien quiera leer mi mala poesía, les dejo el enlace: 

Llegar a la luna y romperla con los pies (Poesía)

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...