jueves, 19 de junio de 2014

La selección abdica y entrega humillada su corona, al contrario que el rey no lo hace como las enfermedades venéreas por transmisión sexual


NO quería decir nada de la eliminación de la selección de fútbol, hay cosas más importantes de las que deberíamos preocuparnos los españoles, como por ejemplo por esos más de 300.000 que no tienen asegurado poder comer este verano y que al gobierno le molesta que se habrán comedores escolares para no dar visibilidad. Incluso ciertos medios de comunicación que llegan a hablar de que les sea retirada la custodia a los padres por “no ser capaces” de alimentar adecuadamente a sus hijos.  Cuando ningún padre quiere que alimenten a sus hijos. Los padres queremos trabajo, no que alimenten a nuestros hijo, quien piense lo contrario  es un imbécil por no decir otra cosa que hasta escribirla ofende a la vista y al buen gusto.


La selección estaba siendo utilizada como circo de distracción, durante el primer partido España quedo paralizada, ayer tanto de  lo mismo, de haber continuado en el mundial, que conste que como español me hubiese gustado que ganase, pero sabiendo que Régimen seudo-democrático que sufrimos lo hubiese utilizado, de hecho ya lo estaba utilizando, se habrían llenado de banderas monárquicas los balcones utilizando ese sentimiento de exaltación deportiva como un apoyo explícito a la continuidad del nudo franquista que oprime la libertad de los españoles con la complicidad y traición de presuntos representantes del pueblo.  Y desde el corrupto poder político y podrido y criminal poder económico que nos gobiernan y manejan hubiesen utilizado victoria del mundial como un trampolín de quien no ha hecho ningún mérito para ostentar la jefatura del Estado, para quien, al igual que las enfermedades venéreas, su presunta legitimidad para ser jefe del Estado ha sido transmitida por transmisión sexual, despreciando antidemocráticamente la posibilidad de que los millones de españoles con derecho al voto no podamos decidir quien es o debe ser quien ostente ese cargo durante el tiempo que el pueblo así lo designe.

La selección abdica y entrega humillada su corona, al contrario que el rey no lo hace como las enfermedades venéreas por transmisión sexual sino que lo hace en el digno terreno de juego, donde del mismo modo que para honor de España, gano hace cuatro años merecidamente, ahora la entrega ante quien demuestra merecerla más, de igual modo, así debe ser la jefatura del Estado, cada cuatro años debe ostentarla quien demuestre en el terreno de juego democrático  merecer tal honor, lo contrario será una enfermedad venérea que como sea hay que erradicar a base de antibiótico democrático.  

Esto debiera dar vergüenza como español más que pierda la selección



Siempre se desea que gane tu país, aunque sea al parchís, en el último minuto y de penalti injusto, pero cuando ves que se utiliza el fútbol para distraer conciencias y ves reacciones como las vistas en las redes sociales contra los dignos vencedores del partido de ayer, uno siente vergüenza hasta de compartir nacionalidad con esta clase de bazofia.

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...