lunes, 23 de junio de 2014

Los invisibles del Reino de España

Ellos son los invisibles, en Tarragona los quieren expulsar de la ciudad, a los miembros del Partido Popular les hace daño en los ojos tomar caña en una terraza y verles deambular por la calle o pidiendo limosna.  A otros de los guardianes de las buenas costumbres y la estética no toleran que al entrar  o salir de un supermercado que les pidan limosna o algo para comer. Tampoco  quieren que se abran los comedores escolares para no visibilizar pobreza infantil. Los escraches de las personas desahuciadas  los consideran terrorismo, les molesta que los desahuciados se hagan ver, que les digan a la cara que son cómplices de delincuentes de traje y corbata.    Los afectados por los criminales recortes en la Ley de la Dependencia cuando salen a la calle a reclamar sus derechos, los miembros del Partido Popular lo consideran una provocación, no toleran que se diga que están matando a personas con sus leyes y sus recortes, pero…

Les resulta indiferente que las calles de Madrid y otras ciudades estén  llenas de gente durmiendo en la calle, de gentes a la que les han robado la casa, de gentes que pasan hambre, no la quieren hacer visible la pobreza infantil, que los niños no coman para ellos es secundario; a los exiliados altamente preparados, posiblemente más que el nuevo rey, les llaman movilidad exterior, los tres millones de parados los ignoran, los maquillan con criminales mentiras, para ellos toda esa gente que lo pasa mal son invisibles, no existen. Pasear por Madrid, por la Plaza Mayor, por la Puerta del Sol, o por cualquier lugar céntrico de la capital,  es como someter a una prueba  de resistencia de nuestra coraza de sensibilidad e hipocresía, mientras que dura el bullicio hay una serie de personas que resultan invisibles, entre tapas de calamares, mojitos y  relaxinf cup of café con leche in de Plaza Mayor, el ayuntamiento y las policía local y nacionalse encargan de hacerlos invisibles, aunque siempre algunos se pueden ver en algunos parques y cajeros, pero quien como yo tiene la tonta costumbre de madrugar mucho para pasear por las calles desiertas de los sitios que visita, puede ver como a las cinco de la mañana, entre cartones, muchísimos cajeros, parques y sobre todo bajos los soportales de la Plaza Mayor, hay miles de personas regadas por todo Madrid, a quienes allá a partir de las seis de la mañana la policía local y el servicio de baldeo se encargan de hacer invisibles para que así no los puedan ver los turistas. quienes duermen en la calle se convierte durante el día en seres invisibles, los miserables, quienes les han robado la casa, el trabajo, la vida, se encargan de ello, con mangueras de agua y sicarios, porque cuando están los turistas es la hora del relaxinf cup of café con leche in de Plaza Mayor.

Sin embargo, para los miserables, esas personas pueden ayudarles a llenar un vació de calles y entonces los invisibles se convierten en imprescindibles actores.
Para el ayuntamiento de Madrid los miles de personas que duermen en las calles no fueron invisibles el día de la coronación del segundo heredero del dictador, incluso la policía ha actuado como “relaciones públicas de discoteca” repartiendo  banderitas monárquicas para hacer bulto, si tenían presencia, al resto a quienes no consideraron que sirviesen para ese cometido, les apartaron del camino de las petunias blancas y las banderolas monárquicas del trayecto  de la Gran Vía y aledaños, pero todos, absolutamente todos, terminado el recorrido, de nuevo, volvieron a ser invisibles, para los nuevos y para los antiguos reyes también.

Publicado también en Unidad Cívica por la República

Tal vez también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...