domingo, 1 de junio de 2014

Prisión para un cabo por tildar a un coronel de “franquista”, pero el hijo de Tejero se ‘fue de rositas’ tras conmemorar el 23F


El Supremo confirma el castigo para el cabo que ya le había impuesto la justicia militar.
El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de cinco meses de prisión para un cabo por llamar a un coronel de “franquista” y criticar “su mala gestión”, sin embargo, el Gobierno ha hecho la vista gorda dejando sin castigo finalmente al teniente coronel Antonio Tejero, hijo del golpista, por conmemorar el 23F en el cuartel general de Valdemoro.
Un tribunal militar le había condenado
Según adelantó la SER, el Supremo ha avalado la condena que ya impuso la justicia militar al cabo del Ejército de Tierra por criticar la gestión de un coronel en correos electrónicos dirigidos al Regimiento de Artillería de Campaña. El militar criticaba al mando superior por su “mala gestión, el maltrato y la no palabra de nuestro actual jefe franquista” y le tildaba de “ladronzuelo”.

El Supremo ve delito
El Supremo ha considerado que las palabras del cabo constituyen un delito de insulto a un superior, a pesar de que en su recurso el cabo explicaba que no tenía intención de insultar al coronel, y que sus correos no fueron objeto de amonestación por parte de los altos cargos militares que los leyeron. El tribunal no lo vio así y entendió que con sus expresiones, buscaba el “descrédito y desprestigio personal y profesional” de su superior y sus calificativos “son atentatorias contra la dignidad y estimación como persona que todo ser humano debe tener”.
En el caso del hijo de Tejero no hubo castigo
La misma vara de medir no se ha aplicado en otro caso reciente conocido, el del teniente coronel Antonio Tejero Díez, hijo del golpista del mismo nombre, por conmemorar el 23F en las dependencias del cuartel general de Valdemoro. En este caso no se ha visto delito. El Gobierno se ha escudado en que se trata de “información reservada” para no dar explicaciones a la oposición sobre las razones que llevaron a cerrar la investigación, sin que haya ningún castigo.
Protesta de guardias civiles
La asociación de guardias civiles UGC, en un comunicado, denunció que el pasado 23 de febrero, en las instalaciones del Grupo Rural de Seguridad, el golpista Tejero asistió en compañía otros de su misma condición, al menos otros dos más”, a un acto “conmemorativo del golpe de Estado” en el que actuaron de camareros “los guardias civiles que en funciones de mantenimiento, en acto de servicio han cambiado el material policial por bandejas, platos y demás utensilios culinarios para que el banquete estuviese a gusto de sus comensales”.
El Gobierno miró para otro lado
Según reconoció el Ministerio del Interior, Tejero Díez celebró “un almuerzo no autorizado en su acuartelamiento con diversas personas implicadas en el intento de golpe de Estado”, para conmemorar el 33 aniversario del 23F.
En este caso, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el ministro del Interior, Jorge Fernández Días, y el director general de la Guardía Civil, Arsenio Fernández de Mesa (éste con un pasado franquista, del que ya hemos dado detalles) han hecho la vista gorda y no han promovido un castigo. Todo se resolvió alegando un error de forma, que impidió castigar al hijo de Tejero.
Fuente; El Plural

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...